• Inicio Sugerir Modificar

Selfie


Selfie

A un ministro del gobierno le acaba de detener la policía, imputado por corrupción, malversación de fondos públicos, blanqueo de capitales y otros dieciocho delitos económicos. Esta es la historia de su hijo Bosco.

Sus andanzas desde que es expulsado de su lujoso chalet en la Moraleja hasta que entra a "okupar" una casa en Lavapiés; sus angustias sentimentales desde que le deja su novia de dentadura perfecta y labio indolente hasta que le acepta una trabajadora social ciega, educadora en un colegio de discapacitados; sus miserias desde que le expulsan de su exclusivo máster de dirección de empresas hasta que pasea asustado por las calles de su nuevo barrio.

Si esta fuera una comedia romántica Bosco aprendería una lección, la vida le enseñaría algo... y al final, vería un rayo de luz y una esperanza de cambio. Encontraría a la mujer de su vida, mostraría empatía con los más desfavorecidos o estimularía su amor por los animales.

Lamentablemente, ésta no es una comedia romántica.

     Título original: Selfie
     Año: 2017
     Duración: 89 min.
     Nacionalidad: España
     Género: Comedia.
     Fecha de estreno: 23/06/2017
     Calificación: Mayores de 12 años

 

Comentario

¿Cómo se retrata España? ¿Quién ha capturado mejor nuestra esencia, nuestras costumbres, nuestros momentos históricos? Berlanga, Buñuel, Almodóvar... Y más allá, Valle-Inclán, Gutiérrez Solana, Goya, Cervantes... Todos, cada uno en lo suyo, han enseñado una España grotesca, absurda, imposible... y sin embargo, la más exacta.

Lo que yo pretendo con esta película es precisamente eso: retratar este momento de nuestra historia, de nuestra vida, de nuestras calles. El momento político y la crisis económica, las turbulencias sociales y sentimentales... pero algo tiene la realidad española que se escapa al retrato convencional, al análisis clásico. Vivimos en la exageración.

Nunca me ha interesado la parodia... seguramente porque no es posible parodiar una realidad tan mema, tan inconcebible. La ironía se queda corta, la farsa resulta flácida por innecesaria, el sarcasmo lo tiñe todo de un pesimismo que tampoco nos representa... al final nos queda el esperpento. Después de todo las máscaras esconden más verdad que los retratos; el humor descabellado es más preciso que un ensayo académico.

Por aquí nace la idea de esta película. O más bien: por aquí nace nuestro personaje; porque nuestra película es Bosco. Un chico de clase alta, producto de un entorno protector y confortable, que se ve expuesto a la intemperie económica. Un pijo descabellado, un cliché, un esperpento con el flequillo lacio y un jersey sobre los hombros. Un personaje absurdo.

Pero, de alguna manera, todos somos Bosco. Todos somos niños grandes a los que la crisis nos ha tirado de culo contra el suelo... Nos levantamos metiendo tripa y sonriendo, intentando aparentar cierta dignidad, queriendo tomarnos en serio a nosotros mismos... pero lo que tenemos en frente, lo que mejor nos retrata, es un espejo de feria.