• Inicio Sugerir Modificar

Stone


Cartel de Stone

A pocos días de jubilarse de su puesto de oficial de libertad condicional, Jack Mabry recibe el encargo de revisar el caso de Gerald "Stone" Creeson, encarcelado por encubrir el asesinato de sus abuelos con un incendio. Ahora que cabe la posibilidad de recibir un indulto anticipado, Stone necesita convencer a Jack de que está rehabilitado. Sin embargo, sus intentos de influir en la decisión final del veterano agente provocan unos efectos intensos e inesperados para ambos.

     Título original: Stone
     Año: 2010
     Duración: 105 min.
     Nacionalidad: EE.UU.
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 22/10/2010
     Distribuidora: Filmax Group - Telegroup

 

Comentario

Robert De Niro y Edward Norton, ambos entre los actores más aclamados de su generación, se reúnen por segunda vez en STONE, después de coincidir en la cinta de atracos Un golpe maestro, hace más de una década, en la que hacían de compañeros. Sin embargo, en esta ocasión, se sientan uno ante el otro en una mesa carcelaria, donde se enfrentan en un fascinante juego psicológico. Las escenas que comparten conforman el eje central de este intenso drama.

El guionista Angus MacLachlan dice: "Stone es la historia de Jack Mabry (De Niro), quien ha trabajado en prisiones toda su vida y ha estado casado durante 43 años con Madlyn (Frances Conroy). Tienen una hija y van a la iglesia todos los domingos. El trabajo de Jack es determinar si se debe recomendar a los internos para obtener la libertad condicional. En su camino profesional se le cruza Stone (Norton), que está en prisión por un incendio provocado y ya ha cumplido nueve de sus trece años de condena. La esposa de Stone, Lucetta (Milla Jovovich) está dispuesta a hacer todo lo necesario para ayudar a su marido a salir de prisión. "Stone está desesperado por salir", comenta MacLachlan, "y hará todo lo posible para que Jack le recomiende para la libertad condicional. Lo que básicamente hace es presentarle a Jack a su esposa Lucetta, una hermosa y joven mujer que se propone seducir a Jack, poniendo en peligro la integridad moral del agente. Mientras tanto, Stone ha adquirido un papel más espiritual dentro de prisión que le lleva por un camino más metafísico. Tras afirmar que se ha convertido y rehabilitado, Stone es testigo de un acto violento en la cárcel, un instante que le hace abrir los ojos y ver más allá de su propia vida, un momento de eternidad. Él describe esta experiencia a Jack, quien no sabe si creerle. Entonces es cuando el funcionario de prisiones mira a su propia vida, la de un devoto cristiano a punto de jubilarse, que ha vivido mucho tiempo con una mujer y no ha logrado sentir el significado espiritual de su propia vida. Cuando Stone describe su conversión, Jack ya ha comenzado a involucrarse con Lucetta y su brújula moral ha perdido el rumbo. De Niro añade: "Yo sé perfectamente de que iba mi personaje, un hombre enfrentado a la tentación, con una sirena cantándole delante y el sentimiento de culpabilidad. Es casi un arquetipo clásicamente bíblico de la tentación. Como una fábula con moraleja". "La interacción entre Jack y Stone es crucial en la película", prosigue MacLachlan "Es evidente que Jack quiere saber la verdad sobre el incendio, quiere saber si Stone está realmente rehabilitado y ya no es un peligro para sí mismo ni para la sociedad, y si se le debe facilitar la condicional. En tanto que Stone percibe las debilidades de Jack, trata de tratará de comportarse como un buen chico. Pero al no controlar sus propias emociones, en ocasiones se muestra volátil y violento. Se encuentra ante un hombre que ha dedicado toda su vida a los reclusos y estafadores, que ha visto de todo. Jack no es ningún pardillo. Pero en este punto de su vida, es vulnerable; está en una edad en la que ya empieza a contar hacia atrás. Tiene la vista puesta al final de su carrera. Su matrimonio ya no le motiva. Y él también ha perdido el contacto