• Inicio Sugerir Modificar

Louise-Michel


Cartel de Louise-Michel

En una fábrica en algún lugar de Picardie las obreras están con el alma en vilo. El director las convoca para darles una sorpresa: batas nuevas personalizadas con el nombre de cada una bordado en ellas - un regalo que les vuelve a dar confianza en su propio porvenir en la empresa. Antes de volver a sus casas, unas cuantas festejan el acontecimiento en el café del pueblo. Pero a la mañana siguiente descubren los almacenes completamente vacíos. No queda ningún rastro ni de las máquinas, ni de los despachos. La dirección ha huido, cómplice de una relocalización expréss.

Reunidas en el mismo café que la víspera, las afectadas deciden contratar un profesional para pegarle un tiro al dueño. El acuerdo es unánime. La elegida para encontrar al sicario es Louise. Elegirá al más cutre y patético de todos: Michel. Juntos darán caza al dueño delincuente.

     Título original: Louise-Michel
     Año: 2008
     Duración: 94 min.
     Nacionalidad: Francia
     Género: Comedia.
     Fecha de estreno: 15/10/2010
     Distribuidora: Karma Films Spain

 

Comentario

¿Dónde aprendisteis a hacer cine? ¿Cuáles son vuestras inspiraciones?

Nunca aprendimos los miles de efectos especiales que se enseñan en las escuelas de cine. A nivel cinematográfico somos lamentables! Nuestra cámara no se mueve, no hay música o es rudimentaria. Hacemos hacer cosas a gente delante de una cámara: es una filosofía. Porque no es tan difícil hacer los movimientos de cámara o los efectos especiales, lo que sí lo es, es resistir a las banalidades, a la técnica y a los " cliché ".

Louise-Michel es una película que habla de la anarquía. Y no se puede hacer una película sobre la anarquía con técnicas publicitarias. Lo más importante en nuestras películas es el humanismo. A veces viendo el cine de hoy tenemos la sensación de ser extraterrestres. Una película anarquista es una película que respeta la vida. No puede tener tres mil planos con una cámara que no para de moverse…

Entonces Louise-Michel como nuestros proyectos anteriores, es un largometraje hecho con amigos, gente que admiramos o personas que nos hemos encontrado de camino por Francia, Bélgica o Jersey… Yolande Moreau, Bouli, Benoît Poelvoorde, Siné, Albert Dupontel, Philippe Katerine o Denis Robert son más que nada gente con la cual compartimos el mismo espíritu. En nuestras películas anteriores estaban presentes Arrabal, Jean-Claude Carriere, Chabrol, Luz, Vuillemin y ¿por qué todas estas personas con talento aceptan espontáneamente colaborar con nosotros? A lo mejor gracias a Groland, donde desprendemos muchísima energía. Aunque saben que no vienen al rodaje sólo para divertirse, ya que son conscientes de los componentes artísticos y políticos que están en juego.

Nunca hacemos ensayos antes de rodar con la gente que hemos elegido. Somos demasiado tímidos para atrevernos a pedir eso! Claro que es una posición radical, y puede que irracional, pero queremos aferrarnos a esta filosofía. En la película las obreras que acompañan a Louise, la mayoría son auténticas trabajadoras del textil despedidas, y no estábamos nada seguros de que pudiesen actuar. De hecho, justo cuando Gustave fue a sentarse con ellas para escuchar la conversación y la música de sus voces, ¡todas se callaron! Asi que tuvimos que dejarnos llevar por la suerte y la intuición.

Antes de todo, hacer una película es para nosotros una aventura humana, divertida y enriquecedora. Y después intentamos transformar esta aventura en una pelicula que llegue al público.

Claro que seria genial que muchas personas fueran a ver la película, pero lo más importante para nosotros es el hecho mismo de haberla realizado. Además, es la primera película que trata de obreras, de deslocalizaciones, de paraísos fiscales, estamos encantados que llegue en el contexto político actual. Nos gustaría que contribuyese a destrozarlo. De los millones de criminales que se han visto morir en todo la historia del cine pocos eran ejecutivos.

De hecho para los personajes de empresarios, nos han ayudado dos empresarios "amigos" que son Hervé Desinge (ex dirigente de " L'Echo des Savanes ") y Jean-Luc Ormières (productor del DVD de Aaltra), dos fichajes empresarios pero en el buen sentido de la palabra.

Cuando se empieza a rodar no se sabe en lo que se convertirá al final. Es como tener un niño: tú lo haces y luego ya se verá. Nos gustan las sorpresas, lo inesperado. Porque si no, uno se aburre en el rodaje. Y si, creemos en algo: en el destino.

Golpes de suerte que hacen que todo vaya como la seda. Pero en realidad en el rodaje estamos súper concentrados, lo que nos permite tener una atención especial: vemos cosas a nuestro alrededor que no veríamos de otra manera. En una de las escenas, Michel mata una vaca de un tiro. Se debe percibir el blanco caer y justo detrás, la vaca derrumbarse. Sin efectos especiales: es imposible de hacer. Y bueno, en el rodaje, dando una vuelta, nos encontramos un tipo que exponía vacas de plástico tamaño real. Compramos una por 3 duros, la pintamos y la atamos a un hilo. Y ya está. ¡Es el destino!

