• Inicio Sugerir Modificar

Rumores y mentiras


Cartel de Rumores y mentiras

Olive Penderghast era una típica joven norteamericana hasta que decició ser A-típica.

¿Qué se supone que debe hacer una chica normal cuando su mejor y popular amiga, ávida de detalles, Rhiannon, quiere saberlo todo sobre el fin de semana de Olive y la triste realidad es que no hay nada de lo que alardear? ¿No puede una chica anónima e insignificante como Olive contar una mentirijilla si con eso puede saborear un poco ese premio mágico que todo adolescente busca: la popularidad?

Sin embargo, algunas situaciones no se pueden controlar, especialmente cuando Marianne, la Tammy Faye Bakker (popular líder cristiana ultraconservadora de los EEUU) de Ojai High School, oye algo que dice Olive. Pronto, los rumores sobre la promiscuidad de Olive se exageran sobremanera.

En cuestión de minutos, entre todo el cuerpo estudiantil corren como la pólvora en Twiter, Linked y Facebook las supestas indiscreciones de Olive. Aunque no era necesariamente la clase de notoriedad que Olive estaba buscando, ser el centro de atención pasa a ser algo tentadoramente atractivo, tanto así que Olive decide no desmentir los rumores. De hecho, no solo los acepta sino que va más allá luciendo un nuevo y sexy look y desarrollando una nueva actitud mordaz. Después de todo, ella sabe cuál es la verdad y sus padres nada prejuiciosos confían en ella. Así que no está haciendo daño a nadie, ¿no?

Claro que su profesor de inglés favorito, el Sr. Griffith siente la necesidad de expresar su bienintencionada preocupación, mientras que su mujer, la orientadora académica, le ofrece su propia idea de consejo y protección. Pero ser el centro de atención resulta demasiado atractivo para Olive, quien incluso concibe una nueva y creativa forma de, gracias a su descubierta nueva reputación, ayudar a algunos de sus compañeros más desfavorecidos, incluido Brandon que es víctima de una fuerte presión por parte de sus compañeros

A medida que su historia sigue mutando y cobrando vida, Olive no puede más que sentirse identificada con la delicada situación del personaje clásico literario Hester Prynne de "La Letra Escarlata", libro que casualmente está estudiando en clase del Sr. Griffith.

Pero cuando Olive empieza a perder el control de los asoladores rumores, descubre que no es tan fácil acabar con ellos. A menos que sea capaz de aclarar las cosas, las vidas de otras personas tendrán que pagar las consecuencias.

"Y eso es lo que hace Olive".

     Título original: Easy A.
     Año: 2010
     Duración: 90 min.
     Nacionalidad: EE.UU.
     Género: Comedia.
     Fecha de estreno: 29/10/2010
     Distribuidora: Sony Pictures Releasing De España S.A

 

Comentario

COMO SE DESARROLLA UNA HISTORIA

Primeramente, el mundo de Rumores y Mentiras surge cuando el guionista Bert Royal decide fusionar una obra de literatura intemporal y un entorno contemporáneo.

"Se me ocurrió la idea de utilizar tres clásicos de la literatura norteamericana y localizarlos en el mismo instituto y hacer ese mundo más moderno" comenta Royal, quien eligió La Letra Escarlata de Nathaniel Hawthorne -acerca del juicio público por adulterio que sufre una mujer de Boston llamada Hester Prynne en el siglo XVIII - como primero de esos clásicos. "Nunca pretendí que fuera una adaptación estricta de la obra" dice Royal, "pero utilicé sus elementos temáticos como fuente de inspiración"

"El principal tema de la obra" prosigue el autor "son los valores puritanos frente a uno mismo". Olive es una persona extremadamente liberal y cree que la gente debería ser sincera consigo misma, pero lamentablemente está creciendo en una sociedad que condena a los demás por saltarse las normas. Su objetivo es hacer que el pueblo se relaje un poco, y lo consigue pero no de la forma que había previsto".

El guión llega a manos de la productora Zanne Devine, quien tras llegar a Los Angeles después varios meses en busca de localizaciones para la producción de Mardi Gras, no estaba muy dispuesta a leer nada. Pero una llamada de su asistente que había leído solamente unas 30 páginas le animó a meterse de lleno en el guión, que demostró ser absolutamente convincente. "Lo leí esa misma noche" recuerda Devine y llamó a sus colegas de Screen Gems a la mañana siguiente. "Me lo llevé, lo leyeron y nos convenció. Con "La Letra Escarlata" como material de referencia y su comprensión de temas más profundos, Bert escribió un guión que se adaptaba maravillosamente al mundo del instituto actual y que consigue demostrar de forma divertida y significativa que estos temas siguen siendo tan relevantes hoy, como lo han venido siendo durante siglos".

