• Inicio Sugerir Modificar

El corral: Una fiesta muy bestia


Cartel de El corral: Una fiesta muy bestia

En la granja, el granjero está convencido de que está al mando, que vigila y protege a los animales. Pero en cuanto desaparece, la oveja que hace de centinela grita: "¡Ya se ha ido!" y todos los animales empiezan a andar a dos patas, hablan, miran la tele y se gastan bromas de mal gusto.

Para la vaca Otis, las bromas son lo más importante. Él y sus mejores amigos, el ratón Pipo, el hurón Freddy y el cerdo Guarri, son bromistas de primera y siempre están dispuestos a pasarlo bien. Otis rehúsa crecer, lo que no le impide en absoluto ser muy feliz.

Ben, el padre de Otis, es el encargado de asegurarse de que la granja funcione a la perfección. Cada mañana reúne a todos los animales para hablar de las tareas cotidianas y recordarles que sus grandes enemigos, los coyotes, siempre están cerca. Ben es muy responsable y se toma muy en serio: "Mientras esté vivo", dice siempre, "ningún animal será atacado dentro de la valla". Su mayor deseo es que Otis ocupe su puesto.

Pero, por desgracia para Ben, Otis solo parece vivir cuando llega el atardecer. En cuanto el granjero apaga la luz, el corral se transforma en una auténtica fiesta. Y esta noche hay una recién llegada, Daisy, una bonita y joven vaca. Otis no pierde el tiempo y ella se siente atraída por el simpático ternero.

Mientras tanto, Ben está fuera, patrullando el perímetro, protegiendo la granja contra los coyotes. Cuando Otis le explica a su padre que montar la guardia "no le va", Ben le contesta: "Otis, un hombre se defiende a sí mismo, un hombre de pro defiende a los demás".

Pero Ben envejece y no puede seguir al mando. Otis intenta mantener el orden, pero liderar no es lo suyo. La locura es total y el granjero no tarda en darse cuenta de que pasa algo y descubre el secreto de los animales. Peor aún, los malévolos coyotes descubren que no les costará mucho hacerse con la granja.

     Título original: Barnyard: The original party animals
     Año: 2006
     Duración: 90 min.
     Nacionalidad: EE.UU.
     Género: Animación.
     Fecha de estreno: 27/10/2006
     Calificación: Todos los públicos
     Distribuidora: United International Pictures

 

Comentario

Cuando Nickelodeon empezó a buscar una continuación para la película de animación Jimmy Neutron: el niño inventor, nominada por la Academia, bastó con mirar el tablón de anuncios de Steve Oedekerk para descubrir la lista de personajes de EL CORRAL - UNA FIESTA MUY BESTIA. "Los personajes eran irreverentes, divertidos, pero también eran capaces de contar una historia acerca de la familia y de la inmadurez", dice Julia Pistor, vicepresidenta ejecutiva de Nick Movies. "Estábamos convencidos de que eran perfectos".

Nickelodeon, que tiene una larga experiencia en la animación en la gran y pequeña pantalla, contrató al estudio de Steve Oedekerk, Omation Studios, para la producción de la película, usando una vez más el modelo de producción de las dos entregas de Rugrats, de Bob Esponja: la película y de Jimmy Neutron: el niño inventor, con acceso a lo último en tecnología punta de animación y asegurándose de que la visión del creador de la película se quede intacta. Ha demostrado ser un modelo eficiente para producir películas de animación y otros estudios empiezan a imitarlo.

La idea de EL CORRAL - UNA FIESTA MUY BESTIA surgió hace casi dos décadas, mucho antes de que Steve Oedekerk se hiciera famoso. "Estaba en casa de un amigo y su perro me miraba", recuerda el director. "Me movía, pero seguía mirándome. Imaginé que salía de la habitación y que el perro se alzaba sobre sus patas traseras y decía: 'Vaya, ya era hora de que se fuera ese pelma'. Se acercaba al gato y empezaban a jugar al póquer. Era una idea graciosa y se me quedó grabada. Al cabo de un tiempo pensé. 'Podría ser una buena película'".