con su vida espiritual, por lo que la interacción entre estos personajes -ambos muy inteligentes y con experiencia- hace que sus encuentros sean muy tensos". El recorrido de Stone hasta la llegada a los cines comenzó después de Junebug, escrito por MacLachlan. Aquélla se estrenó en el festival Sundance de 2005, donde recibió inmejorables los elogios. Después de aquella experiencia, varios productores le dijeron que querían ver más material suyo. De modo que, de regreso a su casa de Carolina del Norte decidió convertir una de sus obras de teatro en un guión cinematográfico. El pensó que la que más se prestaba a trasladarla al cine Stone. Norton añade, "Angus la había escrito originalmente como una obra y luego la adaptó a la gran pantalla. Creo que lo vieron como un punto de partida para una película que él también estaba interesado en hacer acerca de la recesión económica y también sobre ciertas fuerzas corrosivas de la vida estadounidense. John (Curran) y yo pasamos un mes y medio trabajando juntos en el guión". Cuando el guión estuvo terminado, la primera productora que visitó fue Holly Wiersma. Le encantó el guión. Poco después le llevó el manuscrito al director John Curran, quien también respondió positivamente y dijo que le gustaría hacer la película. Finalmente Wiersma implicó a Edward Norton, quien había trabajado recientemente con Curran en El velo pintado. Cuando Nu Image/Millennium y Mimran/Schur se sumaron al proyecto, el guión recibió luz verde y se pasó a la fase de producción. "Cuando Holly nos trajo Stone", recuerda el productor Jordan Schur, "yo ya llevaba más de 80 guiones leídos, y quise que ésta fuera nuestra primera película. Era un largometraje de prestigio, un thriller psicológico. Tuvimos la inmediata sensación de que era una cinta que podría llevar el peso de los actores. Es de movimientos rápidos y, el tema, aunque oscuro, está dirigido a muchos tipos de público. Y creímos que era una gran oportunidad para que una nueva generación de espectadores descubriera al gran De Niro. La nueva generación le ve con ojos distintos a como le veo yo y todo el resto de personas que han crecido con Taxi driver o Toro salvaje, El cazador o Malas calles -todas ellas películas excepcionales. Y yo estaba convencido de que Stone le daría una oportunidad para recordarle al público el extraordinario actor que es. Creo que esta es una de las razones que más le impulsó a participar en el proyecto. De Niro añade: "John Curran ha hecho un trabajo impagable como director. Es muy fácil trabajar con él y no le da miedo pedirme lo que quiere de mí como actor. Y dirigir una película bajo la presión del presupuesto, del calendario y todo eso no es nada fácil". "Edward Norton era el encaje perfecto para Stone", dice Schur. "Había hecho muy bien este tipo de papel anteriormente y vi que tenía una química tremenda con De Niro en la película que ya habían hecho juntos. Otro factor que Edward aportó al proyecto fueron sus dotes como guionista. Reescribió el guión con Angus y realizó algunos cambios y adiciones que acabaron de redondear el guión. Además, es muy amigo de John Curran y tienen una enorme confianza mutua. Edward fue capaz de comunicar a John lo que creía que era importante en términos de dirección, y sin duda me ayudó como productor, a dar directrices y parámetros donde sentía que podía ser de ayuda. Más allá de eso, incluso se involucró en la tarea de encontrar la música más adecuada para la película. Se implicó en el filme de mil maneras". De Niro añade: "Edward es un tipo muy especial a quien le gusta meterse hasta el fondo de los proyectos, hasta el punto de tocar incluso el guión. Y eso me gusta, porque viene con unas ideas y una energía positiva que son ideales para mejorar las cosas". De Niro prosigue: "Edward es un actor maravilloso. Tuvimos mucha suerte de tenerlo con nosotros, y hubo una interesante dinámica entre los dos personajes que interpretan, dos personas que representan mundos totalmente opuestos".