De forma similar a la productora Devine, el director Will Gluck acababa de finalizar una película propia, Guerra de Cheerleaders producida por Screen Gems. Los colegas de estudio de Gluck le dieron el guión de Rumores y Mentiras, y se mostró receloso. "Normalmente escribo y dirijo el material que yo hago y después de la última película no quería hacer otra de institutos" rememora el director. "Pero cuando lo leí, aunque tiene lugar en un instituto, va más allá. Realmente trata sobre la moralidad, sobre cómo se originan los rumores y sobre la importancia que la gente da a la opinión que otros tienen de ellos. Deja atrás muy rápidamente el entorno escolar y se convierte en una historia sobre toda el pueblo. También ha resultado ser una película muy divertida con momentos muy conmovedores y emocionalmente dramáticos. Está muy lejos de ser una simple película de instituto".

Gluck también reaccionó frente a la naturaleza femenina del guión. "Es maravilloso encontrarse con un guión que está escrito desde el punto de vista de la chica" añade Gluck. "La mayoría de las películas tratan sobre las vicisitudes que pasan los chicos por conseguir a la chica. Esta trata de una chica que no quiere ser "pillada" pero que aún así quiere tener un novio".

Lo que también tocó la fibra a todo aquel que leyó el guión fue el lenguaje de los personajes. Royal tomó la decisión deliberada de que Olive y sus compañeros hablaran como verdaderos adolescentes, de que no evitaría aquellos diálogos que podrían hacer que la película recibiera la catalogación norteamericana "R" (restringida). Aunque habían pasado varios años desde sus creaciones para adolescentes, no se observa escasez alguna de ejemplos a la hora de transmitir el mundo único del adolescente.

"Mi madre era profesora así que me tocó pasar mucho tiempo con jóvenes una vez que me gradué y dejé el instituto"" comenta Royal. "Hay algo en el diálogo y la angustia adolescente que les confiere una identidad única. Cuando vivía en Nueva York, solía escuchar a los jóvenes en el metro. Dramatizaban demasiado incluso las cosas más pequeñas. Pero cuando realmente escuchas con atención y oyes lo que hay debajo, recuerdas que cuando éramos adolescentes solíamos pensar que el mundo se iba a acabar si cualquier cosa salía mal".

"Creo que a menudo la mayoría de las comedias para menores de 13 años no consiguen dar con la fórmula de cómo hablan los jóvenes. Incluso en el plató, al escuchar el tipo de lenguaje que utilizan algunos de los extras, éste resulta ser mucho peor del que yo muestro en el guión. Si uno echa un vistazo a alguno de los clásicos como Escuela de Jóvenes Asesinos, Dieciséis Velas y El Club de los Cinco, todos fueron catalogados como R. Este era un guión que yo sentí que precisaba un diálogo más realista en función de la historia que estaba intentando contar".

Desde luego, lenguaje y acción son dos cosas muy diferentes y para Gluck el hecho de que esta fuera una película sobre el siempre candente tópico del sexo, pero sin ningún acto sexual explícito hizo que la experiencia fuera de lo más divertida". "Curiosamente resulta un tanto conservadora" admite Gluck. "La moraleja de esta historia es saber esperar, pero a veces uno tiene que tomar un camino disparatado para llegar a una respuesta. Es interesante cómo la sexualidad en Norteamérica ha pasado a ser lo que la gente piensa de ella y no el acto en sí. Esta película prescinde del acto, ya que no hay acto como tal, y trata sobre lo que la gente piensa de éste y como uno se siente consigo mismo si la gente te percibe de esa manera".

"La moral de esta película es, de hecho, una moral que creo sería fantástica para mi hija de 11 años" comenta Zanne Devine, "que es el poder que tiene una chica para tomar decisiones sobre su comportamiento sexual y sus elecciones sobre el nivel de intimidad con el que se siente a gusto en su vida. Olive se pasa gran parte de la película reaccionando frente a lo que la gente proyecta sobre ella, no frente a lo que realmente ha sucedido y esa moral está bien para la forma de pensar de los menores de 13 años, porque la moraleja y última enseñanza de la película es la que, en mi opinión, ningún padre de un chico/a querría que estos prescindieran de esto".