Pasaron los años y Steve Oedekerk se convirtió en uno de los guionistas de más éxito de Hollywood y empezó a dirigir películas que fueron auténticos éxitos de taquilla. Pero nunca olvidó ese mundo imaginario de los animales. Un buen día, por casualidad, vio a uno de los personajes. Fue en una galería de arte de Laguna Beach, California. Entró y se encontró con una escultura de tamaño natural de una vaca sobre dos patas. "Era de tamaño natural", recuerda, "más grande que yo". Se quedó bastante asombrado viendo una imagen que sólo había existido en su cabeza y la compró inmediatamente.

EL CORRAL - UNA FIESTA MUY BESTIA no es la primera película de animación en la que trabaja Steve Oedekerk. Fue el creador y el productor ejecutivo de Santa vs. the Snowman 3D, además de producir y ser el coguionista de Jimmy Neutron: el niño inventor, nominada a un Oscar a la Mejor Película de Animación. Pero EL CORRAL - UNA FIESTA MUY BESTIA es el primer largo de animación que dirige.

"Dirigir a actores es muy diferente, el momento es importante", dice el director. "Se rueda, se consigue la toma, se monta y tenemos un minuto de película. Pero cuando se trata del género de animación, ese minuto se construye durante meses, en algunos casos, años. Nueve meses antes de rodar la toma, el equipo de animadores se preocupa de si el personaje no debería arquear la ceja un poquito más. Dirigir una película de animación es el entusiasmo de crear cada detalle de la película y el horror de crearlo absolutamente todo. Hay un sinfín de posibilidades creativas, desde el aspecto de los árboles hasta las nubes. Es genial porque es posible crear todo el decorado de la escena, el momento emocional".

El núcleo de la película está basado en esos momentos emocionales. "Cuando Otis era pequeño, Ben le protegió. Al final de la película, Otis acaba haciendo lo mismo con un ternero", dice Steve Oedekerk. "Me llega al alma porque mi hermana y yo somos adoptados. Quería demostrar lo genial que es la adopción".

En una película rebosante de humor estrafalario y bromas surrealistas, la escena favorita del director es cuando Ben y Otis, padre e hijo, charlan relajados en una colina verde. "Sí", reconoce el director, "soy un blando".

Y añade: "La película tiene de todo, es divertida, seria, conmovedora. El malo es un malo de verdad, de esos que dan miedo. Es una historia con una profundidad para adultos. Además de los animales que siempre están de fiesta, la película también tiene una trama, es la historia de un chico, de su padre, de la familia y de si ese chico será capaz de ser responsable o seguirá siendo un atolondrado toda su vida. Ahora que lo pienso, se parece bastante a mí".

LOS PERSONAJES

El personaje principal es la vaca Otis, un loco decidido a pasarlo bien que hace todo lo que hacen los humanos, desde montarse en un coche a ver la tele, y que no para de gastar bromas pesadas al granjero. Es rebelde, inmaduro, no tiene ningún sentido de la responsabilidad, pero, ¿para qué lo necesita si se pasa la vida cantando y bailando?

Desde un principio, Steve Oedekerk quería que Kevin James diera vida a Otis. "Cuando le vi en 'El rey de Queens' supe que sería una estrella", dice el director. "Lo que más me gusta de Kevin es que tiene un toque a lo Jackie Gleason, es muy gracioso cuando se siente frustrado. Otis no tiene más remedio que hacer muchas cosas que no le gustan. Su padre siempre le da tareas. Era esencial sacar el lado cómico de la frustración del personaje y Kevin es perfecto para eso".

"Soy un fan absoluto de Steve Oedekerk", dice Kevin James. "Ha escrito guiones muy divertidos, como el de Ace Ventura: operación África. Además, me apetecía prestar mi voz a un personaje animado, no lo había hecho antes".

Al actor no sólo le atraía el peculiar estilo de comedia que se ha convertido en la firma de Steve Oedekerk, sino los sentimientos que contenía el papel. "La película es una broma continua. Las vacas se reúnen y hacen locuras, pero también llega el momento en que deben aceptar responsabilidades y ser hombres... O vacas, lo que sea".

