• Inicio Sugerir Modificar

Skyline


Cartel de Skyline

Unas extrañas luces que descienden sobre la ciudad de Los Ángeles, atraen a la gente al exterior, como polillas a la luz. Una vez fuera, una aterradora fuerza extraterrestre empieza a llevarse a toda la población humana de la faz de la Tierra. En cuestión de horas, no quedará nadie.

Se suponía que el viaje de Jarrod y Elaine al sur de California iba a ser una simple escapada de fin de semana para ir a ver al mejor amigo de Jarrod, Terry, y a su novia, Candice, por el cumpleaños de éste.

Pero, cuando el amanecer parece llegar dos horas antes, provocado por una intensa e inquietante luz procedente de una fuente desconocida, su vida tal y como la conocen ha llegado a su fin. Desde las ventanas del ático de Terry, observan aterrados mientras por toda la ciudad la gente se ve atraída al exterior y desaparecen en inmensas naves alienígenas que cubren el cielo de Los Ángeles.

Ahora, tendrán que hacer acopio de todo su instinto de supervivencia para evitar ser capturados por las miles de monstruosas criaturas que recorren la ciudad en busca de cualquier humano que haya logrado escapar de su asalto inicial. Desde tanques a zánganos o extraterrestres parecidos a hidras, los alienígenas parecen imposibles tanto de eludir como de destruir.

     Título original: Skyline
     Año: 2010
     Duración: 92 min.
     Nacionalidad: EE.UU.
     Género: C.Ficción.
     Fecha de estreno: 26/11/2010
     Distribuidora: Aurum Producciones S.A.

 

Comentario

Atraídos por la historia:

el comienzo de Skyline

Desde su adolescencia, los hermanos COLIN y GREG STRAUSE (conocidos en conjunto como los hermanos Strause) han estado inmersos en el mundo de los efectos especiales. Empezaron sus carreras creando efectos visuales para vídeos musicales y anuncios publicitarios y montaron su propia compañía con sede en Santa Mónica, California, Hydraulx, que ofrece servicios completos de efectos visuales. Tras varios años de dirigir proyectos cortos, en 2007 los contrataron para encargarse de la última entrega de la taquillera saga que enfrenta a los brutales aliens contra los galácticos depredadores: Aliens vs. Predator 2. Cuando se plantearon realizar otra película, se dieron cuenta de que únicamente lo lograrían si pudieran encargarse internamente de la producción para poder controlar todos los aspectos de la misma.

Unas semanas antes de la festividad de Acción de Gracias de 2009, los hermanos estaban almorzando con el veterano supervisor de animación de Hydraulx, Joshua Cordes, y el guionista habitual de sus vídeos musicales y trabajos publicitarios, Liam O'Donnell. Empezaron a intercambiar ideas para un proyecto que pudieran realizar enteramente con su propio equipo.

O'Donnell comenta el proceso del equipo: "Llevaba cinco años trabajando con Greg y Colin, elaborando guiones e ideando planteamientos para sus anuncios y vídeos musicales. Kristian había trabajado como productor con ellos en un par de vídeos musicales que hicieron en Vancouver. Estábamos intentando calcular lo que podíamos hacer con nuestras propias cámaras y equipo, y acabábamos de rodar un vídeo musical con Joshua en el estudio de Hydraulx. Los hermanos tenían esos grandes espacios y nosotros teníamos esas alucinantes cámaras, así que nos preguntamos qué podíamos hacer para sacar el máximo partido a todo eso. Nos dimos cuenta de que Greg tenía una vista impresionante de la ciudad, y nuestra historia se convirtió rápidamente en el fin del mundo visto desde su ventana".

Por casualidad, Cordes había escrito un guión de terror y decidió mostrárselo a sus viejos colaboradores. Según explica Cordes: "Mientras estaba escribiendo ese guión, se lo dejé a Liam para que lo leyera y me dijera qué pensaba. Entonces empezó a dejarme sus propios guiones y entablamos una relación de trabajo. Cuando los hermanos plantearon que hiciéramos algo internamente, Liam me sugirió que uniéramos fuerzas y abordáramos juntos este proyecto".

A medida que el equipo comentaba ideas para el primer largometraje "casero" de Hydraulx, trataron de imaginar que podría suceder para hacer salir a cientos de miles de personas de sus casas y alzar la vista al cielo, justo para verse en ese momento elevadas por los aires hasta naves alienígenas, dejando la Tierra básicamente vacía. Sabían que podían lograr las impactantes imágenes que habían convertido a su compañía en el estudio de referencia para efectos visuales, pero también se dieron cuenta de que tenían preguntas importantes que responder a los espectadores. Una vez abducida toda la gente, ¿qué pasa con ella? ¿Qué pueden hacer a continuación las personas que quedan para sobrevivir?

