• Inicio Sugerir Modificar

Trastorno


Cartel de Trastorno

Natalia lo tiene todo: un buen marido, un buen trabajo, y, lo más importante, un hijo en camino. Después de mucho tiempo sin verse, decide reencontrarse con su hermana Elena, a quien las cosas no le van igual de bien. El mayor deseo de Elena es ser madre, y aún no ha conseguido quedarse embarazada.

Sorprendentemente, durante el fin de semana que pasan juntas en casa de Natalia con sus respectivas parejas, Elena descubre que por fin está encinta. Una noticia que los llena a todos de alegría. Sin embargo, esta aparente felicidad comienza a verse afectada por juegos de celos, manipulaciones y engaños por parte de Elena. Se desata entonces una lucha a muerte dominada por la obsesión y los recuerdos del pasado.

     Título original: Trastorno
     Año: 2006
     Duración: 99 min.
     Nacionalidad: España
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 17/11/2006
     Calificación: Mayores de 13 años
     Distribuidora: Deaplaneta S.L.

 

Comentario

Me ofrece Pau Calpe un guión.

Me plantea dirigir la película.

Me convence su pasión por el cine.

Y es que, básicamente, me entiendo con cinéfilos. Porque antes que cineasta soy espectador. Mejor la butaca de cine que la silla con tu nombre en el respaldo. Como decía Borges: "Que otros se jacten de las páginas que han escrito; a mí me enorgullecen las que he leído."

Es muy generalizada la tendencia europea a despreciar el encargo. Yo, sin embargo, me congratulo de haberlo hecho. He aprendido que las diferencias entre un proyecto personal y un encargo no existen si los asumes con la misma intensidad.

A fin de cuentas, el encargo siempre es una pieza personal: la haces tú, otro la haría diferente. Y ahí está Repulsión, hermana mayor de Trastorno en muchos aspectos. El mejor Polanski resulta ser un encargo. Un canje para poder hacer Cul-de-sac.

Pau ha sabido dejarme espacio. ¡Y tanto! ¡3.000 m2 de casa!

Me dijo: hazlo tuyo. Y eso es lo que he hecho. Un poco más Baby Jane. Un poco más Repulsión. Un poco más Cría Cuervos. A cambio, siempre he sido consecuente con la naturaleza del proyecto. ¡Y qué difícil es ser fiel a un género! Hay que estudiar sus fronteras, conocer sus gentes, entender la razón de nuestras preferencias... Ser muy espectador.

Acertar en un encargo es doblemente satisfactorio: te gusta a ti y le gusta a quien te lo pidió. Al menos ya hay dos opiniones favorables, que con los tiempos que corren... ya es casi un taquillazo.