Kevin James se metió de lleno en el papel. "Soy una vaca de método", dice. "Rumio durante horas antes de la sesión de grabación".

Para el papel de Daisy, la vaca sensible y cariñosa que aporta a Otis la confianza e inspiración necesarias para convertirse en el líder la granja, el director escogió a su amiga Courteney Cox, conocida por su papel en la famosa serie "Friends". "Para el papel de Daisy, quería a una actriz que enamorara a los espectadores inmediatamente, y Courteney es capaz de hacerlo. Daisy es la típica chica de la casa de al lado, auténtica, dulce, buena", dice Steve Oedekerk. "A veces es difícil interpretar a alguien realmente bondadoso. Para darle cuerpo, hay que llegar a zonas muy vulnerables; Courteney es impresionante".

"Steve es un gran amigo. Tiene mucho talento y estaba entusiasmada con la idea de hacer la película", dice la actriz. "Para Steve, esto es real. Escribe acerca de lo que ven y viven los chicos; no es un mundo imaginario, es real".

Y añade, hablando de su papel: "Es un dulce. Daisy es adorable. Soy más bien sarcástica, por eso me interesó".

Wanda Sykes interpreta a Bessy, la mejor amiga de Daisy, una vaca práctica que no se muerde la lengua. "Bessy sabe lo que quiere", dice la actriz. "Dice lo que piensa, pero a pesar de una apariencia dura, tiene un gran corazón. Protege a Daisy; se asegura de que no vaya con el grupo equivocado".

"Wanda es una máquina de la comedia", dice el director. "Si tiene una frase divertida, la multiplica por diez. Y si la frase no tiene gracia, sabe sacarle jugo. Estoy convencido de que puede hacer lo que quiere".

El conocido actor Sam Elliott es Ben, el respetado y organizado líder del corral, y también el cariñoso y preocupado padre de Otis. Es responsable, vigila la granja mientras su hijo se divierte. Quiere a Otis tal como es, pero le gustaría que madurara un poco.

Steve Oedekerk dice, hablando de Sam Elliott: "Hay una escena en la que Ben pilla al coyote Dax robando una gallina y sólo dice: 'Deja la gallina, Dax'. Todos nos quedamos de piedra cuando lo dijo Sam. Es un actor y una persona asombrosa".

Según el director, el mulo Miles es "el alma de la granja. Miles es quien guía a Otis cuando Ben ya no está. Es la voz de la sabiduría. Tiene mucha experiencia y sabe más que los otros, pero no le importa ir de fiesta cuando toca".

"Danny Glover siempre fue mi primera elección para Miles", sigue diciendo el director. "Ya le oía cuando escribía el guión. No le costó ningún esfuerzo hacer exactamente lo que yo había imaginado para el personaje. Encajó perfectamente con lo que había escrito".

Andie MacDowell es Pita, la matriarca de las gallinas. Ella manda en el gallinero, sabe mucho, cuida de los polluelos y les pone en el buen camino. Gracias a su intuición es la primera en darse cuenta de que Otis tiene problemas, pero no lo dice porque sabe que debe solucionarlo solo.

"Me encanta la voz de Andie", dice Steve Oedekerk. "Es auténtica. Es muy agradable escucharla".

Una de las cosas que atrajo a la actriz fue la oportunidad de complacer a sus hijos. "Mis hijos estarán encantados de ver una película de animación en la que su madre hace de gallina", dice. "Me tratan de madre gallina en casa, les parecerá tremendamente divertido".

La actriz abandonó su acento sureño para el papel. "Quería parecerme a la típica madre gallina de cuento", dice. "Fue natural, no me parecía que debía poner acento sureño".