"Cuando Edward y yo comenzamos a hablar sobre el personaje de Stone", continúa Schur, "él vio al personaje como alguien al que quería encarnar. Edward y Bob se sumergieron del todo en sus personajes, e investigaron en la vida real, reuniéndose con algunos de los internos y con funcionarios de prisiones. Creo que Edward basó su personaje en algunos de los presos que conoció -sus trencitas proceden de un recluso en concreto, que llevaba la cabeza llena, y no dudó en incorporar mucho del argot carcelario que escuchó. En el set de rodaje, Bob bob estuvo acompañado en todo momento por un funcionario de prisiones que le iba asesorando y guiando. Creo que Edward y Bob interpretaron a estos personajes tan bien porque hicieron los deberes y emplearon el tiempo que fue necesario para capturar las personalidades que iban a representar". Norton añade: "trabajamos en la cárcel de Jackson, Michigan. Estuvimos usando una parte cerrada de las instalaciones. John quería ubicar la película específicamente en Detroit. Creo que se rindió al paisaje de abandono y deterioro que desprendía la ciudad". Norton añade: "Traté de juntarme con la gente en la prisión, con reclusos procedentes de los barrios más duros de Detroit, para que me hablaran de sus experiencias". Prosigue el actor: "Una vez conocí a unas personas que pensé que podrían ser muy cercanas a la experiencia que podría haber vivido Stone. Pude conversar con ellos. Y traté de ganármelos. Incluso les mostré parte del guión y les pedí ayuda en ciertos aspectos para que quedara más real, sobre todo en términos del lenguaje de la cárcel. Las frases específicas, la jerga que hablan entre ellos. ¿Qué dirían si se encontraran en tal o en cual circunstancia? ¿Qué tipo de manipulaciones se dan en la gente que se encuentra en proceso de conseguir la libertad condicional?". En cuanto al resto del reparto, Schur cree que "Milla será probablemente la mayor sorpresa para el público porque de ella no se espera una interpretación semejante. Principalmente se la conoce por sus apariciones en grandes películas de acción que ha hecho en los últimos años. Creo que va a cosechar grandes elogios y se ganará el respeto entre la comunidad de actores de Hollywood. "Milla fue muy valiente a la hora de afrontar su personaje, pues implicaba escenas de desnudo y desprenderse de la impecable estética que la ha acompañado toda la vida. Realmente fue para quitarse el sombrero. Tuvimos una suerte increíble con ella. La lista de candidatas a dar vida al personaje era interminable. Y después de ver su trabajo en la película no me podría imaginar a nadie haciéndolo mejor". Jovovich comenta: "Cuando leí el guión pensé que era realmente fenomenal, con esas conversaciones entre Edward y Robert casi existenciales. Mi personaje, Lucetta, es por un lado una niña dulce e inocente, pero por el otro es muy sexual y animal. Al poner estos dos elementos juntos se obtiene este personaje tan salvaje que quiere vivir la vida cada día al máximo. En cierto modo, es justo lo contrario de estos hombres que siempre le dan vueltas a todo.