Royal prosigue "Olive es el tipo de persona que no necesita tener sexo. Es lo suficientemente madura como para esperar y hacerlo cuando esté preparada, pero su inmadurez proviene de la idea de que está mintiendo, perpetuando la mentira y de que cree que es importante la opinión que otros tienen de ella".

UN ELENCO DE ACTORES SOBRESALIENTES

Sobre el guión, Olive era un papel explosivo: inteligente, divertida, observadora, sorprendentemente dura y desgarradoramente vulnerable. La gran pregunta para los cineastas era quién podría dar vida a este papel en la gran pantalla. El éxito del proyecto dependía de que la elección del papel de Olive fuera perfecto.

"Olive es una chica extremadamente lista," explica el director Gluck, "pero no llega a molestarte con su inteligencia. Muchas personas y personajes que son realmente listos y que lo saben todo y hablan como adultos resultan tan molestos que te dan ganas de darles un puñetazo en la cara. Esta es una chica lista como el rayo pero ella no sabe que es lista, y cuando se da cuenta se avergüenza de serlo. Uno siente mucha empatía por esta chica porque está tratando de descubrir quién es".

Naturalmente, Gluck y los productores tenían muchísimas actrices deseosas de hacer un papel tan bien escrito. "Todo el mundo quería el papel" recuerda el director. "Recibí llamadas probablemente de todas las actrices con una edad comprendida entre 16 y 28. Tan pronto supe que Emma Stone quería hacerlo, me entusiasmé. El encuentro fue bastante rápido y no tuvo ningún problema en hacer una prueba para mí. Gran parte de esta película transcurre mientras Olive habla por la Webcam de su ordenador. Tras la audición, Emma se fue a casa, hizo una escena en la Webcam y me la envió por email. Llevé el disco con la escena al jefe del estudio y dijo "Esta es la chica". Ella siempre fue con diferencia mi primera elección".

Stone comenta que un amigo le había enviado el guión antes de que nadie se hubiera interesado por él y que cuando lo leyó supo que tenía que hacer ese papel.

"Inmediatamente me sentí identificado con el personaje," recuerda Stone. "Olive utiliza todas esas palabras difíciles y hace juegos tontos de palabras, y es absolutamente consciente de que parece tonta, pero no puede dejar de hacerlo. Yo hago lo mismo. Había tantas cosas que me hacían sentir una cierta similitud con el personaje que, tanto si se parecía a mí como si no, se merecía alguien que lo interpretara y lo entendiera. Creo que sería fácil hacer de tontorrona, o interpretarla de forma errónea y me daba miedo que si el actor no era el adecuado no podría dar vida a este personaje tan fascinante".

En la primera reunión con Will Gluck, Stone descubrió que ambos tenían mucha sintonía con el personaje. "Will me dijo que no estaba buscando a alguien que se convirtiera en Olive," explica Stone. "Estaba buscando a alguien que fuera Olive porque Olive se convierte en la persona que esté interpretando el papel. Entendí que no tenía que convertirme en esta chica. O eras o no eras Olive. Estoy muy agradecida de que me dieran esta oportunidad".

Con Stone en el papel de Olive, los cineastas comenzaron con el proceso de buscar a los actores que la rodearían. Cuando acabaron, se quedaron abrumados del nivel de talentos que estaban entusiasmados por formar parte del proyecto.

"Un buen guión atrae a gente fantástica," opina Zanne Devine del reparto de Rumores y Mentiras. "Creo que muchos de nuestros actores van a sorprender al público ya que interpretan papeles muy diferentes a los que los tienen acostumbrados".

Las coprotagonistas Aly Michalka y Amanda Bynes, que interpretan a Rhiannon y Marianne, respectivamente, admiten sin problemas que las diferencias entre sus papeles en Rumores y Mentiras y sus trabajos anteriores fueron determinantes a la hora de elegir estos papeles.

"Rhiannon está loca," dice Aly Michalka del personaje que interpreta. "Es una chica muy agresiva y se apasiona por lo que cree o lo que opina. Definitivamente, es muy mal hablada y dirá cualquier cosa que se le pase por la cabeza, lo que a veces puede resultar ofensivo o brusco, aunque siempre tiene buena intención. Realmente no hace ningún tipo de filtro. Pero quiere mucho a su mejor amiga Olive y como algunas veces hacen los buenos amigos, le encanta hacerle pasarlo mal y provocarla".

