• Inicio Sugerir Modificar

No llores, vuela


Cartel de No llores, vuela

NO LLORES, VUELA cuenta la historia de una madre luchadora, Nana Kunning y su evolución en una artista y renombrada sanadora. Una joven periodista localiza a su hijo Iván 20 años después de que Nana lo abandonara y pone en marcha un encuentro entre los dos, en el lugar más lejano de la tierra, que cuestiona el significado de sus propias vidas y los fuerza a contemplar la vida en su espectro más amplio, a pesar de la distancia entre ellos y las incertidumbres que desarreglan sus caminos.

     Título original: Aloft
     Año: 2013
     Duración: 112 min.
     Nacionalidad: España, Canadá, Francia
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 23/01/2015
     Distribuidora: Wanda Films

 

Trailer:

Comentario

Una madre que abandona a su hijo por el bien común; un hijo que se abandona a si mismo y a su propia habilidad de sentir para soportar el peso de la tragedia; y una mujer que abandona su vida para continuar con su única obsesión: la de curarse. Tres personajes que reflejan el difícil equilibrio de llevar una vida plena al tiempo que asumen su propia fragilidad y sus incertidumbres. NO LLORES, VUELA es un viaje a través del mundo del arte y la naturaleza que explora el significado de la curación y la muerte. Un viaje que nos obliga a enfrentarnos a la inmensidad de conceptos a veces imposibles de comprender de manera racional como es el amor, el caos y la fe ¿El arte puede curar? ¿Puede la naturaleza ser una variable? Aristóteles decía que los seres humanos sienten dolor cuando van en contra de su naturaleza (ciclos, estaciones, renovación y cambio). Al final, aprendemos que la tarea más difícil en la vida es entender nuestra propia naturaleza y que quizás, el arte nos puede ayudar ya que ofrece la posibilidad de la catarsis y la sublimación. Nana Kunning (Jennifer Connelly) viaja en busca de este concepto, consciente de que la exploración no se halla en la obra de arte (el objeto en sí) sino en el proceso de creación. NO LLORES, VUELA fuerza al espectador a hacer este viaje, el mismo que hace su hijo Iván (Cillian Murphy) para encontrar a su madre. Una travesía hacia el infinito, hacia la blancura absoluta donde no es posible esconderse. En definitiva, es un viaje hacia dentro, hacia nosotros mismos.