• Inicio Sugerir Modificar

El virus del miedo


Cartel de El virus del miedo

El día que el grupo infantil de natación de la piscina municipal, empiezan a nadar sin burbuja, se acusa a uno de los monitores, Jordi, de dar un beso a un niño. Los padres reaccionan con inquietud. ¿Se trata de un gesto de ternura para calmar a un crio asustado o se oculta alguna otra cosa? Aflorarán interrogantes sobre los miedos contemporáneos, las relaciones humanas, los prejuicios y la confianza.

     Título original: El virus de la por
     Año: 2015
     Duración: 73 min.
     Nacionalidad: España
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 18/09/2015
     Distribuidora: Alfa Pictures

 

Comentario

Cuando, en el verano del 2012, descubrimos en la temporada del Grec El principi d'Arquimedes, el magnífico texto de Josep Maria Miró, en el que basamos estos Cuerpos Flotantes, me llamó la atención que un escritor, hablando del mismo en un periódico, afirmase: "la literatura es metáfora o no es nada". Para él "la historia plantea un dilema moral y no esconde una reflexión sobre la libertad, en la esfera privada e incluso en la íntima, que dice muchas cosas sobre las concesiones políticas de la sociedad de hoy". Es un muy buen punto de vista, que comparto, para analizar el significado de la narración.

El centro, la clave de toda la trama no es la sospecha, un tema recurrente que se ha utilizado mucho en la literatura y el cine, La calumnia o Duda son dos ejemplos que me vienen a la cabeza. Lo que hace interesante El virus del miedo, desde el punto de vista que comparto, es que "habla de la mirada, de la transformación social de la mirada, de como unos mismos hechos pueden ser interpretados de manera muy diferente hoy de como eran interpretados ayer. En un mundo cada vez más orgullosamente libre y democrático, donde el acceso a la información igualaría las posibilidades de todos, resulta que la mirada se ha teñido de miedo y detrás de este miedo se ha escapado la libertad real. Se habla de la renuncia a la libertad en favor de una supuesta seguridad. Y de esto, sí que se puede hacer una lectura política".

Cuatro miradas adultas que defienden cuatro posturas bien diversas. ¿Qué clase de sociedad deseamos? ¿El miedo de perder la seguridad genera violencia? ¿Cómo una duda sobre una acción cotidiana, aparentemente inocente, que no sabemos si se ha producido, se convierte en una paranoia, en una enfermiza psicosis social? ¿La sospecha ya es la condena? ¿Las nuevas formas de comunicación, las redes sociales, el facebook, muestran su perversidad como propagadoras de información sin verificación posible? ¿Las redes pueden convertirse en letales? ¿Donde nos conducirán los límites de la corrección política?