• Inicio Sugerir Modificar

Oldboy


Cartel de Oldboy

Joe Doucett, es un ejecutivo publicitario en horas bajas, más entregado al alcohol que a su familia, cuando es secuestrado y retenido durante veinte años en una especie de hotel-cárcel sin que llegue a conocer la identidad o los motivos del secuestrador.

Cuando es liberado, Joe solo tiene una obsesión, descubrir quién es el responsable del castigo al que ha sido sometido y entender por qué. Pero a pesar de estar libre, sigue siendo un muñeco en una conspiración de revancha que amenaza con sepultarle. Su búsqueda le lleva a una joven trabajadora social y a un escurridizo personaje que supuestamente tiene la llave de su liberación total.

     Título original: Oldboy
     Año: 2013
     Duración: 104 min.
     Nacionalidad: EE.UU.
     Género: Drama. Acción
     Fecha de estreno: 24/01/2014
     Distribuidora: Universal Pictures Spain S.L.

 

Comentario

La historia de Oldboy, que gira en torno a una misteriosa y épica venganza, ha alcanzado el nivel de leyenda entre los seguidores de novelas gráficas y de películas de culto. La fascinación nació a finales de los años noventa, cuando Garon Tsuchiya y Nobuaki Minegishi crearon un manga de ocho entregas acerca de un hombre al que encierran sin explicaciones en una cárcel privada con la única compañía de un televisor y que cuando es liberado al cabo de muchos años se dedica a intentar descubrir quién le robó la vida para saber por qué fue castigado de semejante forma.

El inquietante argumento inspiró una película al gran director coreano Park Chan Wook. Estrenada en 2003 y protagonizada por Choi Min-Sok, chocó, desconcertó y emocionó al público en el mundo entero. La película era elegante y explosiva a la vez, plagada de peleas de artes marciales perfectamente coreografiadas, suspense en la mejor tradición de Hitchcock y una especie de poesía primitiva, hasta el punto de que la crítica no tardó en llamar a Park Chan Wook "el Quentin Tarantino del Lejano Oriente". También añadió una asombrosa dosis de humanismo al remolino ético que vive el protagonista. Explorando las numerosas formas de encarcelar a alguien físicamente, y lo que es aún más aterrador, mentalmente, la película permitió mostrar el paralelismo entre el prisionero cuya única compañía es un televisor y que no entiende su destino, y la vida en el mundo moderno.

CANAL COMPRAS