En cuanto a la relación entre Lucetta y Stone, Jovovich la describe como "muy apasionada. Él controla su relación y ella está muy enamorada de él. Pero él ha estado encerrado ocho años, así que ella se tuvo que buscar la vida por su cuenta. Aunque tratar de sacar a su marido de la cárcel es lo más importante para ella, definitivamente se ha acostado con otros hombres. Pero al pasar él por su catarsis espiritual, a ella se le hace imposible reconocer al hombre del que se enamoró. "A Lucetta le encantan los niños, jugar y disfrutar de la vida. Y es esta extraña dicotomía lo que le hace vivir la vida al máximo, ya sea enseñando a sus alumnos a que cada día sea el más importante de sus vidas o experimentándolo por ella misma. Cuando se encuentra trabajando en la escuela permanece bajo control. Es la persona que todos los niños querrían tener de maestra. Pero su vida cotidiana es muy distinta. "Al principio, los sentimientos de Lucetta hacia Jack son ambiguos. Lo ve simplemente como una simple forma de sacar a su marido de la cárcel. Pero cuando empieza a conocerlo de verdad le quiere ayudar porque se da cuenta de su tristeza. Y también, en cierto modo, la mujer ve en Jack una figura paterna, alguien amable y dulce con ella que no piensa en aprovecharse de ella, a diferencia de los hombres con los que suele tratar. "Trabajar con Edward Norton fue una de las experiencias más increíbles que he tenido, porque es raro encontrar a una persona tan inteligente, elocuente y generosa. No tiene complejos y siempre va de cara. Siempre está pensando, probando cosas nuevas. Puso una gran pasión en este proyecto, y se le notaba que le encantaba. Fue muy inspirador. Él es un artista y un ser humano excepcional.

