• Inicio Sugerir Modificar

Todo saldrá bien


Cartel de Todo saldrá bien

Isabel vuelve a la casa familiar para reencontrarse con su hermana, Mercedes, y estar presente en la inminente muerte de su madre. Sin embargo, el anunciado fallecimiento no llega nunca y mientras esperan, resurgen las viejas alegrías y rencores que han marcado las vidas de estas tres mujeres.

     Título original: Todo saldrá bien
     Año: 2016
     Duración: 90 min.
     Nacionalidad: España
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 08/07/2016
     Calificación: Mayores de 16 años
     Distribuidora: Festival Films

 

Comentario

Esta película se estaba convirtiendo en una cuenta pendiente: la que iba a ser mi segunda película y eternamente pospuesta por otras historias de ficción (otras películas y series de televisión) iba día a día -lamentablemente para esta sociedad en que vivimos- ganando en actualidad. Ya no iba siendo una cuenta pendiente para mí, podría haber sido uno más de esos guiones que todos los que nos dedicamos a esa entelequia de escribir, acabamos dejando morir en los cajones. En realidad iba siendo una cuenta pendiente con el presente.

Me explico: el equipo con el que suelo trabajar y las dos actrices protagonistas, (habituales todos en trabajos que no considero míos sino de familia tras 12 años compartiendo rodajes) me instaban a realizar esta película porque cada día, cada año que pasaba, alguno de ellos me decía eso de "ahora hay que hacerla más que nunca".

Siempre he detestado el cine coyuntural, siempre he considerado que envejece mal, pero curiosamente mi primera película (en la que también estaban algunos de ellos) ya tiene doce años, en su momento no fue nada coyuntural y sin embargo, raro es el año desde hace ya esa docena que no se repone por televisión, la retoma un festival o me invitan a hablar de ella debido a que gana en actualidad.

Mi respuesta siempre es la misma y siempre es sincera: ojalá dejéis de invitarme a contar el porqué de esta historia... ojalá deje de ocurrir porque ya no sea actual. Sería un buen signo para todos.

Con esta película está ocurriendo eso por anticipado. Me refiero a antes de rodarla. Cuando hace doce años escribí un drama de suspense con la dependencia domiciliaria como motor de arranque jamás pensé que acabaría algo más de una década después, conservando su angustia, su suspense y ganado actualidad.

Y sobre todo ha sido una película libre. Hecha de un modo soñado. Entre un equipo de profesionales que aunque nos separamos para trabajar con otros, siempre nos volvemos a unir para hacer "nuestras películas", un grupo de locos que ya nos conocemos las costuras y que hemos compartido carretera, mesa y techo una vez más para dar forma a una historia ente todos.

Como dicen ellos: "una película necesaria".