• Inicio Sugerir Modificar

Goodbye Berlín


Goodbye Berlín

Mientras su madre está en una clínica de rehabilitación y su padre en un "viaje de negocios", Maik, de 14 años, pasa las vacaciones estivales aburriéndose en casa de sus progenitores. Entonces aparece Tschick, un adolescente rebelde, inmigrante ruso y marginado. Decide robar un coche para alejarse de Berlín, y Maik se va con él. Aquí empieza una loca aventura y un verano que jamás olvidarán.

     Título original: Tschick
     Año: 2016
     Duración: 93 min.
     Nacionalidad: Alemania
     Género: Comedia. Drama
     Fecha de estreno: 19/05/2017
     Calificación: Mayores de 12 años

 

Comentario

"Lo primero es el olor a sangre y a café". Así empieza la segunda novela de Wolfgang Herrndorf. La historia, que cuenta la inesperada amistad entre un berlinés de catorce años al que sus compañeros de clase marginan y un emigrante ruso de la misma edad que deciden hacer el viaje de su vida en un Lada robado, se convirtió en un éxito inmediato cuando se publicó en 2010. Desde entonces se han vendido dos millones doscientos mil ejemplares de Goodbye Berlín, se ha publicado en 25 países y ha ganado numerosos premios. Al año de su publicación, se estrenó una adaptación teatral escrita por Robert Koall que obtuvo un éxito inmediato y se convirtió en la obra más interpretada en los escenarios alemanes en la temporada 2014-15.

Uno de los primeros lectores de la novela, Marco Mehlitz, de la productora berlinesa Lago Film, que ha sido coproductor de películas como Los renegados del diablo (2005), de Rob Zombie, y Un método peligroso (2011), de David Cronenberg, dice: "Mi librero me avisó de que acababa de publicarse una novela genial. La compré y me quedé alucinado con el idioma, las experiencias y los recuerdos que me traía. Le pasa lo mismo a cualquier persona que la lee. Supe inmediatamente que quería desarrollar el material".

Muchos productores y directores se interesaron por la novela, pero el autor no acababa de decidir a quién vender los derechos. Todo se complicó aún más cuando le diagnosticaron un tumor cerebral en febrero de 2010. "Quería que la novela se adaptara al cine, pero estaba demasiado enfermo para ocuparse del guion", explica Marco Mehlitz. "Después de su fallecimiento, volví a interesarme por los derechos y le sugerí a Lars Hubrich que se ocupara del guion. En ese momento no tenía ni idea que que Wolfgang Herrndorf ya había dicho a la editorial que su amigo debía ser el guionista".