• Inicio Sugerir Modificar

La voz dormida


Cartel de La voz dormida

Pepita, una joven cordobesa de origen rural, va a Madrid en la posguerra para estar cerca de su hermana Hortensia que está embarazada y en prisión.

Pepita conoce a Paulino, un valenciano de familia burguesa, que lucha junto a su cuñado Felipe en la sierra de Madrid. A pesar de la dificultad de su relación, se enamoran apasionadamente.

Hortensia es juzgada y condenada a muerte. La ejecución no se llevará a cabo hasta después del parto. Pepita intenta por todos los medios y en todas las instancias que condonen la ejecución. Va todos los días a la prisión con el objetivo de que le entreguen el futuro hijo de Hortensia, suplicando que no lo den en adopción o lo internen en un orfanato...

     Título original: La voz dormida
     Año: 2011
     Duración: 128 min.
     Nacionalidad: España
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 21/10/2011
     Calificación: Mayores de 12 años
     Distribuidora: Warner Sogefilms, S.A.

 
Premios:
Goya. Mejor interpretación femenina de reparto 2012
Goya. Mejor actriz revelación 2012
Goya. Mejor canción original 2012
Nominaciones:
Goya. Mejor película 2012
Goya. Mejor dirección 2012
Goya. Mejor interpretación femenina protagonista 2012
Goya. Mejor guión adaptado 2012
Goya. Mejor diseño de vestuario 2012
Goya. Mejor actor revelación 2012

Comentario

La novela “La voz dormida” de Dulce Chacón cae en mis manos de manera casual.

Estaba enfrascado en el guión de Habana Blues cuando una amiga me habló de un libro maravilloso que se estaba leyendo. La curiosidad me pudo más, y durante un descanso de la escritura de Habana Blues me atreví a leer unas páginas de ese libro supuestamente extraordinario. Efectivamente, sólo tuve que leer unas páginas para darme cuenta de que estaba ante una novela extraordinaria.

Para evitar que interfiera en el trabajo que ya estaba haciendo, decidí, con gran esfuerzo, no seguir leyendo. Me compré la novela, pero la tuve sin abrir durante varios meses. Hasta que un día, o mejor dicho, una noche que no podía dormir (el trabajo del guión de Habana Blues me tenía muy desvelado), decidí retomar su lectura. Y ahí se produjo el enamoramiento con la novela de Dulce Chacón.

Cada párrafo me llenaban de emoción, cada página la veía llena de imágenes cinematográficas. Muy pocas veces me había pasado algo igual. Nunca, hasta esa noche, me había planteado hacer la adaptación de una novela.

A la mañana siguiente, no quería hacerme falsas ilusiones con el libro, localicé a la escritora, a Dulce Chacón. Yo en Lebrija, ella en Madrid.

Fue una conversación telefónica muy emotiva. Ella no hacia mas que hablarme de “Solas”, le había encantado mi película, y yo le hablaba de lo entusiasmado que estaba de su novela. A ella le hizo una gran ilusión que yo quisiera hacer la adaptación de su novela y a mí me tenía fascinado su libro y, desde aquel momento, ella misma. Pocas personas he conocido tan linda y tan agradable como Dulce Chacón.