• Inicio Sugerir Modificar

Una paloma se posó en una rama y reflexionó...


Cartel de Una paloma se posó en una rama y reflexionó...

Tres encuentros con la muerte:

Un hombre fallece de un infarto debido a un intento algo demasiado enérgico para abrir una botella de vino mientras su mujer sigue preparando la cena en la cocina.

Una mujer mayor a punto de morir en un hospital agarra desesperadamente un bolso lleno de joyas mientras sus dos hijos intentan hacérselo soltar: "No puedes llevarte esto al cielo, mamá, allí te darán joyas nuevas…"

Un pasajero muere en la cafetería de un ferry justo después de haber pagado su bandeja de comida. La cajera pregunta: "¿Alguien quiere esto? Es gratis".

Sam y Jonathan, dos comerciales que venden artículos de fiesta, nos llevan por un recorrido caleidoscópico a través del destino del ser humano. Los dos forman una pareja sorprendente: venden grotescos artículos para fiestas y siempre están discutiendo. Sam, convencido de ser el cerebro de la organización, trata a su compañero con el más absoluto paternalismo. Jonathan es lento y flemático, cualquier cosa le hace feliz. Sam y Jonathan son dos personajes tan divertidos como graves, y nos acompañan durante una serie de momentos a cuál más sorprendente.

     Título original: En duva satt på en gren och funderade på tillvaron
     Año: 2014
     Duración: 100 min.
     Nacionalidad: Suecia, Alemania, Noruega
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 29/05/2015
     Calificación: Mayores de 12 años
     Distribuidora: Golem Distribucion, S.L.

 

Trailer:

Comentario

En la vida diaria no solemos pensar en las habitaciones o en el espacio que nos rodea, tanto si observamos como si nos observan, ya que estamos demasiado ocupados con nuestras tareas y pensamientos cotidianos. Pero cuando llega el momento de describir a un ser humano y su existencia, nos damos cuenta de la importancia del espacio. El espacio que le rodea describe su destino y su fortuna, su situación en la vida.

Uso el vocablo "habitación" en el sentido más amplio de la palabra, tal como se entiende en sueco; es decir, como espacio personal, con lo que puede existir tanto dentro como fuera de la casa. No podemos escapar de esa "habitación". Es posible escoger en qué habitación vivir y, hasta cierto punto, cambiarla de acuerdo con nuestras preferencias. Este espacio nos sigue y revela nuestras ambiciones. Pero en la mayoría de los casos, nos encontramos dentro de una habitación que no controlamos en absoluto. Casi nunca acabamos en un espacio por voluntad propia.

Nuestro ambiente, nuestra "habitación" indica nuestro lugar en la sociedad y en la historia; las condiciones de nuestra vida, de nuestra existencia. Es el resultado de un proceso histórico en el que la influencia de nuestra voluntad tiene menos importancia de lo que nos gusta pensar.

En fotografía, pintura, instalaciones, la comprensión del espacio siempre ha sido obvia, y también ha servido para que nazca una mezcla de disciplinas. El cine, sin embargo, hace tiempo que abandonó el espacio a favor de un narcisismo no-histórico y seudosocial. Por algo se sigue asociando el cine con una "factoría de sueños". El espacio define al hombre y revela los valores y condiciones de los sueños que tenemos. El espacio dice la verdad. No siempre lo vemos ni lo oímos; tradicionalmente, se ve y se oye aún menos en las películas.