• Inicio Sugerir Modificar

Pelo malo


Cartel de Pelo malo

Junio tiene nueve años y el cabello muy crespo, indomable, el "pelo malo." El se lo quiere alisar para la foto de la escuela, y así verse como un cantante de moda, con el pelo liso. Su deseo lo enfrenta con su madre Marta, joven viuda y desempleada.

Marta, Junior y el bebé viven en grandes edificios multifamiliares. Marta, aturdida por el esfuerzo de sobrevivir en la caótica ciudad de Caracas, es cada vez más intolerante a la obsesión de JUNIOR con su cabello. Mientras Junio busca verse bello para que su mamá lo quiera, ella lo rechaza cada vez más.

La abuela paterna, testigo de este rechazo, le propone a Marta quedárselo para que viva con ella y así la cuide. La madre se niega e intenta corregir a su hijo, dándole el "ejemplo." Finalmente, él se verá obligado a tomar una dolorosa decisión.

     Título original: Bad hair
     Año: 2013
     Duración: 93 min.
     Nacionalidad: Venezuela
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 14/03/2014
     Calificación: Mayores de 12 años

 

Comentario

Una de las primeras imágenes que tuve de esta película fue la de un gran edificio multifamiliar y sus miles de historias transcurriendo detrás de esas paredes: Calor, desnudez, precariedad, fragilidad, sensualidad, sexo, violencia, familia, madre, hijo. Las pequeñas e íntimas historias que imaginaba se hicieron cada vez más complejas y nacieron mis personajes.

Ellos son personajes desamparados. Adultos heridos e hirientes, y niños aprendiendo a herir. Marta, la madre, concentrada en la sobrevivencia, le enseña a su hijo Junior a sobrevivir igual que ella, sin recursos, sin libertad. Pero Junior es diferente, pelea con todas sus fuerzas por su deseo: Alisar su pelo y vestirse como un cantante para la foto que quiere regalarle a su madre: una foto, tal como él sueña verse.

Junior vive un difícil camino de iniciación a la vida, marcado por la intolerancia de su madre, quien lo acosa, convencida de su ambigüedad sexual. Junior no entiende su enojo, sin embargo tratará de complacerla, al punto de llegar a desistir de su deseo. La ciudad también les es hostil. Caracas, su violencia urbana, violencia política y violencia familiar. Sueños contenidos en estos edificios multifamiliaresresultado del proyecto de “la ciudad utópica” de los años 50 de Le Corbusierconvertidos ahora en grandes infiernos verticales. Mis personajes viven rodeados de referentes que los excluyen. Las paredes están convertidas en espacio escenográfico para representaciones del poder, postulados ideológicos; una iconografía que los alimenta de certámenes de belleza y mesianismo político. Modelos vacuos que los devuelven, finalmente, a su desesperanza.