Los guionistas y los hermanos se preguntaron: "¿Y si los alienígenas vinieran a nuestro planeta y nos engañaran?" Idearon el concepto de una "luz de sirena", a partir de los relatos de la mitología griega de mujeres exóticas que cantaban para atraer a los marinos y que estrellaran sus barcos en los arrecifes. Al emitir un hermoso y seductor sonido que picara nuestra curiosidad, la luz nos haría asomarnos rápidamente a la ventana a mirar. Al hacerlo, queríamos reducidos a zombis indefensos y nos harían salir de nuestras casas. Una vez fuera, seríamos presa fácil para ser abducidos por los alienígenas.

El director Colin Strause prosigue explicando: "Es una épica historia de abducción extraterrestre visualmente impactante, con excelentes personajes y mucho corazón. La premisa es una abducción en masa a escala global. Por ejemplo, la mayoría de la gente que fuera por una autopista y viera un accidente se pondría a mirar. Si alguna entidad utilizara esta debilidad instintiva en nuestra contra, podría acabar con nosotros en un instante. Es un suceso que nos hace a todos iguales. Todo se va al traste en ese momento y se trata de intentar sobrevivir a lo que muy bien podría ser el fin del mundo".

Colin Strause recuerda que lo que más interesaba a su hermano y a él era que su visión para Skyline no se viera comprometida, ya que tenían capacidad suficiente para hacer una película independiente de enorme escala. "Una de las cosas más alucinantes de lo que hicieron los realizadores responsables de Paranormal Activity es que pudieron hacerlo todo por sí mismos", comenta. "No tuvieron que responder ante nadie. Pensamos: 'Eso podríamos hacerlo nosotros, pero podríamos hacerlo 100 veces más grande... porque tenemos un estudio de efectos especiales, hemos trabajado en casi 70 películas y tenemos nuestro propio equipo'".

Junto con su hermano Greg, sabía que seguir adelante con este proyecto de forma independiente sería liberador y limitaría lo que tendrían que ceder ante las peticiones de un estudio que se encargara de la financiación. "Si te gastas 100 millones de dólares en una película, un estudio va a querer lo que siempre quieren los estudios", agrega Colin Strause. "Siempre va a haber algún tipo de compromiso. Mientras que, si es nuestro dinero, no hay ningún compromiso".

Greg Strause se muestra de acuerdo: "Una de las razones por las que emprendimos la producción de Skyline era que, en los tiempos que corren, los presupuestos de las películas se han vuelto descomunales. Al mismo tiempo, los estudios de cine han reducido en general el número de películas que producen. La situación estaba llegando a un punto crítico. Así que nos dijimos: 'Vamos a rodar una película por nuestra cuenta'. Skyline ha pasado de simple concepto a película con fecha de estreno en menos de un año".

Al decidir hacerlo por su cuenta, sabían que necesitaban una mejor organización para sacar adelante el proyecto que la de una superproducción de gran presupuesto. "Uno de los factores que hicieron todo tan eficiente fue nuestra 'estructura de poder', como la llamamos nosotros", prosigue Greg Strause. "El comité, el dragón de múltiples cabezas, en nuestro caso no tenía más que cinco: Liam, Josh, Kristian, Colin y yo. Nos resultaba sencillo hacer una piña entre todos. Llevamos casi una década trabajando juntos con Josh y más de cinco años con Liam. Conocemos a Kristian desde hace unos 10 años. Y todos hablamos el mismo idioma".

El grupo tan unido que habían formado haría mucho más eficiente el casting, el diseño, el rodaje y el montaje de Skyline. Tampoco venía mal que dos hermanos se encargaran de dirigir todo el proceso. Según explica Cordes: "Al contar con codirectores y al ser hermanos, permite una mayor colaboración".

O'Donnell agrega: "Al mismo tiempo, son hombres de negocios; son conscientes de las implicaciones financieras de un día de rodaje. Hydraulx cuenta con 120 empleados. No ruedan frívolamente ni se pasan del presupuesto o del plan de rodaje para alimentar sus egos".

