• Inicio Sugerir Modificar

Summer Camp


Cartel de Summer Camp

En la búsqueda de diversión y nuevas experiencias, cuatro jóvenes se apuntan como monitores de un campamento. La noche anterior a la llegada de los niños y sin motivo aparente, comienzan a atacarse furiosamente entre ellos. Algo les convierte temporalmente en seres totalmente enloquecidos.

Empieza entonces un juego del gato y el ratón sin tregua, en el que tan pronto son cazadores como intercambian sus roles para ser cazados. Para sobrevivir sólo tendrán una opción: encontrar el origen de la infección que les permita acabar con la terrible pesadilla.

     Título original: Summer Camp
     Año: 2015
     Duración: 86 min.
     Nacionalidad: España, EE.UU.
     Género: Terror.
     Fecha de estreno: 10/06/2016
     Calificación: Mayores de 16 años
     Distribuidora: Filmax Group - Telegroup

 

Trailer:

Comentario

No es la primera vez que un campamento de verano se convierte en la localización central de una película de terror. De hecho ¿qué lugar mejor que lejos de casa, en un lugar aislado y en compañía de desconocidos (y donde no resulta una sacada de manga de guion que no haya cobertura móvil), para evocar nuestros miedos más innatos?

Junto con la guionista Danielle Schleif, quisimos partir de una localización muy conocida para el público de género, evocadora de sensaciones de terror, atmósferas y villanos concretos... para después sorprender con algo inesperado. Si es inevitable que Summer Camp nos traiga a la memoria títulos de los años setenta y ochenta que han llegado a crear una especie de saga dentro de los slashers, los verdaderos referentes de nuestra película residen posiblemente en otros títulos, como Evil Dead, [REC] o hasta Deliverance. Sin ponernos trascendentales, intentábamos aquí que la amenaza y el terror no viniesen por donde te lo esperas.

Summer Camp juega con un concepto simple: una lucha por la supervivencia en la que quien escapa y quien persigue se intercambian continuamente los papeles... sin tener el control sobre las reglas del juego. Quisimos relatar una cacería en la que cazadores y presas, buenos y villanos, protagonistas y antagonistas, cambian de rol más allá de sus intenciones y voluntades. Una especie de "escapa, caza, vuelve a escapar".

De hecho, un elemento que se ha revelado clave a la hora de convencer al equipo artístico ha sido precisamente el reto que cada actor tiene a la hora de interpretar dos roles dentro del mismo personaje, el de perseguidor y el de perseguido, pasando de intentar conseguir la empatía y simpatía del público, a tener que provocar odio y rechazo... y vuelta a empezar.

Con Pablo Rosso, director de fotografía, nos apuntamos al juego, experimentando y jugando con opciones de iluminación muy pocos convencionales en un bosque, alternando momentos muy sobrios y naturalistas a momentos de pura psicodelia.

Con Summer Camp intentamos ofrecer al público una película de terror adrenalínica, inesperada y gamberra. Sobre todo, gamberra.