• Inicio Sugerir Modificar

Rock the Kasbah


Cartel de Rock the Kasbah

Un representante de rock en horas bajas apunta al único cliente que le queda a una gira de la USO (United Service Organizations) por Afganistán. Tras quedarse tirado en Kabul, sin un céntimo y sin pasaporte, descubre a una joven aldeana con una voz extraordinaria y decide representarla en la versión de la televisión afgana de "American Idol", el megapopular concurso "Afghan Star".

     Título original: Rock the Kasbah
     Año: 2015
     Duración: 106 min.
     Nacionalidad: EE.UU.
     Género: Comedia. Musical
     Fecha de estreno: 04/03/2016
     Distribuidora: Sony Pictures Releasing De España S.A

 

Trailer:

Comentario

Desde "El gran dictador", de Charlie Chaplin, a "M.A.S.H.", "Trampa 22", "El pelotón chiflado" e incluso "Good morning, Vietnam", del propio Barry Levinson, Hollywood siempre ha tendido a reservarse algunas de sus sátiras más geniales y su humor más mordaz para historias que tratan sobre el caos de la guerra. Siguiendo esa larga y venerada tradición, llega ahora ROCK THE KASBAH, una visión desternillantemente sesgada de una Afganistán asolada por la guerra, desde la insospechada perspectiva de Richie Lanz, un charlatán fracasado del mundo del espectáculo, que encuentra una última oportunidad de triunfar en la forma de una chica pastún, a la que descubre en una remota aldea y a la que asesora para que gane la versión afgana del popular concurso televisivo "American Idol".

La historia empezó con la determinación del guionista Mitch Glazer, hace más de seis años, de escribir un clásico de Bill Murray. Glazer trabajó con Murray en "Los fantasmas atacan al jefe", cuyo guion también había escrito. Los dos se hicieron muy amigos y a Glazer se le ocurrió la idea de Murray como la máxima expresión del pez fuera del agua: un representante de rock acabado que se lleva a su último cliente a Kabul para una gira de la USO y sobre la marcha se ve metido en camisa de once varas. "Me pareció como una versión de la guerra de Hunter Thompson", comenta Glazer. "Y mi sensación era que, históricamente, utilizar el humor para afrontar el absurdo de la guerra era una tradición inmemorial. ¿Y quién mejor que Bill Murray para hacer de guía por la locura del Kabul actual?".