• Inicio Sugerir Modificar

Agnosia


Cartel de Agnosia

Barcelona, s. XIX. Joana Prats sufre agnosia, una extraña enfermedad neuropsicológica que afecta a su percepción. Aunque sus ojos y sus oídos están en perfectas condiciones, su mente no interpreta bien los estímulos que recibe a través de ellos. Única conocedora de un secreto industrial guardado por su padre, la enigmática joven será víctima de un siniestro plan urdido para extraerle esa valiosa información aprovechando su confusión sensorial. Durante el complot, dos personajes cercanos a ella jugarán un papel crucial: Carles, prometido de Joana y mano derecha de su padre, y Vicent, un joven e impulsivo criado de la mansión Prats.

     Título original: Agnosia
     Año: 2010
     Duración: 105 min.
     Nacionalidad: España
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 05/11/2010
     Calificación: Mayores de 12 años
     Distribuidora: Aurum Producciones S.A.

 

Comentario

Agnosia siginifica, literalmente, "no conocer". Joana Prats, como víctima de esta enfermedad, está condenada a contar en versión filtrada que de la realidad le ofrece su entorno... Del mismo modo que el espectador está en manos de un narrador que, pese a "conocer" obviamente desde el principio el destino de los personajes, lo manipula interesadamente.

El peculiar triángulo amoroso que relata Agnosia se basa en esos conceptos: conocimiento, confianza, manipulación, mentir a... encarnados por personajes arrastrados por sus sentimientos que no pueden asumir su realidad. Que desean ser otros o que quieren creer a toda costa que lo que tienen delante es cierto.

Ahí radica mi interés en el poyecto: ¿amar no consiste acaso en "mejorar" la realidad ante los ojos de la persona amada? ¿por qué "proteger" a quien no queremos que sufra está tan ligado al acto de mentir? ¿es la mentira un instrumento que nos hace humanos? Si es así, ¿porqué vemos en mentir un acto deshonesto, si nos mentimos a nosotros mismos continuamente? No sé la respuesta a esas preguntas: por eso, en Agnosia, las formulo mediante el cine, ese mágico instrumento que permite amar/mentir al espectador con su consentimiento.