• Inicio Sugerir Modificar

Sin compromiso


Cartel de Sin compromiso

Cuando la chica de 14 años Emma Kurtzman rechazó los tímidos requiebros adolescentes de Adam Franklin en la puerta del Gran Pabellón de Camp Weehawken, ninguno de los dos sabía nada del sexo real y adulto. Pero sí que lo saben cuando, años después, Emma y Adam vuelven a a encontrarse (como parecen haber hecho al azar toda su vida) y terminan en la cama practicando el sexo. Y practicándolo muy bien.

Y puesto que Emma tiene, como ella dice, una "alergia morrocotuda a las relaciones", y Adam igualmente las rechaza - mayormente porque su padre, una antigua estrella de la televisión, está saliendo con una reciente ex novia de Adam -, ambos deciden prescindir del follón emocional que conlleva una relación y ser simplemente amigos con derecho a roce. Rollo sin cuelgues, sexo sin sustos, coitos sin coste. Sin ataduras, ni mentiras, ni celos, ni achuchones, ni emoticonos, ni desayunos compartidos, sin "te echo de menos", sin apodos para ciertas partes del cuerpo, sin liarse... en definitiva, "Sin compromiso". Lo que comienza siendo una solución perfecta para sus necesidades físicas se convierte en algo más peliagudo cuando Adam, sin darse cuenta, lleva sus sentimientos a la cama (y al armario del hospital, al asiento de atrás del coche y a prácticamente cualquier sitio que ofrezca un soporte horizontal). Al final, ambos terminan intentando desatar los lazos que intentaban evitar y esforzándose por responder a una pregunta clave: ¿pueden dos amigos practicar el sexo sin que el amor se interponga?

     Título original: No strings attached
     Año: 2011
     Duración: 108 min.
     Nacionalidad: EE.UU.
     Género: Comedia.
     Fecha de estreno: 25/03/2011
     Calificación: Mayores de 7 años
     Distribuidora: Paramount Spain

 

Comentario

Cuando la idea de explorar una relación adulta pero momentánea que vuelve del revés los preceptos de la comedia romántica aterrizó sobre la mesa de Ivan Reitman, el veterano realizador, nominado al Óscar, no tardó mucho tiempo en darse cuenta del potencial cinematográfico de esa premisa. Dice Reitman: "Llevo trabajando con [la guionista] Elizabeth Meriwether unos tres años, y cada evolución del guión me ofrecía algo con lo que realmente podía identificarme. Me dije: 'Aquí hay una historia que trata acerca de personajes, de gente que se enfrenta a un dilema muy actual'. Gente interesante y muy divertida, hablando francamente del amor y del sexo. Y sencillamente me encantó".

Elizabeth Meriwether explica: "Me atraía mucho la idea de una historia de amor que empezase con un beso en lugar de acabar así. Eso es lo que sucede a veces en la vida real y, siendo yo alguien a quien le encantan las comedias románticas, quería escribir una que fuera moderna". "Creo que aquí la idea atractiva era el concepto de que a los jóvenes adultos contemporáneos les resulta mucho más fácil practicar sexo al instante con una pareja que tener una relación romántica, un auténtico compromiso emocional con alguien", continúa Ivan Reitman. "Eso fue lo que me interesó. Hace algo más de 20 años, la película "Cuando Harry conoció a Sally" respondió a la pregunta de si un hombre y una mujer podían ser amigos sin que el sexo se interpusiera. Sinceramente, creo que hoy la pregunta es: '¿Es posible que un hombre y una mujer tengan una relación puramente sexual sin que las emociones se interpongan?' "

CANAL COMPRAS