Para demostrar que Skyline podía hacerse con el presupuesto y el calendario que habían imaginado, el equipo de producción preparó un tráiler de avance en un solo día de rodaje y se hizo con la financiación necesaria para una película completa (y preventas internacionales) en la edición del Festival Internacional de Cine de Berlín de febrero de 2010. Según explica Greg Strause: "Dijimos a nuestros inversores: '¡Aquí tienen! Esto lo hicimos en un solo día de rodaje, echen un vistazo a este avance'. Todos quedaron convencidos y pensaron que podíamos lograrlo. Y entonces se puso todo verdaderamente en marcha".

La búsqueda de abducidos:

elegir el reparto del 'thriller'

Mientras elaboraban el guión de Skyline, los hermanos Strause y los guionistas O'Donnell y Cordes estaban decididos a crear una película que girara en torno a los personajes. Conscientes de que los tópicos de los guiones de ciencia ficción suelen incluir impactantes imágenes y personajes desechables, se comprometieron a evitar las trampas más obvias. "Queríamos que los personajes fueran el eje central en torno al cual gira el espectacular mundo visual de la película", señala Colin Strause. "Uno de los aspectos más divertidos fue crear momentos de puro terror mientras nuestros personajes ven desarrollarse estos acontecimientos. Sin embargo, poco después, el reparto se ve de repente metido en medio de toda una serie de escenas espectaculares".

Dado que el guión se centraba fundamentalmente en Jarrod y Elaine, los hermanos Strause querían llevar a los espectadores a la encrucijada en la que se encuentra esta joven pareja. O'Donnell señala: "El protagonista principal, Jarrod, sufre una metamorfosis de hombre inmaduro a padre, a protector. Nos interesa el tema de la paternidad; tanto Colin como yo somos padres. El momento en el que descubres que vas a ser padre es una experiencia realmente intensa, que te cambia la vida, y considerábamos que no se había abordado de esta manera en muchas películas".

Greg Strause explica cómo se imaginaban que sería el personaje: "Cuando conocemos a Jarrod tiene alrededor de 30 años. Está intentando aceptar que se está convirtiendo en un adulto, es hora de dejar de ser un crío y de convertirse en un hombre. También hay una historia de 'pez fuera del agua' con Jarrod y Elaine, ya que son de fuera la ciudad. No hay nada peor que encontrarse en una situación de crisis en un lugar desconocido. No puedes contar con la ventaja de jugar en tu propio campo. Se encontró metido en el mundo de lujo de Terry en plena catástrofe".

Para interpretar el papel del primer personaje de la película, el equipo optó por Eric Balfour. Según comenta Andresen: "Todos sabían que Eric Balfour era nuestro Jarrod. Tras hacer la prueba para el papel, quedamos convencidos de que tenía que ser el tipo al que los espectadores quieren ayudar para que salve a su familia".

Para el papel de Elaine, la novia de Jarrod, se eligió a Scottie Thompson. Aunque la joven actriz ha interpretado muchos papeles de reparto, Skyline supondría su primer protagonista. El productor O'Donnell comenta sobre la elección de Thompson: "Scottie resultó algo imprevisto. Llegó e hizo una prueba asombrosa. No tuvimos que volver a llamarla más, estuvo perfecta".

Para interpretar al mejor amigo de Jarrod, Terry, el genio de los efectos especiales, se optó por un actor mucho más conocido por sus papeles cómicos que por los dramáticos: Donald Faison. Cordes asegura que Faison se tomó muy en serio su prueba de selección y mostró un aspecto de su talento que no habían visto nunca. Recuerda: "Donald es un grandísimo aficionado a la ciencia ficción y siempre había querido enfrentarse a alienígenas. Recitábamos entre nosotros diálogos de Star Wars durante el rodaje. Pero, en cuanto las cámaras se ponían a rodar, se metía en su papel de héroe de acción".

Los guionistas escribieron el papel de Oliver, el conserje del edificio, específicamente para David Zayas, conocido por su papel en la serie Dexter. Según recuerda Andresen: "Ni siquiera le hicimos una prueba, tan sólo una oferta. Nos quedamos encantados de que accediera a incorporarse al proyecto".

El papel de la egocéntrica chica de sociedad y novia de Terry recayó en otra intérprete conocida principalmente por sus trabajos cómicos. Se le pidió a Brittany Daniel que se incorporara a Skyline para hacer de Candice. O'Donnell recuerda cómo se llegó a esa elección: "Brittany tiene el mismo representante que Donald. Vino a leer el guión cuando ya habíamos elegido a Donald. Le encantó el personaje y a nosotros nos encantó ella".

El reparto principal de la producción se completa con otros dos jóvenes intérpretes: la actriz CRYSTAL REED, como Denise, la ayudante de Terry, y NEIL HOPKINS, como Ray. Hopkins es más conocido por su papel del heroinómano Liam en la serie de descomunal éxito Perdidos.

