• Inicio Sugerir Modificar

La muerte de Stalin


Cartel de La muerte de Stalin

La noche del 2 de marzo de 1953 murió un hombre. Ese hombre es Josef Stalin, dictador, tirano, carnicero y Secretario General de la URSS. Y si juegas bien tus cartas bien, el puesto ahora puede ser tuyo.

Basada en una historia real, La muerte de Stalin es una sátira sobre los días previos al funeral del padre de la nación. Dos jornadas de duras peleas por el poder absoluto a través de manipulaciones y traiciones.

     Título original: The death of Stalin
     Año: 2017
     Duración: 106 min.
     Nacionalidad: Francia, Reino Unido
     Género: Comedia.
     Fecha de estreno: 09/03/2018
     Calificación: Mayores de 16 años
     Distribuidora: Avalon Productions S.L.

 

Comentario

Cuando Josef Stalin, el hombre que había gobernado la Unión Soviética durante 33 años, sufre un derrame el 2 de marzo de 1953, comienza una lucha encarnizada entre sus subordinados para hacerse con el liderazgo. Dos días de locura en los que un grupo de hombres adultos sobrepasan lo humanamente correcto para sumirse en el más profundo disparate. Esta increíble pero cierta historia sirvió de inspiración para las novelas gráficas The Death of Stalin , y su secuela Volume 2 – The Funeral , creadas por Nury y Thierry Robin. Los productores franceses Yann Zenou y Laurent Zeitoun compraron los derechos de estas publicaciones y tuvieron la brillante idea de presentar el proyecto de largometraje basado en ellas a Armando Iannucci. “Fue obvio para nosotros que él era el único capaz de manejar un tono tan particular”, comentó Yann Zenou. Para Iannucci, el reto era hacer creíble una película cómica en ese contexto y mostrar qué estaba pasando detrás de ese mundo tan oscuro. Cuando Iannucci comenzó a adaptar la novela gráfica se quedó atónito con los hechos ya que parecían demasiado excéntricos para ser reales. “Lo que me parecía increíble de la novela gráfica era que estaba basada en hecho reales. Por ejemplo, Stalin estuvo tumbado sobre un charco de orina porque sus propios guardas estaban demasiado asustados para entrar en la habitación. Eso fue verdad”, explica Iannucci. “Cuanto más investigaba sobre la historia, más ridículos eran los hechos. Creo que la comedia será más auténtica si puedes incluir hechos reales. Los espectadores piensan ´ojalá hubiese ocurrido así. Es una forma de acercarse al público”, comenta Iannucci.

El reto de los guionistas era encontrar el punto medio entre el humor absurdo y la brutalidad de una dictadura. Como relata Iannucci, “quería hacer una tragicomedia en la que tragedia y la comedia se fusionaran en las escenas (…) Estar tan estresado y asustado puede llegar a ser gracioso. La intención era crear una película divertida pero que no desconcertase”. “Todos los personajes son crueles y despiadados pero te llegas a encariñar con algunos”, afirma el director. “Quería que la audiencia recordara que las acciones y decisiones de los personajes tuvieron consecuencias devastadoras para el pueblo. Sabía que debíamos tener un respeto enorme por el hecho de que millones de personas murieron o desaparecieron y eso es algo que no puedes eludir o explicar en un chiste; debes deliberar mucho y reconocer todas esas capas de la película” explicar Iannucci.