• Inicio Sugerir Modificar

Oro negro


Cartel de Oro negro

Principios del siglo XX, Arabia. Bajo el implacable cielo del desierto, dos jefes tribales se declaran la guerra y se enfrentan. Los cuerpos de sus guerreros quedan esparcidos por el campo de batalla. Nesib, emir de Hobeika, es el vencedor e impone las condiciones a su rival Amar, sultán de Salmaah. Aceptan no intentar hacerse con la tierra de nadie que separa los dos reinos, conocida como Franja Amarilla. Como garantía, y de acuerdo con las leyes tribales de entonces, Nesib "adoptará" o, mejor dicho, se llevará como rehenes a los dos hijos de Amar, llamados Saleeh y Auda. Pasan los años, y Saleeh, que es un guerrero nato, se muere de ganas de escapar de la jaula dorada en la que está encerrado y regresar a las tierras de su padre. Sin embargo, a Auda solo le importan los libros y el conocimiento. Un día, llega un empresario de Texas para ver a Nesib, y le cuenta al emir que hay petróleo en sus tierras. Le promete riquezas que van mucho más allá de lo que pueda imaginar.

Nesib ya ve un reino con carreteras, escuelas y hospitales construidos gracias al oro negro escondido debajo de la arena. Pero hay un problema: el petróleo está en la Franja Amarilla.

     Título original: Black gold
     Año: 2011
     Duración: 130 min.
     Nacionalidad: Francia, Italia, Qatar
     Género: Aventuras. Drama
     Fecha de estreno: 20/01/2012
     Distribuidora: Universal Pictures Spain S.L.

 

Comentario

El aclamado cineasta Jean-Jacques Annaud dirige ORO NEGRO, una película que transporta al espectador directamente al desierto de Arabia como no se ha hecho desde la era dorada del cine. En el centro de la historia hay un joven príncipe atrapado entre dos padres, dos amores, dos elecciones y un solo destino, cuando se descubre petróleo en la península arábiga a principios del siglo XX. Al final de la película, este erudito sin pretensiones se habrá convertido en un rey capaz de unir a las tribus beligerantes y de liderar a su pueblo. En el transcurso de la historia, el público descubrirá los asombrosos paisajes del desierto, será testigo de tremendas batallas con cientos de extras, caballos, camellos, aviones y tanques, y se emocionará con una historia de amor sin límites.

El relato del nacimiento de esta epopeya es casi tan emocionante como la película. En 1976, un joven productor en ciernes llamado Tarak Ben Ammar se forjaba un renombre y convertía a su Túnez natal en potencial lugar de rodaje. Fue lo bastante hábil como para convencer a George Lucas de que rodara en Túnez algunas escenas clave de un ambicioso proyecto de ciencia-ficción llamado La guerra de las galaxias, cuyo increíble éxito mundial puso a Túnez en el mapa cinematográfico y dio a conocer a Tarak Ben Ammar.

CANAL COMPRAS