• Inicio Sugerir Modificar

Casi inocentes


Cartel de Casi inocentes

Un día cualquiera Alberto y su familia se reúnen con un grupo de amigos, todos de aproximadamente la misma edad, todos con hijos pequeños. Pero será el destino el que haga que sea precisamente el hijo de Alberto y Regina el que desaparezca una tarde cálida de finales de verano. Tras una desesperada búsqueda, Alberto y Regina sabrán que su hijo se encuentra dentro de una casa en llamas. Alberto paralizado por el horror, es incapaz de superar la barrera de fuego e ir a salvar a su hijo de una muerte segura. Regina, impotente al estar sujeta por dos hombres le mira incrédula, ante la imposibilidad de Alberto, algo irrecuperable se rompe en el interior de los dos. Piotr, un inmigrante de un País del Este, irrumpe en la escena y sin dudarlo salva al pequeño de este infierno, este gesto le marcará para toda la vida, su cara queda desfigurada por el fuego. Una deuda cae sobre Alberto y Regina, la gratitud infinita, hacia un hombre desconocido capaz de hacer lo que Alberto no ha podido, y la admiración por la valentía que le faltó a él, hará que se convierta en su objetivo, en un camino obsesivo para saldar esa asignatura pendiente de terrible realidad. En ese camino, el inmigrante pasará a formar parte de este círculo que se irá contaminando de angustia y a ratos de pasión. A partir de este momento, la vida se tornará dura para este grupo familiar, los deseos ocultos, la inseguridad y el miedo a perderlo todo hacen mella en Alberto, que angustiosamente, pasará por situaciones que nunca hubiera imaginado, en un intento desesperado de salvar sus vidas. Con él de la mano, se viaja al mundo de los sentimientos, donde la lucha contra uno mismo y la decepción van recordando a cada paso que un día, un instante, se es capaz de cambiar toda una vida, que todo aquello que creemos perfecto, puede estar en la cuerda floja a cada minuto. Será un viaje revelador, una realidad que poco a poco cobrará fuerza junto a una sensación de tristeza al comprender, que nunca se podrá alcanzar esa unión tan buscada por padre e hijo.

     Título original: Casi inocentes
     Año: 2012
     Duración: 112 min.
     Nacionalidad: España
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 24/01/2014

 

Comentario

Cuando terminé de leer “Casi inocentes”, cerré la novela y me quedé pensativa. Sabía que era una gran historia y casi en ese mismo instante tuve la sensación de haber estado allí, que incluso conocía a los personajes.

La necesidad de convertirla en mi historia iba creciendo, de esa manera estas personas con sus vidas desasosegadas, se convertirían en mi entorno, viajaría con ellos y llegaría a sus silencios rotos por el dolor, tenían que acompañarme durante esta corta aventura de escribir un guión, los tenía que conocer, hablar con ellos y pelearme también.

Poco a poco mi sueño se iba convirtiendo en realidad, cobraron vida y con ella el rostro y el nombre.

Rápidamente imaginé a Alberto, fue poco a poco creándose a sí mismo, con sus dudas, sus indecisiones, con esa mirada profunda que conmueve, y ese deseo constante pero inalcanzable de acercarse a su realidad y a los suyos. Un hombre que las circunstancias alejan de todo aquello que quiere lograr, un hombre incompleto con unas tremendas ganas de amar.

Regina fue algo más complicado, es un personaje fuerte pero a la vez con una fragilidad en su mirada en su forma de moverse, una luchadora nata y realista que asume su papel y su vida.

Regina cree en el amor, en su familia, pero desgraciadamente sus ilusiones se derrumban una mañana soleada de Primavera, su vida cambia y comienza una nueva etapa que nos conducirá a un final sorprendente.

Ahora ya no es un sueño, es una realidad y un proyecto a llevar a cabo con el único fin de que todo aquello que un día me cautivó, llegue a todos con la misma intensidad, y hacerles conscientes de que es una historia real, cotidiana, algo que nos puede suceder a cualquiera y esta última razón lo hace inquietante.

Es la vida de un matrimonio aparentemente perfecto, con una vida plena donde un día, un día cualquiera comienza su pesadilla, un viaje al interior donde sueños, sentimientos y dolor llevará a nuestros personajes, al vacío más profundo, a la desesperación.

Y hay que pensar que la decisión que tomamos en un instante, en un solo instante, puede cambiar el rumbo de toda una vida.