La idea principal es que nuestra película no se parezca a ninguna otra. Es una película de 260 planos, todo un record según todos los montadores! Pero pasa algo entre cada uno de ellos. Nos negamos a escenas de pura ilustración, tiene que ser inesperado, que sorprenda. Por ejemplo cuando Gus, de marinero en el barco, dice a su colega: " Vete a buscarlos… ", No nos gustó porque se parecía demasiado a las series francesas. Entonces nos comimos el coco un poco para que la escena tuviera algo de particular, así que Gus dice la frase y seguido le da un morreo a su colega antes de irse. No se sabrá nada de la historia de los dos marineros maricones, y a lo mejor ni se notará, pero el beso funciona. Lo más importante en el cine no es la realidad sino el misterio.

Louise-Michel se acaba con el asesinato de un millonario y de su familia. Es un " final feliz " que no se parece verdaderamente a un " final feliz ", en realidad como en todas nuestras películas. Queremos que la gente, al salir de la sala después de ver la película, estén pletóricos preparados para la lucha. No sabemos si esta película funcionará cuando salga, lo que cuenta son sus efectos a largo plazo. Nos decimos que a lo mejor un chaval de dieciséis años, perdido en su pueblo, la vera un día en Arte, y le dará ideas. Entonces habrá valido la pena. Aunque se pueda dudar de que un chaval de dieciséis añitos, perdido en un pueblo entre las vacas pase su tiempo delante del Canal Arte…

Avida, nuestra anterior película, era más misteriosa. Tan misteriosa que nadie la comprendió en Francia. La crítica no vio que se trataba de una película de ciencia-ficción política ecologista sobre los desastres que nos amenazan. Los pobres tendrán que unirse y refugiarse a las montañas para escaparse de la muerte programada por los ricos. Y comer cucarachas, si! Estamos convencidos de que es el porvenir del planeta, y lo mostrabamos, simplemente…

Louise-Michel confirma nuestra visión de la humanidad, que es bastante negra, bastante angustiante. Y bueno, un tipo optimista en 2008, es solo un cretino ¿no? Lo que quisimos decir con Avida es que se tienen que crear enclaves para que los artistas de verdad puedan refugiarse en ellos y seguir creando. Hemos creado uno de estos enclaves en la televisión con Groland, pero también lo intentamos hacer en la vida. Por ejemplo, Benoit y sus colegas están creando una en un viejo matadero en Angulema. Se llamará MAKI (el Museo de Arte Kontemporáneo Improbable) un refugio con miles de metros cuadrados a disposición de los artistas. La anarquía moderna no es echar bombas sino crear alternativas.

¿Cómo elegís a vuestros personajes?

Las películas francesas se interesan sobre todo por la burguesía, los ejecutivos, los autores, los actores… Pero cuando focaliza al obrero, ya se trata de una película terriblemente seria. Nosotros queríamos una comedia teniendo en cuenta la realidad social, una película entre los Dardenne y los Coen.

Nuestros personajes son a la vez extraños y caricaturizables, pero siguen siendo gente de hoy. El papel de ingeniero conspirador, interpretado por Benoit Poelvoorde, que se vuelve a interpretar el 11 de septiembre en su jardín, está inspirado en casos de nuestras familias. Ingenieros o ejecutivos que han tenido que irse a Polonia, o si no, les daban puerta. Es un ciudadano de nuestros tiempos, paranoico, que ya no cree en lo que le dicen. Nuestros personajes son sobre todo gente perdida, sin su lugar. Cuando Michel dice "que es importante ser su propio dueño ", lo único que hace es predicar algo que ha oído sin saber lo que significa.

Hemos escrito la película para Yolande y Bouli. Si uno de ellos hubiera dicho no, solo nos quedaria tirarlo todo al retrete. Y no es una expresión. Antes de morir Maurice Pialat nos dijo que lo peor que le podía ocurrir a un cineasta es trabajar con un actor que no había elegido o que lo decepcionase desde la primera toma. Ellos nunca nos han decepcionado tanto al nivel artístico como humano. Yolande, aunque no diga nada, tiene una presencia impresionante a la vez potente e imprevisible. Y una manera de actuar increíble para Bouli, siempre moviéndose, frágil, entre dos dudas. Personas así son geniales porque son tan reales como los no-actores. Porque los aficionados también pueden ser actores extraordinarios.

Por ejemplo la enferma de cáncer, Jennifer, es Miss Ming una poetisa que nos encontramos por la playa en el rodaje de Avida. Para la peli aceptó raparse pero quería que lo hiciera Gus. Hay que reconocer que es extraño rapar la cabeza a una mujer… Esta mujer tiene mucha presencia y una mirada increíble. Un verdadero shock cinematográfico.

Gente que fuimos encontrando por la vida nos hicieron el regalo de aparecer en la película, son innombrables, sin contar con los que no quisieron aparecer! Cuando fuimos a la isla de Jersey para buscar las localizaciones del rodaje, nos encontramos con un tal Arthur. Un francés de 60 años que erraba completamente borracho en un bar de la isla. Hablaba golpeando el suelo del pie, eructando como un viejo pirata. En el tono de la confidencia nos acabó soltando: "Tengo todos los planos del castillo de Bity, donde vive Chirac. En cuanto deje de ser presidente me lo cargo". Convencidos que tenía que participar si ó si en la película, lo incluimos en el guión. Pero llegado el momento del rodaje, imposible ponerle la mano encima a Arthur. Esperemos que no le pase nada a Chirac…

CANAL COMPRAS