Los mejores amigos de Otis compiten con él para ver quién gasta la mejor broma, hace la mayor tontería o se divierte más. El ratón Pipo (Jeff Garcia) es el diminuto y mejor amigo de Otis. A pesar de su tamaño, tiene opiniones muy particulares y, pase lo que pase, no se las calla. El neurótico hurón Freddy (Cam Clarke) no es el más listo del corral, pero tiene una excusa: intenta desesperadamente reprimir sus instintos y no comerse a su gran amigo el gallo Pico (Rob Paulsen). Pico es tranquilo, sereno, generoso. No encaja con sus alocados amigos. El último miembro del quinteto es el cerdo Guarri (Tino Insana). Guarri sólo tiene un deseo, pasarlo bien y revolcarse en el barro. Para él, lo mejor del mundo es saber que es un cerdo y que puede comportarse como tal. Es el animal que mejor encaja en la granja.

Pero el animal más misterioso de todo el corral es Loco Mike. Si suena música, pierde el control, tiene que bailar. Es un genuino amante de la diversión. Una maraña de pelos, brazos, piernas... "No se sabe muy bien qué tipo animal es Loco Mike", dice Steve Oedekerk. "De eso se trataba. Ahora mismo soy el único que lo sabe. Habrá que esperar a la serie "El corral - Una fiesta muy bestia" que emitirá Nickelodeon para enterarse. Es el punto más débil de Otis. Cuando Loco Mike empieza a bailar, Otis no puede reprimirse, tiene que moverse con él".

Para la voz de un personaje especialmente desagradable, un mocoso malhumorado y chismoso llamado Snotty Boy, el director no buscó lejos: él mismo lo interpretó (y a otros personajes).

"Sí", reconoce con una sonrisa. "Tratándose de Snotty Boy, la pregunta era '¿Quién puede ser tan molesto?'. Me di cuenta de que nadie era tan odioso y tuve que hacerlo yo mismo. En esas estamos".

ACERCA DE LA PRODUCCION

Una vez grabadas las voces, empezó el proceso de animación. Aunque es una película de animación por ordenador, el principio se parece mucho a la animación convencional en 2D; los personajes y los storyboard se dibujan a mano. A continuación se rueda el storyboard y se encaja con las voces grabadas para obtener una idea aproximada de cómo será la secuencia. El director explica: "Los dos elementos - los dibujos creados por grandes dibujantes de storyboard y las voces - aún no están unidos, pero sirven de guía para que los animadores empiecen a construir los movimientos".

A veces se rueda a los actores en la cabina de grabación para que los animadores se basen en su expresión y gestos para los personajes animados. Otras, los animadores se filman a sí mismos.

"Todos los animadores son actores", dice el supervisor de animación T.J. Sullivan. "Pensamos en una toma, escuchamos las voces y lo dibujamos para hacernos una idea antes de animarla. Si somos capaces de interpretarla, lo hacemos delante de una cámara de vídeo".

Todd Grimes, también supervisor de animación, dice: "A veces descubrimos cosas en nuestras propias expresiones, pequeñas sutilezas que añadimos a la animación".

La interpretación es esencial en la animación. Hasta tal punto que David Andrews, supervisor jefe de animación, considera que su trabajo consiste "sobre todo en ser profesor de interpretación de los animadores. Muchos eran muy jóvenes, acababan de terminar sus estudios. Les enseñé a interpretar para que supieran qué expresiones escoger para los personajes. También había mujeres en el equipo; nos ayudó mucho para los personajes femeninos. Luego había hombres interpretando a mujeres. Era muy gracioso y encajaba con la visión que tenía Steve O de sus personajes".

Fue problemático crear a los personajes. Para empezar, los animales de cuatro patas no están diseñados para andar con dos. "Andan de puntillas porque son vacas", dice David Andrews. "El talón de una vaca o de un perro nunca toca el suelo. Lo difícil es conseguir que el peso esté equilibrado en un personaje tan grande. Al estar en un mundo tridimensional, parecen más redondos. La comedia permite grandes libertades, se pueden romper las leyes de la física, pero hay que hacerlo con cuidado".

Un gran número de personajes fue transformado durante el proceso. Por ejemplo, Otis, en su viaje desde la galería de arte hasta convertirse en el personaje de la película pasó por muchos cambios sutiles.

"Otis debía ser perfecto", dice David Andrews. "Nos llevó cierto tiempo conseguirlo. ¿Debía llevar cresta o el pelo liso? ¿Debía tener los orificios nasales hundidos? ¿Cómo era el contorno de su cuerpo desde las costillas a las caderas?"

