• Inicio Sugerir Modificar

Mussolini va a morir


Cartel de Mussolini va a morir

Esta película narra las últimas horas que en 1945, pasaron juntos el dictador Mussolini y Claretta Petacci antes de ser fusilados, colgados y masacrados como en un cuadro de F. Bacon.

Benito y Claretta fueron dos trágicos seres humanos, dignos de haber sido creados por Shakespeare. Contemplamos un duelo final entre Benito, el hombre, y su alter ego el Duce, ante la dramática presencia de Claretta Petacci. La lucidez del enajenamiento del creador del fascismo, obliga al espectador a dar su propia batalla ante este paradigma del ser humano.

     Título original: Mussolini va a morir
     Año: 2012
     Duración: 82 min.
     Nacionalidad: España
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 10/05/2013
     Calificación: Mayores de 12 años
     Distribuidora: Pirámide Films

 

Trailer:

Comentario

Siempre que realizo una película, y lo hago desde los años sesenta, tengo la certeza de que el cine no solo es un espectáculo, puede ser también tan intenso y humilde como un cuadro de Rothko, y al mismo tiempo intemporal, emocional y bello. Estoy convencido de ser un director minimalista, mi escuela es Altamira. Quiero creer que se puede hacer cine con pasión, luz, una idea y un actor. En este caso, el actor es Miguel Torres, que después de cinco meses de trabajo consigue encarnar la poliédrica personalidad de El Duce, de una manera asombrosa.

¿Qué significado tiene escuchar la voz de Benito Mussolini en este nuevo comienzo de siglo? Mussolini fue un joven idealista al comienzo del siglo veinte, pero degeneró en un fanático genocida. La naturaleza humana no cambia en milenios, la mujer y el hombre de hoy están unidos en el tiempo, con Mussolini, Hitler y Stalin. No debemos confiarnos en que el fascismo es solo imperialismo y dictadura, (Ceaucescu, Sadam, Gadafi). El fascismo eterno es control y sometimiento del pueblo al pensamiento único. Estado tutelar, producción salvaje, y masa consumista, es fascismo latente. Los jóvenes de hoy lo viven en su angustioso nihilismo. Vivimos un presente donde el ciudadano se ve obligado a desfilar en el funeral del humanismo. Nacemos para ser ciudadanos de una “Metrópolis” regida por los hombrecitos de la regla de cálculo. Dos docenas de Mussolinis light, dictan la ley de la supervivencia. Mussolini va a morir no refleja la imagen de un símbolo o de un monstruo, nos habla del pequeño Mussolini que todo humano lleva dentro. Conocer nuestro instinto cainita y primitivo es el propósito de la película. Es un retrato del ser humano bajo extrema presión. Mussolini es humano, pues desea, y desear es sufrir la culpa de lo que se desea.

Claretta Petacci ama, y amar es sufrir y aceptar que el amor está condenado a morir, a veces por impacto directo de las balas. Mussolini va a morir habla de un fanático populista, que engendró a Hitler y enamoró al mundo durante veintitrés años, dejando una estela de cincuenta millones de muertos.