Dado que el grueso de Skyline se rodó en un solo escenario, no había los lujos que acostumbra a ofrecer el plató de una típica superproducción. Colin Strause explica: "No disponíamos de caravanas, sino que teníamos simplemente otro piso en el mismo edificio. Pasábamos el tiempo todos juntos. Los actores pasaban el rato con el equipo de rodaje y todos descansábamos en el mismo cuarto de estar. No es que hubiera que sacar a cada uno de ellos de sus propios grupitos aparte".

Actuar ante especialistas que hacían las veces de los alienígenas atacantes resultó como poco complicado para el reparto de actores. Se quedaron encantados al poder ver fragmentos de la película antes de su panel en la Convención de Cómics de San Diego en julio de 2010. Según recuerda Andresen: "Ninguno de los actores había visto nada del metraje hasta San Diego. Faison estaba de los nervios la noche anterior a la convención. Entonces se lo enseñé a los demás antes de que empezara nuestro panel y todos se quedaron anonadados, diciendo: '¿Va en serio?'".

Un arquetipo que los espectadores no encontrarán en Skyline es el del típico genio pardillo que se encarga de explicar al público la forma de actuar de los alienígenas. Explica Colin Strause entre risas: "No queríamos que ningún científico ni nadie por el estilo explicara qué está sucediendo en la película. Siempre se llega a ese momento en un filme en el que te preguntas: '¿Cómo sabía eso ese tipo?'. Así que pensamos: '¿Y si en vez de eso tenemos a un grupo de gente corriente?'. Resulta más interesante porque te preguntas cómo hacen lo que hacen los alienígenas y qué hace que nuestro grupo de humanos se descomponga".

Una épica producción independiente:

el diseño y el rodaje de la película

Aunque los hermanos tenían que mostrarse absolutamente estrictos con determinados aspectos del proyecto, gozaban de otros lujos con los que otras producciones no pueden más que soñar. Eso incluía contar con gente a la que conocían y en quienes confiaban ocupándose de distintas funciones a lo largo del proyecto. Aunque Joshua Cordes coescribió el guión, también ejerció de director de la segunda unidad, de animador de efectos visuales de pre y posproducción y, en ocasiones, hasta de operador de cámara. Kristian Andresen no solo fue productor del 'thriller' de ciencia ficción, sino que también trabajó como primer ayudante de dirección y jefe de localizaciones. Por su parte, el coguionista O'Donnell también ejerció de supervisor de continuidad durante los 42 días que duró el rodaje.

Eso resultó tremendamente útil mientras el equipo diseñaba y rodaba Skyline con el diseñador de producción Drew Dalton y el director de fotografía Michael Watson. "¿Cuántas películas cuentan con guionistas presentes todos los días de rodaje?", pregunta Colin Strause. "¿Cuántas veces el guionista es además el cámara... de modo que sabe por qué está dirigiendo la cámara hacia un cielo abierto y totalmente despejado? Nos ahorró mucho en comunicaciones, porque Josh y Liam escribían una escena, lo previsualizábamos todo en el ordenador con mis animaciones estilo videojuego de los años 80 y planificábamos todas las escenas. Como todo el mundo estaba todos los días, no se dio nunca el caso de tener que llamar a alguien por teléfono para preguntarle cualquier cosa".

Joshua Cordes explica: "Al previsualizar lo que los monstruos iban a hacer, sabía cuándo se iba a mover Jarrod de cierta manera. Mientras iba cámara en mano, podía ver el tentáculo moviéndose y alcanzándole la pierna. Así que, en el momento oportuno, yo me encargaba de imitar el movimiento con la cámara. Si logras que ese movimiento quede natural con la cámara, hace que el efecto resulte mucho más convincente; es como si un cámara estuviese siguiendo algo que está ahí".

Aunque muchos 'thrillers' de ciencia ficción se ambientan y ruedan de noche para compensar los inevitables problemas que puedan surgir con la infografía, para los hermanos resultaba importante mostrar el terror a plena luz del día. Estaban muy seguros de que su trabajo en docenas de superproducciones los había preparado perfectamente para lograrlo. Según afirma Colin Strause: "Combinamos la escala de una gran producción con la acción de una película de invasión. Tener a gente observando cómo docenas de naves nodriza se llevan a millones de personas de la faz de la Tierra... es algo que hay que ver de día. De noche, no se vería gran cosa. A la luz del día, es un recordatorio constante de que no hay dónde esconderse".

