• Inicio Sugerir Modificar

Nadie quiere la noche


Cartel de Nadie quiere la noche

"Nadie quiere la noche" (Nobody wants the night) es la historia de una mujer de la alta sociedad americana, Josephine Peary, que en 1908 quiere reunirse con su marido, el explorador Robert Peary, y compartir con él el instante de gloria de descubrir el Polo Norte. Aunque todo el mundo y en especial Bram, un experimentado explorador, la previenen de los peligros que la acechan, Josephine Peary emprende la arriesgada aventura sin hacer caso a nadie, acompañada de Bram y dos esquimales. La película narra el viaje épico de esta mujer por el más inhóspito de los lugares del mundo, sus aventuras y su encuentro con una mujer inuit: Allaka, que va a cambiar sus rígidas ideas sobre el mundo y la vida para siempre. Josephine Peary debe enfrentarse a la muerte, al peligro y a sus propios fantasmas para poder sobrevivir en la noche ártica."Nadie quiere la noche" es una historia de aventuras, de descubrimiento, de dolor, de supervivencia y, por encima de todo, una increíble historia de amor.

     Título original: Nobody wants the night
     Año: 2015
     Duración: 113 min.
     Nacionalidad: España, Francia, Bulgaria
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 27/11/2015
     Calificación: Mayores de 12 años
     Distribuidora: Filmax Group - Telegroup

 

Trailer:

Comentario

El rodaje

Recuerdo frío. Recuerdo niebla. Recuerdo momentos de angustia cuando las dificultades crecían y el tiempo empeoraba y los perros de los trineos no obedecían ni a sus amos ni a nadie. Recuerdo momentos en que me preguntaba - después de catorce horas a la intemperie en medio de una ventisca gélida y a 8 grados bajo cero- por qué una tarde de hace más de cuatro años, cuando Andrés Santana me envió el guión de Miguel Barros "Nadie quiere la noche", me tiré de cabeza, absolutamente entusiasmada y sin pensar las enormes dificultades técnicas y logísticas que una aventura de estas características requiere. Lo cierto es que las pensé pero la belleza del guión, su absoluta originalidad, su decidida apuesta a contracorriente de casi todo hicieron que abrazara el proyecto con una pasión y entrega totales.

Flash-forward un año después, al recibir la llamada de Berlín invitándonos al Festival. Un Festival que ha supuesto todo para mí, que me ha hecho ser quien soy como cineasta. Y cuando la invitación se hizo para que "Nadie quiere la noche" fuera la película de inauguración, una oleada de emoción, nervios, miedo y alegría, todo mezclado.

Y la sensación de que el frío, el cansancio y los miles de problemas de esta increíble aventura han merecido la pena.

Juliette Binoche

Conocí a Juliette Binoche hace diez años, cuando un productor nos presentó en París con la idea de hacer una película que contaba la historia real de una actriz durante la segunda guerra mundial. Recuerdo como si fuera hoy mis nervios mientras la esperaba en un restaurante, y el silencio que se produjo en él cuando entró, despeinada, sin maquillar, con la cara roja de frío, sin prestar atención a los comensales embobados que dejaron los tenedores súbitamente en sus ensaladas de endivias para mirarla. La conversación fue estupenda, dijo que haría la película si yo la hacía . Yo salté de alegría y …. meses después el productor desapareció. Esas cosas pasan en el cine más a menudo de lo que se cree. Seguimos en contacto buscando una película que hacer juntas. La hemos hecho. Se llama "Nadie quiere la noche", y Juliette interpreta a la mujer de Robert E. Peary, el explorador que descubrió el Polo Norte en 1908. Mucha gente me pregunta cómo es trabajar con una actriz casi legendaria como es Juliette. Cómo es de verdad. Qué come. Cómo se viste. La fascinación que despierta se alimenta de un misterio que va más allá de los atormentados y fascinantes personajes que interpreta en la pantalla. Hay algo que está por encima de todo: es la actriz más currante y mejor preparada de la historia. En los cuatro meses entre la preparación y el rodaje no la he visto descansar un momento, literalmente. Tampoco he visto a nadie tan concentrado, tan apasionado, tan metido no sólo en el personaje sino en el mundo del personaje. Y estamos hablando de un rodaje a catorce grados bajo cero en la intemperie más brutal. Es valiente, arriesgada, apasionada y terriblemente inteligente. Es el mejor aliado imaginable con que un director puede contar. Es una máquina y su pasión se contagia a todos los miembros del equipo. Y cuando terminamos el rodaje, me dijo. "Ahora tenemos que hacer la película sobre la Segunda Guerra Mundial". Cuando quieras, Juliette!

Rinko Kikuchi

Es la segunda película que hago con Rinko. Cuando hicimos "Mapa de los sonidos de Tokyo", me prometí y le prometí que haríamos otra película juntas. Han pasado seis años y nuestras vidas se han ido cruzando en ciudades y rincones del mundo. Hemos pasado juntas momentos muy buenos y menos buenos. Ha estado ahí cuando la necesitaba y yo he estado ahí para ella. Nos hemos reído y hemos llorado. Confío ciegamente en ella y siento que ella confía en mí. Rinko es ahora parte de mi familia. Cuando leí el guión de "Nadie quiere la noche" supe que la única actriz que podía interpretar a Allaka era Rinko. Y no, no me ciega el cariño que le tengo. Porque soy totalmente consciente de que la capacidad de entrega de Rinko no tiene límites. Porque sé hasta qué punto puede abandonarse al personaje y crear una simbiosis con él. Porque tiene una carnalidad inocente y hermosa y salvaje y humana y etérea al mismo tiempo. Porque para mí, su rostro cruza fronteras y nacionalidades y trasciende . Aunque ha hecho grandes películas y ha estado nominada al Óscar, el mundo todavía tiene que descubrir lo inmenso de su talento. Ojalá lo hagan con la preciosa creación que del personaje de Allaka hace Rinko Kikuchi.