Conocida principalmente por las audiencias más jóvenes por su trabajo en la comedia de situación de Disney Channel Phil del Futuro y como artista con un disco de platino junto a su hermana por el dúo pop, Aly y A.J., a Michalka le encanta llevar a Rhiannon al límite. "Me gusta que sea un personaje fuerte. Es similar a mí en que es una gran amiga y muy leal, pero definitivamente somos muy diferentes en la forma en que hablamos y nos comportamos. Rhiannon también se viste mucho más provocativa que yo. Quiere llamar la atención y desea tener 25 años cuando todavía sigue siendo una adolescente".

En lo que respecta a la reservada y evángelica Bryant, Amanda Bynes encontró la inspiración en un personaje muy diferente del tipo de mujer que normalmente interpreta. "Estoy acostumbrada a ser la chica divertida y tontorrona," comenta la actriz, "y Marianne es una chica muy religiosa y nerviosa que se cree que gobierna el instituto. Muchas de sus reacciones resultan malignas, malvadas y sentenciosas, pero ella las da por buenas porque defiende que son palabra de Dios".

Bynes opina que aunque las acciones de Marianne son un tanto cuestionables, sigue teniendo algo agradable y es fácil identificarse con ella. "Todo el mundo ha conocido a una chica con una personalidad "A", que quiere tener la razón, ser mejor que nadie y ser siempre superior a los demás", expone Bynes. "Es un personaje muy divertido de interpretar".

Dirigiendo a las actrices, a Will Gluck le resultó fácil olvidarse de que su reparto con tanto talento no eran simplemente actores maravillosos sino estrellas para el mundo fuera del plató. "Nos hicieron recordarlo cuando estábamos rodando en la calle y había más de 100 chavales acosando a Emma y Aly, intentando sacarles fotos y que les firmaran autógrafos" rememora Gluck. "Se habían metido tanto en sus personajes que a veces uno se olvida de que tienen tantos seguidores".

Otros dos actores con muchos fans se sintieron más que complacidos al aceptar nuevos retos de interpretación con sus papeles en Rumores y Mentiras.

Para Penn Badgley, más conocido por su papel como Dan Humphrey en la serie de éxito Gossip Girl, intepretar a 'Woodchuck Todd' resultó ser tan tentador que acordó volar entre la costa este y oeste para acomodar los horarios de rodaje de la película y la serie.

Al repartir los papeles, Badgley en concreto se sintió atraído por el suyo, explica Gluck. "La primera vez que nos reunimos con Penn tenía la cara y el cuerpo pintado de azul. La segunda y tercera vez que le vimos iba disfrazado de marmota. La sexta vez llevaba un sombrero de langosta. No es lo que uno se espera de Penn Badgley".

"Realmente cubre un amplio espectro" asiente Badgley, "y esa es una de las razones por las que quería interpretar el papel. Idealmente, durante la mayor parte de la película uno no sabe qué hace mi personaje pero al final todo cobra sentido. Me lo pasé genial interpretando al chico extraño e irreverente que hace cosas aparentemente incoherentes a lo largo de toda la película, pero realmente lo que me decidió a interpretar el personaje fue su importancia y enjundia. No es necesariamente un papel complicado pero es el tipo de papel que puede ser fácilmente mal interpretado si se toma la dirección errónea".

Gluck añade "Hay ciertos chicos en el instituto que pueden ser la mascota, que van con los atletas o con los empollones. Todd es el tipo de chico que se mueve bien dentro de todos esos grupos del instituto".

"Si, lo hace fácilmente," asiente Badgley. "Pero creo que es algo más que un personaje agradable. Es algo como "soy un adolescente, vivo en Ojai, solo estoy esperando ir a la universidad y que de comienzo mi vida.' Creo que es así como se siente y se lo pasa bien mientras tanto. Si el resto de la gente piensa que parece un idiota por lo que hace, eso no importa. Incluso aunque todo lo que hago con el personaje teóricamente es tonto y humillante, afortunadamente lo hago con la suficiente dignidad como para que parezca algo guay".

Para Cam Gigandet, el papel de Micah era muy distinto de su interpretación del vampiro que caza humanos por diversión en el éxito taquillero Crepúsculo. "Creo que si hay algo que conecta a los dos personajes" comenta Cam "es que al final del día ambos toman decisiones desafortunadas y que pueden tener la misma moral".