O'Donnell también agradeció haber podido rodar en el exterior en pleno día. Asegura: "No hace falta que esté lloviendo y que sea de noche para que resulte aterrador. Los exteriores de día pueden ser tu mejor aliado, porque te permiten moverte mucho más rápido y sacar adelante mucho trabajo. Nuestra gran persecución por la piscina no nos llevó más que medio día".

Como la producción no seguía una típica trayectoria de guión a previsualización a rodaje y a posproducción, el equipo tenía que ser muy flexible a la hora de crear Skyline. La forma siempre se supeditaba a la función. Greg Strause señala: "Queríamos crear un gran estreno, pero con un presupuesto más limitado, y queríamos que las imágenes resultaran muy cinematográficas, tanto desde el punto de vista del cámara como de la iluminación. Mientras elaborábamos el guión, hubo algún momento en el que estábamos empezando la casa por el tejado. Teníamos el lugar de filmación: vamos a rodar en mi piso. Aquí tenemos el garaje del edificio: tenemos acceso a él. Tenemos la piscina, un ascensor; teníamos los ingredientes que nuestro presupuesto nos permitía. Se trataba de hacer que Josh y Liam fueran lo más inteligentes posible a la hora de utilizar estos espacios de modo que aún sirvieran al aspecto más importante de la película: la historia".

A la hora de decidir la mejor manera de fusionar las interpretaciones de los actores de carne y hueso con los alienígenas que atacan la ciudad de Los Ángeles, los hermanos decidieron que no querían utilizar fondos verdes para recrear la acción. En vez de eso, optaron por confiar en las especiales características de sus ligeras cámaras RED para rodarlo todo. En opinión de Colin Strause: "Uno de los aspectos más importantes con que nos hemos encontrado al usar fondos verdes es que suele ser un apoyo extraño. No debería usarse más que en situaciones extremas. Resulta artificial porque a menudo filmas los elementos que se hallan en primer plano, pero su iluminación no coincide con la del fondo. No encajan nada bien".

A fin de lograr que la acción resultara realista, el equipo filmó todas las interacciones entre los actores y los especialistas (que servían como puntos de referencia) ante la cámara. De ese modo, los actores podían dar puñetazos, derribar o verse derribados por los "alienígenas" sin que el director de fotografía, el equipo de cámara o los directores tuvieran que preocuparse sobre la colocación del fondo verde. Greg Strause explica en mayor detalle: "Para conseguir que el fondo verde cubra todo lo que necesitas, no puedes poner físicamente las luces que quieres para crear el efecto de plena luz propio de los exteriores, ya que tienes el fondo verde en medio. Así que estás atrapado. Al hacer algo que resultaba más económico, conseguimos planos que quedaban mejor y costaban mucho menos de crear en posproducción".

Los aparejos más complejos y las escenas de acción más complicadas también se beneficiaron de esta lógica decisión de filmar secuencias complejas enteramente ante la cámara. Una de las secuencias más intrincadas que tuvo que coreografiar el coordinador de especialistas MARK NORBY fue algo que poca gente en Los Ángeles (por no hablar de los residentes del complejo de Marina del Rey) había visto jamás. Colin Strause explica: "Montamos un enorme aparejo de cables en el helipuerto del edificio para levantar a los actores por los aires y lo filmamos todo en cámara con grandes ventiladores dando aire. Tuvimos una auténtica puesta de sol de fondo mientras los actores salían por los aires. Esos planos han quedado preciosos, nunca conseguirías algo así con un fondo verde".

Ciertamente, los actores se encontraban a 20 pisos de altura durante esas escenas del helipuerto. Así, mientras los realizadores preparaban sus cámaras y los encuadres de los planos aprovechando el puerto deportivo como fondo, ya sabían con total exactitud qué parte del cielo estaría ocupada por una amenazante nave nodriza. Eso permitió a los hermanos y a su equipo incorporar la nave al plano en posproducción... en lugar de tener que crear todo el fondo desde cero. Colin Strause explica los motivos: "Cuando más del 50% de tus imágenes están generadas por ordenador, es más fácil que todo empiece a parecer más falso. Sin embargo, con nuestro sistema, empezamos con un lugar completamente real y nos limitamos a aumentar esa realidad. De ese modo, se consigue que quede más fotorrealista".

Greg Strause comenta sobre la posibilidad de crear el ambiente y la atmósfera de una película de invasión extraterrestre con más efectos de los que podría concebir la mayoría de las superproducciones de más de 100 millones de dólares: "La naturaleza de las imágenes es algo que no se puede filmar. Hydraulx desempeñó un papel fundamental para permitirnos crear esas imágenes con un presupuesto de cinta independiente. En total, contamos con más de 900 planos de efectos visuales".