"Y Robert es un icono", dice Jovovich, "y sin embargo es sorprendentemente dulce, tímido y de voz suave. También aprendí mucho trabajando con él, y fue muy diferente a trabajar con Edward. Trabajar con dos actores tan brillantes con formas de pensar tan distintas fue de lo más interesante". Norton añade, "el soberbio trabajo de Bob en los últimos años ha constado principalmente de algunas de las más profundas investigaciones de disfunción y de patología de la perdida. Realmente ha sido una inspiración para muchos actores y cineastas especialmente por su personal inmersión en densas cuestiones sobre la ira o la fama, o sobre los efectos corrosivos de la parte más olvidada de la vida en EEUU". Y el actor prosigue: "Hay cosas que Bob hace en esas escenas que creo que si le diéramos la oportunidad a mil de los mejores actores del mundo, nadie lo haría como él". En cuanto a trabajar con el director John Curran, Jovovich recuerda su segundo cásting, donde llegó a leer el guión con él, con Norton y con Robert De Niro. "Fue asombroso, porque yo era una actriz que se presentaba a uncásting. Yo sólo esperaba a entrar, hacer que tuviera que hacer y luego salir. Pero ellos me seguían diciendo 'prueba esto, y vamos a hacer esta escena'. Y yo respondí 'Ah, vale, pero lo voy a leer en frío, así, sin ensayar ni nada'. Y ellos no hacían más que hablar del guión: ¿Esto sería así? ¿Y de esta otra forma?' Y debatían un poco, y luego me decían 'Milla, ¿puedes intentarlo de esta manera?'". Me bombardeaban con sus ideas, y yo era la más feliz del mundo. ¿Cuántos actores darían cualquier cosa por estar en esa habitación con dos de los mejores actores de su generación y un director increíble, y además formar parte del proceso de cásting? Así que cuando salí de la sala, de inmediato lo que más me entristeció fue pensar que si no llegaba a conseguir el papel ya no formaría parte de todo el proceso. Pero afortunadamente me concedieron el papel. "Edward y yo desayunamos en Nueva York antes de comenzar a rodar" recuerda Jovovich, "y estuvimos hablando de cómo Lucetta es la luz de energía tan positiva que brilla entre toda esta oscuridad. Fue muy útil porque me dio otra visión del personaje. Salí de aquel desayuno con la inspiración al máximo. "John sabe exactamente lo que quiere", admite Jovovich entusiasmada. "No es uno de esos directores que llegan al rodaje sin preparación y se toman horas para hacer las cosas. Posee una gran energía y una extraordinaria personalidad. En el filme tuve que realizar varias escenas un tanto locas, y creo que si no hubiese sido por el gran sentido del humor de John me habría costado mucho más conseguirlas. Algunas veces resultó difícil. Tuve que interpretar escenas de sexo con varios actores distintos. Y yo no estaba preparada, y me sentía tan mal al llegar a casa que terminaba llorando en el regazo de mi marido. Entonces recibí un ramo de flores con una tarjeta de John, lo cual me pareció un gesto muy dulce por su parte. Sin embargo, vi que las flores venían con una tarjeta con la firma y ¡los nombres de todos los personajes con los que había tenido escenas de cama! '¡Por dios, John, te voy a matar!, pensé. "John es apasionado y serio. Cuando está serio, está muy serio, pero cuando está divertido, es el más gracioso de todos. Me encanta que tenga una personalidad con dos caras tan distintas. Porque sé que cuando está serio puedo contar con él igualmente, y cuando está contento sé que estoy haciendo un buen trabajo". En cuanto a la variedad de películas que Jovovich ha hecho, desde éxitos de acción como Resident Evil y sus secuelas hasta pequeños y elogiados dramas indie, Jovovich confiesa que le gusta ese tipo de mezcla. "Para mí es muy importante trabajar en varios estilos de películas. Yo no sería capaz de hacer tres o cuatro de estas películas tan intensas en un mismo año. Acabaría destruyéndome. Yo no soy el tipo de actriz que puede dejarlo todo por el trabajo. Ahora tengo un niño y una familia, y tienen que poder vivir una vida normal. Y no se puede vivir una vida normal haciendo películas como Stone todos los días. "Las películas de acción son definitivamente otra parte de lo que soy", admite. "Me gusta hacerlas, me encanta entrenar, soy una guerrera Ninja. Siempre he querido serlo desde que era niña y ahora mi sueño se ha hecho realidad. Es una faceta mía totalmente diferente, y no reniego de ella en absoluto. Supongo que para mí la parte más importante es saber que si la gente ve todas mis películas, al final de mi carrera podrán saber quién era yo a través de todo mi trabajo". Norton añade: "Creo que Milla superó con nota las duras exigencias de su papel. Me encantó compartir escenas con ella. Creo que en ella hay algo especial que la hace original y fuera de lo común". Completa el reparto Frances Conroy, en el papel de Madlyn, la esposa de Jack. Para Schur, "Frances trajo sensibilidad y un tanto de emoción a un personaje que de otra manera habría pasado desapercibido entre los otros personajes. Hizo un tremendo trabajo". "Stone es una historia muy interesante e invita a la reflexión", comenta Conroy. "Por supuesto que es muy especial interpretar a la esposa de Robert De Niro, uno de los mas grandes actores de todos los tiempos. Hemos coincidido algunas veces a lo largo del tiempo. Yo tuve un pequeño papel en Enamorarse, donde él era el protagonista al lado de Meryl Streep. Y además, yo soy una gran admiradora del trabajo de John Curran. "El personaje de Madlyn se va abriendo a medida que avanza la película, y el público poco a poco llega a conocerla. Sucesos que escapan de su control afectan profundamente a su marido y, como consecuencia, también a su relación. Al principio del filme podría decirse que Jack está al borde de pasar por una transición. Vive en su propio mundo, y a Madlyn no le pasa por alto. Como sucede en las relaciones, un miembro de la pareja no tiene siempre el poder de comunicarse con el otro si tiene la cabeza a kilómetros de allí. Su frágil matrimonio se resiente, aunque ella es devotamente fiel. La religión es un punto central en su vida, aunque él no vive la fe de igual modo que ella, lo que acabará cobrando protagonismo en la desintegración de su relación. "Al principio de la película hay una breve escena en la que se ve a Jack y a Madlyn de jóvenes, con cinco años de casados, o incluso menos", explica Conroy. "Tienen una niña pequeña. Pero en esa instantánea se pueden ver los colores de la relación, los colores de Jack de joven, que de algún modo refleja el mismo color del personaje de Stone, el preso. Y estos colores se van perdiendo a medida que Madlyn y Jack se van distanciando. "Jack y Madlyn son una pareja de mediana edad, casados desde hace muchos años", comenta Conroy. "Han criado a una hija que, ya adulta, la sienten en cierto modo lejana, más del padre que la madre. Madlyn es ama de casa, y Jack está a punto de jubilarse como agente de condicional, que es lo único trabajo que ha tenido en su vida. Cuando él llega a casa por la noche se toman una copa juntos. Ella hace la cena, fuma y pasa de todo. En realidad casi no se hablan. Quizá ella diga algo, pero él no escucha". Su relación, que ya está en las últimas, no podrá sobrevivir a todo lo que les sobrevendrá. "Jack es la víctima inocente de dos depredadores, Jack y Lucetta. Es la presa perfecta. Hace años que se muestra recio e implacable, pero le han encontrado el punto débil y le acaban llevando por donde quieren de forma sutil y gradual".

