• Inicio Sugerir Modificar

Díaz, no limpiéis esta sangre


Cartel de Díaz, no limpiéis esta sangre

En 2001, el último día de la reunión del G8 en Génova, justo antes de medianoche, más de 300 policías asaltaron la escuela Diaz buscando manifestantes. Dentro de la escuela se encontraban 90 activistas, la mayoría estudiantes europeos, y un grupo de periodistas extranjeros, todos ellos preparándose para pasar allí la noche. Cuando la policía irrumpió, los jóvenes manifestantes levantaron las manos en señal de rendición. Impertérritos, los oficiales descargaron una violencia calculada y frenética, golpeando indiscriminadamente a jóvenes y mayores, hombres y mujeres. Diaz-No limpiéis esta sangre, reconstruye los hechos de esos terribles días desde el punto de vista de la policía, los manifestantes, las victimas y los periodistas que se vieron atrapados en la tragedia para analizar como la frustración puede explotar en violencia cruda e incontrolada. La forma de rodar de Vicari, visceral, dinámica, lanza al espectador al oscuro corazón de la política y nos recuerda mediante la inclusión de imágenes reales que puede que esta sea una película, pero no es ficción.

     Título original: Diaz, don’t clean up this blood
     Año: 2012
     Duración: 127 min.
     Nacionalidad: Italia, Rumanía, Francia
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 10/05/2013
     Calificación: Mayores de 16 años
     Distribuidora: Vertigo Films

 

Trailer:

Comentario

La reunión del G8 en Génova, celebrada en julio de 2001, fue un acontecimiento enorme. Incluyendo a jefes de estado del G8, y cinco países más, atrajo a cientos de miles de manifestantes de todo el mundo, y motivó el despliegue de una cantidad de fuerzas de seguridad nunca antes vistas en Italia. Miles de video-activistas, cámaras de televisión, policías encargados de grabar, fotógrafos y directores cine filmaron los hechos de ese fin de semana: cada encuentro, cada reunión, cada ventana rota, cada carga de la policía. Unas mil horas de grabaciones se encuentran depositadas en los archivos del Foro Legal de Génova. Todo fue documentado, todo excepto lo que ocurrió en la escuela Diaz y en los barracones de Bolzaneto. Estos hechos resultaron en dos juicios dramáticos, que a la hora de escribir esto, aún no se han resuelto. Leer los archivos es inquietante, literalmente hace que no duermas por las noches, arrojando una sombra siniestra sobre nuestra democracia. Y pone en duda un cliché profundamente enraizado que dice que ciertas cosas solo pueden ocurrir bajo regímenes autoritarios.

Por esto pensé inmediatamente que me gustaría fijarme en estas cosas y comprenderlas a un nivel más profundo, porque me afectan, son parte de mi vida como ciudadano europeo e italiano. Es cierto que un puñado de activistas de autodenominado Bloque Negro destrozó tiendas e incendió coches, causando grandes daños. Pero sobre esta base, se tomó la decisión de que 100 personas, sin identificar previamente ni haber sido acusadas de nada, debían ser acorraladas en una escuela y de que pagaran el precio, con la autorización de los jueces. La decisión se tomó siguiendo métodos que nos transportan 80 años hacia atrás en el tiempo. Pero incluso si los que allí estaban hubieran sido radicales del Bloque Negro, ¿en qué reglas se puede basar el tomar una decisión así?, ¿basada en qué principios democráticos? Para perseguir crímenes contra la propiedad, ¿tiene el estado el derecho de cometer crímenes tan graves contra el pueblo? También me pregunto, ¿no marcó Génova 2001 un comienzo de una profunda crisis social e institucional, que en una década de fantasía política, llevó a Italia al borde del abismo?

CANAL COMPRAS