La escala y omnipresencia que el equipo de realización confirió a sus invasores alienígenas crea una situación de difícil salida para nuestros protagonistas; al mismo tiempo, supone una experiencia cinematográfica tremendamente emocionante para los espectadores. Greg Strause afirma orgulloso: "Aunque se tratara de una pequeña producción independiente, contábamos con un sofisticado sistema de edición en completa alta definición que recibía imágenes inalámbricas de alta definición de todas las cámaras. No tardábamos nada en procesar las imágenes y ver el montaje. Todos podían ver cómo la película crecía y evolucionaba sobre la marcha. Sacar el máximo provecho posible a la tecnología de la que disponíamos para lograr que Skyline fuera lo mejor posible fue un tema de fundamental importancia a lo largo de la producción".

Al previsualizar la película en Hydraulx, rodarla en Marina del Rey, gestionar la adquisición del material y luego realizar el montaje con Nicholas Wayman Harris, los hermanos lograron mantener todo el proceso perfectamente estructurado y coherente. Colin Strause agrega: "Incluso durante la posproducción, seguíamos trabajando desde nuestras propias instalaciones de cine. Básicamente, lo hicimos todo aquí salvo el sonido".

Tanques, hidras y zánganos:

la creación de las criaturas

Al ponerse a diseñar a los invasores alienígenas, el equipo se preguntó qué clase de seres inteligentes nos atacarían cuando somos más vulnerables... a altas horas de la madrugada, justo antes de amanecer. Aunque lo habitual en películas de ciencia ficción es que los invasores lleguen en grandes naves espaciales metálicas, cuando el grupo se planteó qué aspecto tendrían sus criaturas... decidieron que sus naves alienígenas deberían ser orgánicas. Como su intención era hacer de Skyline algo diferente y original, el equipo de realización se preguntó: "¿Y si no es una nave nodriza? ¿Y si no es más que un gigantesco organismo, y todo está biológicamente diseñado?".

Los alienígenas clave de la película son la inquietante luz de sirena, los tanques, los zánganos y la hidra. Los hermanos explican sus distintas funciones. "La luz de sirena es similar a esos peces de las profundidades marinas que llevan flotando delante un señuelo con una luz que atrae a los demás peces", explica Colin Strause. "Después, están los tanques, que son criaturas de tamaño King Kong, con tentáculos, que sirven como equipo de limpieza. Son los que se encargan del trabajo pesado, descienden a la superficie y aplastan toda resistencia que puedan oponer los humanos. También hay criaturas llamadas hidras y zánganos".

Su hermano ofrece más detalles sobre estas últimas criaturas. "Las hidras son como un cruce entre medusas voladoras y cazas de combate", observa Greg Strause, "mientras que los zánganos son las criaturas más pequeñas que tenemos en Skyline. Su reducido tamaño les permite entrar en los edificios, buscar y dar caza a cualquier rezagado que se dejaran las sirenas durante la fase inicial de abducciones".

Al iniciar la preproducción, los hermanos se fijaron en cierto cefalópodo como fuente de inspiración. "Una de las referencias de movimiento con que contábamos era la del pulpo", señala Colin Strause. "Tienen tentáculos para sustentar su peso, y su movimiento es como una especie de extraño ballet, fluido y hermoso. También pueden ser realmente aterradores y centrarse en objetivos concretos. Nos sirvieron como animación básica de referencia para el zángano y la hidra. Para el tanque, tendimos mucho más a la idea de un gorila. Más que una propulsión de gravedad cero, utiliza otra basada más bien en la propia física. Por ejemplo, el gran hermano que desciende para comprobar cómo va todo tendría lógicamente que bajar hasta la superficie. Desde el primer momento se trató de una especie de gorila de 20 metros cabreado que avanza a todo galope".

El equipo de Skyline incorporó al proyecto al estudio de efectos visuales Amalgamated Dynamics, Inc. (ADI) para que los ayudara con los diseños de criaturas, y las criaturas de la película están diseñadas por el equipo de Alec Gillis y Tom Woodruff, Jr. El productor O'Donnell señala que todo el equipo disfrutó mucho inventando alienígenas partiendo de cero. Al tratarse de la primera entrega de una posible serie, no había ningún tipo de expectativa sobre el aspecto y el estilo que pudieran tener los alienígenas. Comenta: "Resulta liberador preguntarse: '¿Y si esta criatura tiene tentáculos que le salen de los brazos?' No hay que ponerse a revisarlo todo para que coincida con ninguna historia ni canon anteriores. Fue fantástico poder crear nuestra propia mitología, biología y modus operandi de cómo acaban con nosotros".

