• Inicio Sugerir Modificar

Nacida para ganar


Cartel de Nacida para ganar

Encarna es una chica de Móstoles, con gran corazón y grandes dotes para la venta directa, como muestra su trayectoria como dependienta de una colchonería. Su vida ha estado marcada por una desgraciada coincidencia. Aquella nochevieja de 1985 en la que el dúo cómico Martes y Trece popularizó el numerito de Encarna y la empanadilla, marcó su vida para siempre. Como si de una maldición se tratara, la coincidencia de su nombre y el de su localidad con la parodia televisiva, hizo que pasara a ser víctima de las mofas de todo el mundo el resto de su vida.

Ahora, convertida en mujer, necesita un cambio. La relación con su madre parece estancada por culpa de un secreto latente que ninguna se ha atrevido jamás sacar a la luz y que, pese a vivir juntas, las ha separado.

Un día irrumpe de nuevo en su vida María Dolores, la que fue su inseparable amiga de la adolescencia. Hacía años que le perdió la pista y se encuentra con una persona totalmente cambiada. Ha pasado de ser una drogadicta atraca gasolineras a flamante mujer de negocios. ¿Qué habrá sucedido en su vida para este cambio tan radical?

María Dolores acaba de regresar de Estados Unidos para difundir una novedosa y revolucionaria propuesta de negocio. Asegura ser una mujer de éxito, colmada de dinero y felicidad, gracias a su trabajo en SayLife Corporation, una compañía que ha sintetizado el principio activo de una planta rejuvenecedora única que promete revolucionar el planeta. Según cuenta, Encarna no sólo podrá hacerse millonaria en muy poco tiempo como comercial de esta empresa. Además, gracias a maravillosas técnicas de automotivación que activan el poder de la mente, todos sus deseos se materializarán. Convencida de estas promesas, Encarna no duda en meterse de lleno en la aventura.

     Título original: Nacida para ganar
     Año: 2016
     Duración: 90 min.
     Nacionalidad: España
     Género: Comedia.
     Fecha de estreno: 06/05/2016
     Calificación: Mayores de 7 años
     Distribuidora: Tornasol Films

 

Trailer:

Comentario

No me suele gustar mucho el cine que se toma demasiado en serio a sí mismo. Cualquier historia, por ligera que parezca, es una oportunidad para hablar de cosas importantes sin que lo parezca. ¿No es eso lo que hacen en cada capítulo de Los Simpson?

¿Somos víctimas de las circunstancias o víctimas de nosotros mismos? ¿Hasta qué punto somos únicos y auténticos o seres programados cuya personalidad puede cambiar? ¿Podemos modificar nuestra realidad convenciéndonos de que así debe ser, y materializar nuestros anhelos sólo con desearlo muy profundamente? Puede que sí o puede que no.

Hoy en día el mundo occidental parece que está sustituyendo las religiones por los manuales de autoayuda. Empeñados en hacernos creer que podemos modificar nuestras circunstancias, haciendo alarde de un falso positivismo que roza el autoengaño, en un absurdo afán de negar la realidad. La vida real, luego, va por otro lado.

Todo viene dado por el concepto erróneo, tan típico de la sociedad norteamericana, que se basa en la realización personal en función de lo que uno consiga a nivel material. Soy feliz en la medida que mis sueños se cumplen en contraste con que soy feliz con lo que hay, y mi realización no depende de las circunstancias externas. Puedo ser feliz en el cielo y en el infierno porque mi felicidad no depende de lo que me suceda, ya está ahí. Sí, sí. El viaje que hace Encarna la lleva, a través de una historia aparentemente trivial y sencilla, a plantearse, como aquel que dice, estas cuestiones tan trascendentales.

"Por mucho que nos empeñemos la vida es lo que es. Un tripi muy extraño que no podemos manejar. Se escapa a nuestro control. Nadie elige pasarlo mal, las cosas pasan y ya está. Unas veces sale mejor y otras no tanto". Es la conclusión a la que llega la protagonista.

La identidad es el principal tema de esta historia. La negación de lo que uno es a favor de ser lo que los demás quieren o esperan que seas. Negarte a ti mismo para conseguir un objetivo o simplemente ser aceptado. Encarna se avergüenza de sí misma por culpa de las burlas que le han acompañado siempre, y cree que puede ser otra persona. Deja atrás a la chica de Móstoles para convertirse en una "falsa" mujer de negocios, libre de su antigua forma de ser condicionada, convirtiéndose en alguien que realmente no es.

¿Quién es Encarna en realidad? La chica que sueña con que un día se ruede una película que escribe junto a su novio. Ésta situará a Móstoles en el lugar que históricamente le corresponde, gracias al papel que jugó en el levantamiento contra las tropas de Napoleón y no al sketch de Martes y Trece. Y sin duda es algo que, para contradecir la tesis de la película... consigue.

Estamos ante una comedia irónica, casi cruel. El cinismo se combina con cierto aire tierno y naif. Surrealista en ocasiones, pero actuada desde el realismo y la contención, para hacerla más surrealista si cabe. Mezcla géneros. Juega con la comedia, el drama, el musical, el costumbrismo cañí, el neorrealismo italiano. La ruptura de la cuarta pared mezclando personajes reales (Victoria Abril, Las Supremas de Móstoles) con personajes de ficción, le dan un aire de cine pop de los 70.

Móstoles como si fuera Detroit. Incluso cuenta con sus propias Supremas. La música Motown como referente para la banda sonora. Una "Dreamgrils", (Bill Condon, 2006) a la española. Muchas leyendas de conjuntos musicales hablan de un integrante que se quedó atrás, contemplando impotente la ascensión del grupo. The Supremes, historia que cuenta la citada película, las recientes Destiny's Child, fueron cuatro en un principio, los propios Martes y Trece, fueron tres antes que dos. Incluso hay quién dice que hubo un quinto Beatle.

Pero por encima de todas estas apreciaciones Nacida para ganar, es en realidad un cuento de hadas. Una niña/mujer como protagonista, una maldición, sobre ella y sobre su ciudad. Tres hadas madrinas. Un príncipe (que en realidad es un padre ausente proyectado en el amante que ya no es amante). Un conflicto materno filial (secretos que no salen a la luz). Un encantamiento (Saylife Corporatión y la consecuente negación de sí misma). Dos brujas disfrazadas de buenas intenciones. Dos ratoncitos cómplices, (AURORI es la voz de la conciencia), y un viaje iniciático, una aventura que implica un peligro que se supera para pasar de niña a mujer. De adolescente tardía y ensimismada, a mujer adulta y segura de sí misma.