• Inicio Sugerir Modificar

Insidious: La última llave


Cartel de Insidious: La última llave

La Dra. Elise Rainier, brillante parapsicóloga, afrontará su experiencia más aterradora y personal hasta la fecha, cuando los espíritus la acechen en la antigua casa de su familia.

     Título original: Insidious: The last key
     Año: 2017
     Duración: 103 min.
     Nacionalidad: EE.UU.
     Género: Terror. Intriga
     Fecha de estreno: 05/01/2018
     Calificación: Mayores de 16 años
     Distribuidora: Sony Pictures Releasing De España S.A

 

Comentario

INSIDIOUS: LA ÚLTIMA LLAVE nos lleva de vuelta a los comienzos de la franquicia de Insidious y a la infancia embrujada de Elise, en la que descubrió que tenía poderes sobrenaturales, sufrió terribles maltratos a manos de su padre y descubrió ese lugar de pura maldad conocido como el Más Allá.

"Se trata de una historia de origen", explica el productor Jason Blum. "Muestra cómo Elise se convirtió en quién es y cómo adquirió sus poderes especiales. Los 20 primeros minutos de INSIDIOUS: LA ÚLTIMA LLAVE se desarrollan en 1954, pero el resto de la película tiene lugar justo antes del comienzo de Insidious. Así que, en realidad, el orden cronológico sería INSIDIOUS: LA ÚLTIMA LLAVE, 'Insidious: Capítulo 3', 'Insidious' y luego 'Insidious: Capítulo 2'".

La popularidad de la franquicia siempre hizo que a Blum le interesara la posibilidad de producir una cuarta entrega de Insidious, pero la decisión también estaba en manos de sus creadores, James Wan y Leigh Whannell. "El proceso suele ser el siguiente", aporta Blum, "yo llamo a Leigh y le digo: 'Nos encantaría hacer otra'. Pero no obligo a la gente y no trataría con nadie más a menos que ellos mismos le dieran el visto bueno. Leigh tenía desde hace tiempo la idea de crear una película que girara en torno al personaje de Elise, y todos estábamos completamente decididos a hacerla".

"Hemos hecho muchas películas de miedo", prosigue Blum, "y lo más difícil de una película de miedo es que el actor que se comunique con los espectadores resulte creíble. Lo pongas como lo pongas, en cierto aspecto, no deja de ser que ellos digan: 'Los fantasmas son reales. Existen. Dan miedo'. Por bueno que sea el guion -bendito sea Leigh Whannell- cuesta decir esas líneas y que te las creas. Y a Lin se le da increíblemente bien decir cosas que no tienen ningún sentido y hacer que parezca que tengan perfecto sentido".