• Inicio Sugerir Modificar

El culo del mundo


Cartel de El culo del mundo

3 meses después de la cancelación de su programa, Andreu recibe un buen día el mail de un espectador que lo cambiará todo… Ese correo hace que Andreu se plantee por qué se dedica a la comedia, por qué nunca se ha planteado abandonar esta profesión después de 30 años y lo más importante, qué tiene el provocar la risa que te atrapa y hace que no puedas dejar de hacerlo. Todo esto será el punto de partida de un viaje que llevará a Andreu hasta lo más profundo del corazón de la comedia.

     Título original: El culo del mundo
     Año: 2014
     Duración: 80 min.
     Nacionalidad: España
     Género: Documental.
     Fecha de estreno: 11/04/2014

 

Comentario

En junio de 2012 me quedé sin programa en antena y sin expectativas de volver a la televisión. Era la primera vez que me sucedía algo así y, además, me acordé de que empecé a trabajar en esto de la comunicación allá por el mes de septiembre de 1982. Se iban a cumplir treinta años. Ya saben como están las cosas en este país. No son tiempos para fiestas y celebraciones, pero yo me negaba a dejar pasar por alto la efeméride.

Así que decidí aprovechar la ocasión para “pensar” un poco en mi oficio. Para bucear en los placeres y sufrimientos que nos proporciona, para comprobar los resultados estimulantes y casi curativos que ocasiona en los que lo practicamos y en los que lo disfrutan. Desde el primer momento me di cuenta de que se trataba de un viaje. Un viaje físico y mental al “corazón de la comedia”. Un mail activó todo el proyecto. Me lo mandó un seguidor argentino cuando terminó el último programa. “Desde el culo del mundo”, según él. Me dio por pensar en la magia de mi profesión que viaja a miles de kilómetros, que no conoce de fronteras, ni clases sociales. “Todo el mundo ríe en el mismo idioma”, leí hace poco. Así que pensé que debía viajar a Argentina y, a partir de ahí, empezar a tirar de un ovillo de compañeros, seguidores y cómplices. Debía hablar y hablar. Sobre todo debía escuchar. Y después, ordenar todo lo recogido con el objetivo de “armar” una especie de ensayo emocional y agradecido sobre la comedia. Se lo conté a Ferrán Adrià y al minuto lo definió como “mi terapia”. Tiene razón. Todos queremos conocernos, entendernos un poco y volver algo más tranquilos al camino.

Cuando me quedé sin programa me cabreé por quedarme en la estacada, pero ahora agradezco aquellos meses que me ayudaron a tomarme todavía más en serio el mundo de la risa. No hubiera podido hacer EL CULO DEL MUNDO sin la ayuda de un estrecho y brillante equipo. Porque mientras viajábamos y rodábamos, yo seguía trabajando y navegando en aguas revueltas. Analizaba mi pasado, pero luchaba sin descanso por mi futuro. ¡Qué época!.

Espero que reciban el documental con la misma emoción y sinceridad con las que ha sido realizado. Algunos dicen que me abro más que nunca, que me muestro como nunca lo he hecho. Quizás sea verdad. Pero, ¿cómo vas a tener secretos para la gente que te ha permitido llegar hasta aquí?. Se lo debemos todo. Les debemos la verdad.