• Inicio Sugerir Modificar

Viajo porque preciso, vuelvo porque te amo


Viajo porque preciso… presenta una mezcla de formatos –Super 8, DV, imágenes fotográficas– y un consiguiente aire de diario personal de viaje, aunque ninguna película casera fue jamás tan bella, poética y llena de ecos míticos como ésta. Es más bien como si Karim Aïnouz y Marcelo Gomes hubieran creado un álbum de recortes mentales sobre la vida en el interior de Brasil, un paisaje yermo, que no alberga discursos políticos sobre la pobreza sino sentimientos muy íntimos. Nuestro narrador, un geólogo al que nunca vemos, mantiene un diálogo unilateral con la mujer a quien añora mientras cruza la región del Sertao. La soledad, la pérdida y la desesperación se clavan en el pecho de quien amó y fue abandonado y decide huir hacia el horizonte infinito de la carretera, el amanecer y el ocaso para comprender que nada permanece, ni las placas tectónicas ni el amor. Y mientras ese hombre atraviesa la caatinga física y emocional –poblada de cerdos enjutos, pájaros negros, putas hermosas, hoteles baratos cuyos colchones manchados de sexo se secan al sol y rostros desdentados llenos de sueños–, la naturaleza y el hombre se funden como el día y la noche, la música y el silencio, la religión y la lascivia, la podredumbre y la más absoluta pureza.

     Título original: Viajo porque preciso, volto porque te amo
     Año: 2009
     Duración: 75 min.
     Nacionalidad: Brasil
     Género: Drama.
    Encuentrala en Amazon  

 

CANAL COMPRAS