El actor ya estaba trabajando en The Roommate producida por Star Gems cuando oyó hablar de Rumores y Mentiras. Leyó el guión e instantáneamente supo que era algo de lo que quería formar parte. "El guión era divertidísimo y generalmente no tengo mucha opción de trabajar en comedias" comenta Gigandet. "Sabía que me iba a divertir un montón haciéndolo".

Daniel Byrd se sintió interesado por el papel de Brandon porque suponía una oportunidad de interpretar a un solitario vulnerable e ingenioso. "No se puede relacionar con sus compañeros como lo hace la mayoría así que se convierte en un solitario. Por esa razón, desarrolla una actitud sarcástica y cínica hacia su entorno inmediato y al mundo en general. Entonces aparece Olive, se conocen mientras están castigados, y descubren que tienen puntos en común. Se sienten como si estuvieran en una pecera de gente tonta y se preguntan por qué nadie se da cuenta de lo mismo que ellos".

Byrd y Stone tuvieron una química inmediata cuando Byrd preparaba el papel, y después de trabajar con ella no tiene más que halagos para ella. "Todas mis escenas son con ella, de modo que si hubiera sido una diva, realmente me habría costado mucho hacer este trabajo" explica Byrd. "Pero ella es una excepción en esta industria, es una actriz guapa, famosa y con talento que no se ha visto afectada por el éxito. Es una persona realmente sólida, feliz y extrovertida. Nos lo hemos pasado muy bien juntos".

Además de atraer a algunos de los más famosos jóvenes actores, el guión también atrajo a un notable elenco de nominados a los Emmy y a los Premios de la Academia, que interpretarían los papeles de los adultos que rodean a Olive y a sus amigos.

Thomas Haden Church y Lisa Kudrow interpretaron los papeles de Sr. y Sra. Griffith, el profesor de inglés del instituto y su mujer, la orientadora académica, mientras que Patricia Clarkson y Stanley Tucci dieron vida a los padres de Olive, Rosemary y Dill Penderghast. También formó parte del reparto el veterano Malcolm McDowell, como director del instituto, y Fred Armisen, que forma parte del reparto de Saturday Night Live, en el papel del Pastor Bryant.

"Hemos tenido mucha suerte al poder contar con todos estos actores con tanto talento," comenta Gluck. "Todos reaccionaron del mismo modo, daba igual si el papel era pequeño lo que importaba era que fuera diferente a lo que les ofrecen habitualmente".

Patricia Clarkson corrobora los sentimientos de Gluck acerca del atractivo del guión. "Era genuinamente divertido y original" dice la actriz. "Todos los personajes están muy bien elaborados y son muy humorísticos, y no solo los papeles principales sino también los nuestros que somos un poco los personajes periféricos. En muchas de estas películas, los personajes de los padres son un poco aburridos. Creo que también hemos contribuido en algo a la película. "

Para Stanley Tucci, el tirón del papel de los padres reside en su actitud posmoderna acerca de la educación de los hijos. "Los padres sienten mucho afecto el uno por el otro y lo demuestran abiertamente delante de los hijos, y eso es probablemente lo más sano que unos padres pueden hacer porque permite a los hijos comprender lo que es el amor," opina Tucci. "También está la confianza y creo que ellos creen que si imparten eso a sus hijos será bueno para su futuro. No hay cinismo hacia ellos sino un profundo sentido de la ironía. No se toman nada demasiado en serio. Solo se toman muy en serio las cosas realmente cruciales".

"Estábamos todos encantados cuando Patricia y Stanley aceptaron hacer la película," comenta la productora Devine. "El hecho de que interpreten a los padres de Olive hace que la película sea aún mejor. No sólo aparecen en la película sino que explican de dónde viene esta chica, quién o qué la ha formado. Cuando la respuesta es Patricia Clarkson y Stanley Tucci, todo cobra sentido".

