• Inicio Sugerir Modificar

Món Petit (Mundo pequeño)


Cartel de Món Petit (Mundo pequeño)

El sueño de Albert es viajar por todo el mundo a su manera: sin dinero, sin compañía y sin equipaje. Cargado sólo con su imaginación, su coraje y su silla de ruedas, con la que convive desde que era un niño.

Món Petit (Mundo Pequeño) muestra su reto más ambicioso: llegar al punto del planeta más alejado de su casa. ¿Es posible cruzar el mundo en estas condiciones? Conoceremos quién es este niño, su historia de amor, su filosofía de vida y la educación recibida por su familia. Esta aventura puede ser considerada una locura, una historia de amor - a muchas cosas -, una road movie o una epopeia. ¡O quizás un poco de todo!.

     Título original: Món Petit (Mundo pequeño)
     Año: 2012
     Duración: 83 min.
     Nacionalidad: España
     Género: Documental.
     Fecha de estreno: 15/03/2013
     Calificación: Todos los públicos

 

Comentario

Món Petit (Mundo Pequeño) nos propone mirar al mundo con los ojos de un niño que estuvo a punto de morir y ahora celebra la vida a cada respiración, viviéndola como una aventura infinita sin obstáculos posibles. Una aventura al exterior viajando al interior de unos personajes únicos.

Desde el primer momento sabía que teníamos una historia especial. Todos mis proyectos pasados y futuros pasaban por la ficción y nunca me había pasado por la cabeza hacer un documental, pero el mundo necesitaba conocer a este pequeño gran individuo, conocer su filosofía y entender que es posible ser optimista y aún más en un mundo cada vez más tendido al pesimismo. Albert es mucho más rico que cualquier personaje de ficción con el que me haya encontrado hasta el momento. Trabajar con un personaje así podía haberme cambiado la vida, y así ha sido.

El hilo conductor de Món Petit (Mundo Pequeño) tenía que ser lo que más identificase a Albert y eso era, por supuesto, el viaje. El destino ganador fue el faro de East Cape (Nueva Zelanda), el punto de tierra más lejano y, una vez allí, conocería a la persona que vivía más lejos de su casa. No solo era el objetivo más simbólico, sino que dramáticamente era mucho más climático, claro, emocionante y, lo más importante, a Albert le apetecía enfrentarse al reto.

Una de las primeras decisiones que tomamos fue la de no hacer un seguimiento en vivo del viaje. No podíamos ir - durante toda la aventura - con Albert y Anna, o todo el factor realidad se rompería. Albert es como es y viaja como viaja por su capacidad de adaptación y superación, así que llevar un equipo a cuestas no solo adulteraría su personalidad, sino que también impregnaría las imágenes con un aire de manipulación. Por este motivo les dimos a Albert y Anna una Handycam HD con la que grabarían todo lo posible de su viaje.