Dimitri Joannides, el jefe del departamento artístico de desarrollo, dice: "Siempre hay muchas versiones. No hay más que ver las manchas de Otis. Antes de conseguirlas, probamos entre treinta y cuarenta combinaciones. Recuerdo estar delante de una mesa con Steve una noche, ya era muy tarde, probando todas las combinaciones".

"Hace falta probar diferentes combinaciones para encontrar la correcta", dice T.J. Sullivan. "Es algo impredecible. Se prueba una cosa, otra, hablamos, y de pronto lo encontramos".

Otro personaje difícil era Loco Mike. "Steve tenía claro lo que quería, pero no fue fácil plasmarlo", dice T.J. Sullivan.

"Loco Mike es un poco como nuestro Yoda", añade Dimitri Joannides. "Para La guerra de las galaxias se probaron al menos treinta versiones de Yoda. No nos hemos quedado atrás. Empezamos con los dibujos de Steve - los he guardado todos. Podía ser muchas cosas, anfibio, con piel, con pelo... Al final lo conseguimos y es genial, está loco".

Todd Grimes añade: "Steve quería una película donde se vieran muchos animales en una granja. No quería que nos quedásemos cortos con los personajes". Y así fue. En la película salen unos 180 personajes.

Hay muy pocas escenas en las que sólo aparecen uno o dos animales. "Siempre hay alguien más en las tomas", dice David Andrews. "Por ejemplo, el ratón Pipo viaja en el hombro de Otis. Es muy gracioso verlos juntos. Los amigos de Otis casi siempre están con ellos". En algunas escenas, como la de la "disco" en el corral, casi todos los personajes están en la pantalla.

Parece simple, pero en la práctica el equipo técnico tuvo que esforzarse mucho para conseguirlo. Según Jason Barlow, supervisor técnico, su equipo estaba asombrado por "el número de personajes que había que animar cada día. Y no hablemos del pelo. Más de 120 personajes tienen pelo, rabo o crin; todos los ejemplos de pelo habido y por haber".

Una vez terminada la animación, empieza el proceso de iluminación. Podría pensarse que la iluminación forma parte del proceso de diseño, como ocurre en un cuadro o en la animación en 2D. Pero Connon Carey, supervisor intermedio de iluminación, dice que iluminar una película de animación es como hacerlo en una película con actores: "Es un decorado virtual y se ilumina como un decorado real. Se usan los mismos principios de iluminación. Si se ilumina algo de frente, la escena parecerá menos profunda que si se ilumina ligeramente de lado.

Una vez terminada la animación y el rodaje, llega el momento de ocuparse de la banda sonora. Además de la partitura compuesta por John Debney, la mayoría de las canciones fueron escogidas por Steve Oedekerk muy al principio del proceso. "Es genial, escogió temas muy eclécticos", dice el productor ejecutivo Aaron Parry. "Desde Aerosmith, pasando por North Mississippi All Stars a Peter Gabriel. No es habitual encontrar una banda sonora que realmente sirva de apoyo a la acción en pantalla y que ayude al espectador a meterse más en la escena. Además, nuestra intención era que el público tuviera la sensación de estar en una fiesta".

Mucha gente se sorprenderá al oír la versión de "Won't Back Down" (compuesta por Tom Petty y Jeffrey Lyne) cantada por Sam Elliott. "Queríamos la canción porque era perfecta para describir el carácter de Ben", dice el productor. "Dije que me encantaría que la cantara Sam y todos me preguntaron: 'Pero, ¿sabe cantar?' Y contesté: 'Bueno, eso espero, vamos a preguntárselo'. Llegó Sam y nos dejó atónitos. Tengo la impresión de que era su secreto mejor guardado".

"La música es la base del corral", dice Steve Oedekerk. "No es una película musical, pero quería que los animales tocaran y cantaran. Me recuerda a los dibujos animados de Merrie Melodies y de Silly Symphony. Siempre me gustaron y quería hacerles un homenaje".

CANAL COMPRAS