Cuando Thomas Haden Church leyó el guión, rápidamente reaccionó acerca del análisis que se hace sobre el torbellino de la adolescencia. "Tiene un punto muy emocional y una perspectiva única" manifiesta el actor. "Muestra la imagen externa de la que todo el mundo es consciente- lo que ocurre en el instituto en cuanto a compañeros, política, hostilidad, críticas, todo aquello que supone tres o cuatro años de formación. Y además hay un aspecto emocional sobre el que nadie hace ningún comentario. Eso es lo que creo que hace esta película. Olive sufre el juicio de los demás, pasa por estados de dolor, júbilo y revelación, y eso me resultó muy alentador. Aunque mi participación en la película es muy breve, el personaje tiene fuerza y eso es lo que me importa. Me da igual tener un papel de 5 que de 50 minutos, lo que me importa es la calidad no la cantidad".

Lisa Kudrow también tenía muy poco tiempo para rodar su pequeño aunque crucial papel y la productora Devine estaba especialmente encantada con su participación. "Hizo un trabajo excelente" expresa Devine. "Estuvo muy divertida y dio una energía única y fresca al papel y por tanto a la película. Resultó maravilloso ver la interpretación de Emma y Thomas".

Devine añade sobre el reparto estelar "Todos estos actores han hecho que el nivel de la película se haya visto realzado".

DEL RUMOR A LA REALIDAD

El rodaje de Rumores y Mentiras comenzó el 9 de junio, 2009 en la ciudad de Ojai, California. Situada al norte de Los Angeles en un pequeño valle, la aparición más importante de Ojai en una película fue como la mítica 'Shangri-La' en Horizontes Perdidos de Frank Capra. Muchos años después, la intimidad pintoresca de la ciudad resultó ser un importante elemento visual en la impresión global que el director Gluck trataba de transmitir.

"Lo que pretendía hacer con esta película era poner todo en la perspectiva de una ciudad pequeña" comenta Gluck. "Esta es una película que trata sobre lo difícil que resulta ser una chica en el instituto. Cuando se es una chica con problemas en un instituto, uno no puede librarse de eso. Tampoco uno se puede librar en una ciudad pequeña. Cuando uno pasea por la calle todos los problemas del instituto están fuera también. El profesor con el que tienes problemas, el chico que se ríe de ti… todos están delante de tus narices. Quería encontrar una ciudad pequeña donde Olive no pudiera perderse. Tuvimos mucha suerte de poder rodar en Ojai, porque tiene justamente lo que andaba buscando y también resulta ser una de las ciudades más bonitas del mundo".

Además de ser la ciudad pequeña que los cineastas estaban buscando, Ojai también contaba con la localización principal perfecta: el instituto Nordhoff. El antiguo instituto -con un campus al aire libre que aprovecha el clima cálido de la región- pasó a ser el Ojai North High School en el rodaje.

"Fue muy interesante" comenta Gluck "porque yo soy de Nueva York e inicialmente pensé que las escenas de instituto tenían que tener pasillos porque ahí es donde todo el mundo se encuentra, pero en la mayoría de los institutos de California no hay pasillos. Todas las puertas dan al exterior. Las zonas de reunión están al aire libre. En un primer momento me resultó difícil, pero una vez que comprendes que así es como viven allí, todo tomó forma. Los chicos salían de una clase y se encontraban al cruzar el campus para ir a la siguiente. Rodamos allí durante dos semanas y media y es una parte importante de la película porque ese es todo su mundo durante el día y la ciudad es su mundo por la noche".

Además de prestarnos las instalaciones que estaban disponibles por las vacaciones de verano, el instituto nos proporcionó inmensos recursos que han contribuido a la autenticidad de la película. Muchos de los alumnos de Nordhoff High eligieron pasar sus vacaciones en el instituto figurando como extras. Para una de las escenas clave de la película, el gimnasio se llenó no solo con alumnos como público sino con la banda del instituto, animadoras y jugadores de baloncesto y todos interpretaron un papel.

Durante un día de rodaje, se filmaron tres escenas independientes en el gimnasio con el fin de mostrar las diferentes encarnaciones de la mascota del instituto durante el curso del tiempo. En la primera escena, Penn Badgley llevaba todo el cuerpo y la cara cubiertos de pintura azul para su aparición como el "Demonio Azul". Badgley se tuvo que limpiar para la siguiente escena, donde debido a la presión del grupo de jóvenes religiosos del instituto, la mascota dejaba de ser el demonio para pasar a ser la típica marmota menos amenazante. El actor se metió en el voluminoso disfraz del personaje y se puso a correr por el gimnasio revolucionando a la multitud. La tercera escena del día, y seguramente la más ambiciosa, es uno de los momentos claves de la película, cuando Olive tiene un drámatico e inesperado anuncio que hacer a todo el mundo.

