• Inicio Sugerir Modificar

La bruja


Cartel de La bruja

Nueva Inglaterra, 1630. Ante la amenaza de ser repudiado por su iglesia, un granjero inglés decide abandonar el pueblo y establecerse en plena naturaleza con su esposa y cinco hijos, en medio de un inhóspito bosque donde habita algo maléfico y desconocido. Enseguida empiezan a pasar cosas extrañas: los animales se vuelven agresivos, la cosecha no prospera, uno de los niños desaparece mientras que otro parece estar poseído por un espíritu maléfico…

Las sospechas y la paranoia aumentan, y la familia acusa de brujería a Thomasin, la hija adolescente, algo que ella niega rotundamente. Las circunstancias empeoran, y la fe, lealtad y afecto de los miembros de la familia son puestos a prueba de manera inimaginable.

     Título original: The witch
     Año: 2015
     Duración: 90 min.
     Nacionalidad: EE.UU., Canadá
     Género: Terror.
     Fecha de estreno: 13/05/2016
     Calificación: Mayores de 16 años
     Distribuidora: Universal Pictures Spain S.L.

 

Trailer:

Comentario

El director y guionista Robert Eggers ofrece, en su primer largometraje, una visión diferente de la brujería al sumirse en las pesadillas de un pasado no tan lejano, cuando la gente, temerosa de Dios, creía en las brujas, mujeres regularmente perseguidas por practicar ritos de magia popular que amenazaban la hegemonía de la Iglesia, y que la vieja del pueblo mataba a los niños lactantes. LA BRUJA se centra en una familia puritana que vive aislada, y cuya fe y devoción se tambaleará cuando se enfrente al horror primigenio que vive en el bosque. La cinta está meticulosamente pensada para sorprender, además de rendir homenaje al cine a cualquier nivel de producción. Es el primer largometraje de Robert Eggers, ganador del Premio al Mejor Director en el Festival de Sundance 2015, una nueva voz en el género de terror que irrumpe con fuerza. LA BRUJA, una de las películas más aterradoras de los últimos años, inquieta y asusta. En palabras de su creador: "Hay muchos sustos en la película. Los sustos son necesarios en una película de terror, pero no plantean cosas terribles. El lado oscuro del ser humano siempre se codea con el lado más luminoso, y debemos examinarlo para entender mejor quiénes somos. Las historias de terror que nos tocan más profundamente son aquellas que nos enfrentan a las sombras de nuestra sociedad y también a nuestras sombras individuales".