• Inicio Sugerir Modificar

Los exámenes


Cartel de Los exámenes

Romeo Aldea (49), un médico que vive en un pequeño pueblo de montaña en Transilvania, ha educado a su hija Eliza con la idea de que, cuando cumpla 18 años, se vaya a estudiar al extranjero. Su plan está cerca de tener éxito: Eliza ha conseguido una beca para estudiar Psicología en Reino Unido. Solo tiene que pasar sus exámenes finales, un trámite para una buena estudiante como ella. El día previo a su primer examen escrito, un incidente pone en peligro los resultados de Eliza. Ahora Romeo tiene que tomar una decisión. Hay varias maneras de resolver el problema, pero ninguna de ellas respetando los principios que él, como padre, ha intentado trasmitir a su hija.

     Título original: Bacalaureat
     Año: 2016
     Duración: 128 min.
     Nacionalidad: Rumanía
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 25/11/2016
     Distribuidora: Vertigo Films

 

Trailer:

Comentario

¿QUÉ TIPO DE PERSONA ES ROMEO ALDEA?

Asumir que llega a los 50, para Romeo Aldea, sería bastante duro si no tuviera algunos de los compromisos con los que carga. Pero así son las cosas. Tal vez es como le criaron sus padres o como todo el mundo es a su alrededor. Tal vez es lo que los profesores le enseñaron; que este Romeo Aldea es lo que su mente, su alma y su corazón son capaces de hacer. Y una vez que asumió el primer compromiso, el segundo y el tercero llegaron con mayor facilidad. Primero aceptas lentamente la idea de que el compromiso es parte de la vida y que, después de todo, hay diferentes tipos de mentiras, diferentes tipos de compromiso y todo tipo de situaciones. Bueno, si el mundo hubiese sido justo, tú habrías sido justo, por lo que si todo el mundo a tu alrededor hubiese respetado la verdad y la ley, tu habrías hecho lo mismo. Pero por desgracia la vida no es así, y no quieres ser un tonto y un perdedor. En la vida, tienes que ser flexible: para navegar entre situaciones turbias, para decidir en cada caso, lo que está bien y lo que no, lo lejos que estás dispuesto a llegar, qué acciones son aceptables para ti y dónde están los límites. Y una vez tomas tu primera gran decisión, no hay vuelta atrás. No se puede pulsar el botón de volver a empezar de nuevo, este eres tú, tienes que seguir avanzando, para bien o para mal. Porque ahora hay complicidad entre tú y los que han sido testigos de tus acciones, los que te han ayudado. Ellos conocen tu secreto, ellos saben algo que va a estar escondido a partir de ahora, tal vez para siempre. Además, esta complicidad te hace prisionero de una red de conexiones, de comprensión, de reciprocidad, de culpa, de mentiras, una red que tendrás que arrastrar. No hay manera de escapar y no hay vuelta atrás, se convierte en una segunda naturaleza, parte de tu vida. De vez en cuando lo percibes, pero lo ignoras para poder seguir viviendo contigo mismo. Te dices: después de todo, las cosas no son tan dramáticas, no es el fin del mundo, no es como si hubiera matado a alguien, son cosas que pasan.