Badgley iba pintado de azul y con el disfraz de marmota encima al mismo tiempo mientras que Emma Stone realizaba un número musical y de baile antes de dirigirse al grupo de alumnos. "Es una sensación espantosa tener el cuerpo pintado con algo que tapona tus poros y te sientes claustrofóbico y encima tener que llevar el disfraz de marmota encima" comenta el actor. "En la escena no llevaba camiseta y las costuras me rozaban. Hacía mucho calor dentro del disfraz y producción tuvo que apagar el aire acondicionado para la escena. Sudaba mucho y en cada toma tenía que correr tirando cosas a la gente, gritar y berrear, que se rompa el disfraz y entonces coger a Emma y unirme al baile. Fue un proceso arduo y largo".

Aunque nadie dudaba de su talento antes de rodar el número del gimnasio, Emma Stone superó las altas expectativas que tenía todo el mundo. "Está claro que Emma es una actriz impresionante," comenta Will Gluck, "pero es muy modesta y humilde así que uno no se da cuenta de todo el talento que tiene". Antes de rodar la escena del gimnasio, tuvo que trabajar con un coreógrafo y grabar el tema. No sabía cómo lo iba a hacer. Asistí al primer ensayo de la coreografía y estuvo magnífica, luego me dijo "Estudié danza durante 12 años". Y después se metió en una sala y grabó la canción y yo me quedé impresionado. "Ah, sí, también di clases de canto durante 10 años".

La coreógrafa Jennifer Hamilton comenta que la clave para una escena como la del gimnasio es "sacar la parte cómica, hacerla divertida y dejar que los actores aporten un poco de lo que saben hacer". En lo que respecta a lo que espera la audiencia, dice "Esperamos que se queden sorprendidos e impactados con el talento de Emma porque primero de todo es una gran bailarina y tambien sabe moverse muy bien".

Para la actriz, las exigencias físicas de la escena no supusieron ningún problema, aunque era plenamente consciente de que tenía que hacerlo en directo ante la audiencia del rodaje. "Me daba un poco de vergüenza porque me sentía como si hubiera vuelto al instituto y estuviera bailando en un disfraz burlesco y en medias de malla gruesa delante de 500 compañeros" afirma Stone. Incluso aunque ya había grabado anteriormente la canción que iba a interpretar, Stone pidió que el playback no fuera con su voz. "No soy una de esas personas que no soporta ver el playback de las escenas y ver mi propia actuación" explica, "pero en esta ocasión, con todo lo que tenía que hacer y con la vergüenza que me daba, necesitaba algo que me hiciera sentir más cómoda y eso era que la canción no fuera con mi voz. Habría sido demasiado abrumador oir mi voz saliendo por los altavoces".

A pesar de todo eso, todos los presentes se quedaron impactados con la impresionante actuación de Stone ese día. "Es increíble" observa el actor veterano Malcom McDowell, que hace el papel de sensato director del instituto. "Se supone que yo debo estar con cara de pocos amigos y bastante molesto con lo que sucede en la escena, pero cuando estaba fuera de la cámara, me sentí parte del público, silbé, me puse en pie y la ovacioné porque había hecho un trabajo excelente""

A pesar de la complejidad y la pericia física que implicaba el número de baile en el gimnasio, Stone hace referencia a otra escena más íntima como la más difícil. Cuando ésta decide ayudar a su poco respetado amigo, los dos jóvenes acuden a una fiesta donde fingen practicar sexo mientras un grupo de adolescentes escucha a través de la puerta de la habitación. En la intimidad de la habitación -pero muy conscientes de los cotillas ocultos- los dos saltan encima de la cama, haciendo ruido, diciendo cosas escandalosas y golpeando a lo loco las paredes.

"Parecía que hubiéramos hecho esa escena un millón de veces" recuerda Stone. "Después de un rato estaba hiperventilando y mis pulmones se cerraban. Tuve mi primer ataque de asma desde que tenía 6 años, en el segundo día de rodaje y en un cierto momento alguien me tuvo que traer una botella de oxígeno y me sentí como una idiota. Quedó claro que estaba en muy baja forma. Con todos los saltos, gritos y golpes me salieron cantidad de moratones. Tenía las manos hinchadas al final de la noche".