"Sabíamos que los monstruos tenían que resultar icónicos", explica el guionista Cordes. "Queríamos ver qué se le ocurría a ADI sin ningún tipo de limitación al respecto. El zángano definitivo se sacó de uno de los diseños originales de los tanques y se convirtió en un monstruo más pequeño de la película. En solo un día de trabajo de diseño ya tenían la nave insignia alienígena principal. Y en posproducción agregamos bioluminiscencia a las criaturas, lo que añadió toda una nueva dimensión. Nuestro diseñador principal en Hydraulx, KINO SCIALABBA, ideó todos los increíbles diseños de naves, que distinguen realmente a esta película de sus predecesoras".

La producción quería rendir homenaje a la obra de Hitchcock y Romero y que los acontecimientos se sucedieran a ritmo vertiginoso, manteniendo en todo momento el interés de los espectadores en unos personajes que no pueden salir de un único escenario. Conscientes de que la posición estratégica de los personajes resultaba clave para entender la magnitud de la destrucción y de las criaturas, el equipo necesitaba asegurarse de que todas las imágenes fueran impactantes.

O'Donnell recuerda una historia de cómo evolucionó este proceso del papel a la pantalla: "Había una línea en el guión que comentaba que los personajes se ponían a observar un tiroteo a lo lejos a través de un telescopio. Se supone que no se iban a ver más que unas columnas de humo y unas explosiones. En vez de eso, a Colin se le ocurrió que molaría ver a un tanque despedazando gente, volcando un camión y aplastándolos. Eso es mucho mejor que unas explosiones en el horizonte".

Los hermanos eran plenamente conscientes de que, al contar con su propio estudio de efectos especiales, no había límites a lo que podían hacer, así que dieron a su equipo total libertad para hacer más y más grandes sus diseños de monstruos. Al fin y al cabo, no había razón alguna por lo que los invasores alienígenas tuvieran que ser proporcionales a los humanos que estaban secuestrando. Según recuerda el productor Andresen: "Pasamos de un tanque de 6 metros de altura a uno de 20 metros porque Colin y Greg pensaron que tenía que parecer que el tanque podía llegar hasta el décimo piso. Así que todos dijeron: 'Muy bien... ¡pues que sean alienígenas de 20 metros!'".

A descalzarse:

rodar en Los Ángeles

Skyline se rodó a lo largo de 42 días en la zona de Los Ángeles, principalmente en el piso 19 del edificio en el que vive Greg Strause. Los guionistas y directores pensaron que, mientras estuvieras en los espacios cerrados de un rascacielos de lujo, tenías que sentir una íntima conexión con los personajes y centrarte en su historia de supervivencia. También querían asegurarse de que, cada vez que a nuestros héroes se les ocurriera abrir las persianas, estuviera pasando algo gordo. Y había que conseguir todo eso con un equipo de aproximadamente 20 personas.

Aunque muchas de las producciones que se ruedan en Los Ángeles aprovechan los panoramas que ofrecen lugares como Hollywood, el centro de la ciudad o el muelle de Santa Mónica, el equipo de Skyline se encontraba en la privilegiada situación de poder sacar provecho de otro escenario. Al producirse los acontecimientos que nuestros héroes tienen ocasión de observar desde la excelente posición que les ofrece su rascacielos de Marina del Rey, nadie sabe muy bien qué cabe esperar de lo que pueda suceder a continuación. Resulta que su ubicación les ha proporcionado asientos de primera fila para presenciar el fin del mundo.

Colin Strause establece el punto de vista de los personajes: "Algunos de los presentes en casa de Terry todavía están con resaca. Están intentando despertarse, tratando de orientarse. Incluso con desastres naturales o un ataque terrorista, puedes racionalizarlos hasta cierto punto. Pero cuando se trata de algo que no puedes llegar a comprender, nos preguntábamos cómo reaccionaría la gente, como se tratarían unos a otros. ¿Buscas dónde refugiarte o te haces el héroe?".

Llegado el momento de decidir dónde rodar la película, no había más que una opción: el piso de Greg Strause. Por suerte, la azotea de su edificio ofrecía una impresionante vista en todas direcciones con muchas ventajas geográficas. El equipo podía alcanzar a verlo todo, desde el océano por Santa Mónica al centro de Los Ángeles. "Acababa de terminar unas reformas de año y medio en el piso", recuerda Greg Strause arrepentido. "Un par de semanas después de terminar, decidimos rodar una película en mi casa. ¿En qué diablos estaría yo pensando?".

