• Inicio Sugerir Modificar

Sweet home


Cartel de Sweet home

Una pareja decide pasar una noche romántica en un piso de un edificio semiabandonado al que se cuelan porque ella trabaja como asesora de inmuebles para el Ayuntamiento y tiene las llaves. Durante la velada descubren que unos encapuchados han asesinado al único inquilino que quedaba en el edificio… y ellos se convierten en su nuevo objetivo.

     Título original: Sweet home
     Año: 2015
     Duración: 82 min.
     Nacionalidad: España
     Género: Terror.
     Fecha de estreno: 08/05/2015
     Calificación: Mayores de 16 años
     Distribuidora: Filmax Group - Telegroup

 

Trailer:

Comentario

Un bosque en una noche de luna llena, una carretera secundaria en la que nos hemos perdido, una nave espacial que ha recibido una señal de ayuda de origen desconocido… todos son lugares comunes de millones de historias que todos recordamos. Son iconos del terror; vemos esos espacios y no podemos evitar sugestionarnos con los terribles recuerdos que nos provoca haber visto y leído historias ambientadas en esos lugares.

Cuando los tres guionistas nos planteamos escribir Sweet Home lo que más nos apetecía era situar la acción en un entorno cotidiano, muy cercano al espectador. Queríamos hacer una película realista y claustrofóbica, sin perder de vista la parte lúdica del terror que más nos interesa. Queríamos llevar el miedo a un lugar terrorífico, pero muy reconocido por todos; un portal, una escalera, un ascensor, en definitiva, nuestra casa… y convertir un edificio del centro de una gran ciudad, en un tren de la bruja lleno de sustos, aventuras y sorpresas. Para hacer Sweet Home aún más realista, nos planteamos una temática de actualidad, el mobbing inmobiliario. Ésta realidad es tan frecuente en nuestro país, que resulta realmente aterradora. Así que nos pareció perfecto como tema detonador de una historia de género. No hay nada más terrorífico que el que no puedas estar seguro ni en tu propia casa.

Todos estos elementos encajaban a la perfección. Sólo había que buscar a nuestra heroína perfecta, Alicia, y a su enemigo implacable, El liquidador, y desarrollar su aventura dentro de otro personaje fundamental en nuestra historia: el edificio. Un bloque de viviendas convencional, que el paso del tiempo ha hecho que cada estancia sea particular. Una clínica dentista abandonada, un almacén de juguetes antiguos, una casa decorada a finales de los 60, el hueco de un ascensor antiguo que ya no funciona… Hasta llegar al corazón del inmueble, el sótano…

El reto era no perder en ningún momento el ritmo de la narración y crear, en un entorno a priori poco hostil, un terreno de juego lleno de tensión y obstáculos. Siguiendo la línea de [REC], Para entrar a vivir o incluso La jungla de cristal, el hecho de enclavar la acción en una única localización nos abre las puertas a experimentar el terror en los lugares por los que cada día pasamos todos. A nivel de dirección, cuando visualizo Sweet Home siempre me vienen a la mente Eden Lake (2008), Hard Candy (2005), Alta tensión (2003), Them (2005) y Renegados del diablo (2005) en lo que respecta al empaquetado visual. Las cinco son películas muy efectivas con una cámara muy nerviosa y una fotografía muy realista. Sweet Home debería tener ese nervio visual para apoyar el realismo, a la vez que una fotografía poco artificiosa en la que las fuentes de luz estén totalmente justificadas (algo que ya está trabajado incluso en el guión) y que se caracteriza por un contraste fuerte.

También visualizo Sweet Home con la fisicidad de The Chaser (2008) o À l'intérieur (2007) en las que los efectos físicos están por encima de los digitales y eso aporta realismo y verosimilitud a lo que vemos en pantalla. Por último, y muy importante, el aspecto lúdico de Sweet Home está muy estudiado para que el ritmo no decaiga en ningún momento. Una vez que la película se pone en marcha ya no hay manera de pararla. En este sentido Sweet Home busca seguir los pasos de películas como The descent (2005), The Crazies (2009), [REC]2, Wolf Creek (2005) o Las colinas tienen ojos (2006).

Sweet Home será una película emocionante, a veces divertida (otras no tanto), sangrienta, agobiante, tensa, repleta de suspense… No te dejará levantarte de la butaca en ningún momento.