Por suerte para todos, la actriz se recuperó rápidamente para seguir con su papel protagonista que requería su presencia en casi todas las escenas de la película. Su preparación para el rodaje fue muy simple. "Normalmente tengo un ataque de nervios unas tres semanas antes de que empiece el proyecto y en un momento dado de mi pánico me digo a mí misma lo poco preparada que estoy" explica Stone. "Porque como el personaje tiene tanto diálogo, me dí cuenta de que lo único que podía hacer para sentirme preparada era leer el guión sin descanso unas 1000 veces".

Tanto si se leyó el guión 1000 veces como si no, Emma estuvo leyendo en alto el guión a una amiga dos veces al día durante seis semanas antes de empezar la producción. "Cuando llegué a Ojai, resultó muy tranquilizador ver que sabía lo que estaba diciendo y no tener que esforzarme para que las palabras se me vinieran a la cabeza" rememora Stone. "Lo que pasa con Olive es que en ella todo fluye de forma natural y sin querer, de modo que tenía que tener memorizado todo el diálogo para sentir que la conocía como a la palma de mi mano, como si ya supiera todo lo que ella estaba diciendo".

Mientras Stone trabajaba para hacerse con el papel de Olive, el director Will Gluck se enfrentaba al reto de dirigir Rumores y Mentiras: el tiempo. "Es una película pequeña pero la estábamos rodando como si fuera una gran producción con muchas localizaciones y grandes escenas, pero teníamos que rodarla muy rápido" comenta Gluck. "Mientras que en otras películas se ruedan dos escenas al día, nosotros rodábamos igual 4, 5 o 6. Otro inconveniente es que en Ojai hace mucho calor. La mayoría de los días de rodaje la temperatura llegó casi a los 38 grados o más, y es difícil resultar divertido cuando estás achicharrado. En un día, rodamos 6 escenas, yendo de localización a localización bajo un calor extremo. Y al cabo de un rato, te pasa factura. Dicho esto, esta gente son tan buenos actores que uno nunca sospecharía lo que estaban sufriendo. Yo básicamente intentaba mantenerme al margen todo lo que podía, porque ellos sabían lo que estaban haciendo".

Los elogios del director hacia los actores se equiparan a la admiración que éstos sienten por él. "Will es fantástico" comenta Stanley Tucci. "Piensa y trabaja rápido y es muy espontáneo. Con seriedad pero sin veneración y así es exactamente como me gusta trabajar a mí. Rodar rápido y atenerse al guión a menos que a uno se le ocurra algo mejor. Y si se puede, uno lo hace".

Thomas Haden Church añade "Incesamente busca matices más inteligentes, más sutiles, momentos más divertidos. Constantemente intenta dar forma a todos los momentos, tanto emotivos como cómicos. Hace que parezcan reales y al mismo tiempo lo más entretenidos posible".

"Aunque bromee mucho acerca de Will Gluck," admite Emma Stone, "el ha sido maravilloso. Es divertido e inteligente y siempre se le ocurre algo magnífico que añadir a cada escena. También ha sido siempre muy comprensivo con mis principales miedos sobre el papel de Olive, pero lo más importante es que entiende totalmente a Olive y eso ha sido un regalo inmenso. No podría imaginar otro director para esta película".

Al final, todo el mundo opinaba que Rumores y Mentiras sería considerada como una película inteligente, conmovedora, divertida y entretenida que englosaría el elenco de las comedias memorables sobre adolescentes. "Es una historia muy accesible" comenta Thomas Haden Church. "No creo que haya nadie que no haya pasado por dificultades y problemas y que no haya visto con ojos críticos las repercusiones de la vida de instituto".

"Cuando pienso en películas de instituto representativas, no recuerdo ninguna que trate la idea de los rumores como experiencia común central y que tenga una historia que se desarrolla y gira en torno a eso" opina la productora Zanne Devine. "La locura, la tontería, el dolor, el tipo de horrible verdad que supone el entorno del instituto y la fuerza del rumor. Espero que esta película consiga un lugar propio en la categoría de temas típicos de películas de instituto porque lo merece".

En lo que respecta a lo que la gente pensará de la película, Gluck afirma conocer la respuesta. "Es una película divertida con la que uno se siente identificado, tanto si se es chica o chico, hombre o mujer" comenta. "Porque o bien uno es padre de estos chicos, o profesor de alguno de ellos, o uno de esos chicos que está intentando averiguar dónde encaja, de modo que todos se identifican con estos personajes y disfrutan pasando tiempo con ellos".

CANAL COMPRAS