"Los actores tienen un vínculo dentro de la realidad de la historia y de los personajes que tienen que encontrar", explica. "Realmente existimos dentro de esta historia. Robert De Niro es una persona muy hermética, un actor muy centrado, de modo que en el trabajo con él impera un silencio encantador. Trabajar con Bob es estar con alguien cuya presencia es completa. No tiene necesidad de anunciarse al mundo. Solamente con su propio trabajo ya informa a la gente que está ahí y que vienen al set para trabajar. Y eso va tanto para los actores como para el director y el resto del equipo. Es un lenguaje común entre los actores que ratifica mi concepto de él como un verdadero artista. Y como persona, es reservado, dulce y a veces divertido. Y siempre tiende la mano a todos los actores con quienes comparte escena. Fue un auténtico placer trabajar con él". Al crear el personaje de Madlyn con John Curran, Conroy le recuerda diciendo desde el primer momento "Iremos descubriendo a Madlyn poco a poco, a medida que se vaya abriendo como los pétalos de una flor". "Su velo se va retirando sutilmente", añade Conroy". "Creo que John siempre tiene una idea inicial, aunque también está muy abierto a la improvisación, y no se bloquea en interpretar lo que dice estrictamente el guión. Las cosas pueden cambiar en el último momento o suprimirse fragmentos enteros porque considere que sobran". Conroy considera además que haber rodado en una prisión real fue muy útil para los personajes de De Niro y Norton. "Creo que fue fantástico para Edward que hubiera un agente de libertad condicional en el set, para obtener el vocabulario y la mirada de las personas que están encarceladas. Eso le da una gran inmediatez y realismo al mundo de Stone. "Y el personaje de Milla Jovovich, Lucetta, resultó muy complicado por su carácter extremo", añade, "así que también fue genial todo lo que Milla hizo para explorar su personaje".

Según productor Jordan Schur, "Stone es un thriller psicológico sobre cuatro personajes en una situación moralmente comprometida y sus interactuaciones. El paralelismo entre Stone y Jack es el tema principal del largometraje. Es una batalla de ingenios, un juego de ajedrez, la pieza central de la película. Se tiene la sensación de que Bob aplasta a Edward con el pulgar, cuando en realidad es todo lo contrario, pues Jack termina bajo el control de Edward.

"Cuando me incorporé al proyecto con mi socio, David Mimran, John ya estaba contratado. Me gustan mucho sus películas. El velo pintado es un largometraje soberbio. Y es muy bueno revelando las intimidades de los personajes, con sus puntos fuertes y débiles. Literalmente les captura de la forma más convincente. Yo aprendí mucho viéndole rodar Stone. Filmaba desde mil ángulos distintos para capturar un minúsculo matiz de la cara de un personaje en respuesta a una línea de texto. Es un táctico y un estratega en su metodología como realizador, y muestra a los personajes tanto en sus glorias como en sus miserias". Norton añade: "Cada personaje se encuentra en algún punto de una misma curva que lleva a la luz final, y además te deja la oportunidad de estudiarles detenidamente durante el trayecto. Y la sensación es que te devuelve un eco y te desafía a descubrirles. Creo que lo que más me gusta de cómo John ha terminado la película es que es como si te pasara un guante por la cara y te dijera 'has podido descubrir todo esto por ti mismo?'".

CANAL COMPRAS