La regla principal para todo el reparto y el equipo: "¡Nada de zapatos!". Greg Strause recuerda decir a sus compañeros: "Tenéis que poneros patucos, ¡no podemos arañar el suelo!", comenta riendo. "Nos preocupaba más esta localización de lo que lo ha hecho ninguna otra en toda nuestra carrera. Además, estábamos usando nuestro propio material. Eso hacía que la gente se sintiera de otra forma; sabían que no podían andar tirando cosas".

Su hermano agrega a las razones para usar esta localización: "Liam también llevaba más de un año viviendo en el edificio. Es una localización sumamente versátil, y conocía cada rincón. Es un complejo nuevecito de 75 millones de dólares, con una enorme piscina, aparcamientos de varias plantas y vestíbulos preciosos".

O'Donnell explica cómo aprovechó su conocimiento del edificio para preparar los planos: "Yo estaba en el cuarto piso, no en el 19, como Greg, pero eso nos ayudó a Josh y a mí a escribir el guión y a planificarlo todo".

Por suerte, los guionistas sabían exactamente dónde estaba cada escalera mientras escribían el guión. "Las escenas de acción se escribieron teniendo muy presente la geografía del lugar", agrega Joshua Cordes. "Luego lo repasamos todo y planificamos cada plano. Lo normal es escribir un guión y luego tratar de encontrar un lugar donde rodarlo. Entonces tratas de hacer que todo encaje con lo que se le ocurrió al guionista desde su casa, no en la propia localización".

Como estaban rodando en un edificio residencial y querían ser respetuosos con los vecinos, el equipo sabía que la primera unidad de Skyline tenía que hacerse notar lo menos posible. Greg Strause señala: "Un rodaje supone intrínsecamente un montón de equipo y material. El conjunto de camiones de una producción se apoda 'el circo'. En Skyline, estábamos en un piso y en distintas partes del edificio. No había más que dos ascensores, así que no podíamos cargar con montones y montones de equipo".

"Todo tenía que ser muy ligero, porque teníamos que hacer el trabajo de 80 personas con solo 20 personas", prosigue. "No había espacio físico para más gente que esa en el plató. Llega un punto en que hay demasiadas luces, cámaras y material por todas partes, y no te puedes mover ni filmar nada sin que se vea todo ese equipo en el plano. En ese aspecto, trabajamos muy 'estilo guerrilla'".

También era importante asegurarse de tener todos los permisos necesarios y de que todo estaba listo y preparado para ellos. Colin Strause concluye: "Nos encanta rodar en Los Ángeles, y lo que hemos logrado con unas cuantas personas completamente entregadas no habría sido posible en ningún otro lugar. Desde el punto de vista del rodaje, teníamos la ventaja de jugar en casa, pero también tuvimos que afrontar ciertos retos durante el rodaje. Por ejemplo, teníamos permiso para producir humo y teníamos una enorme máquina de humo en la azotea del edificio. Entonces empezamos a oír un camión de bomberos, luego cuatro y al final apareció una docena. Dijeron que también había tres helicópteros en camino".

¿Cuál fue la sencilla forma que se les ocurrió a los hermanos de arreglar el problema? Simplemente reducir el humo... un poquito.

Aurum Producciones presenta una producción de Hydraulx Entertainment, una producción de Transmission, una producción de Relativity Media, en asociación con Rat Entertainment. Una película de los hermanos Strause: Skyline, protagonizada por Eric Balfour, Scottie Thompson, Brittany Daniel, con David Zayas y Donald Faison. El casting ha sido realizado por Liz Dean. La banda sonora está compuesta por Matthew Margeson. Las criaturas de la película han sido diseñadas por Alec Gillis y Tom Woodruff, Jr. El diseño de vestuario ha corrido a cargo de Bobbie Mannix. El montaje de Skyline ha sido obra de Nicholas Wayman Harris, mientras que Drew Dalton se ha encargado del diseño de producción. El director de fotografía es Michael Watson, y el coproductor es Paul Barry. Tracey Landon se ha encargado de la dirección de producción de la película. Los productores ejecutivos de Skyline son Ryan Kavanaugh, Brett Ratner, Tucker Tooley, Brian Tyler y Brian Kavanaugh-Jones. El guión está escrito por Joshua Cordes & Liam O'Donnell. El filme ha sido producido por Kristian James Andresen y Liam O'Donnell. Skyline está producida y dirigida por los hermanos Strause.

CANAL COMPRAS