• Inicio Sugerir Modificar

Los Borgia


Cartel de Los Borgia

Juan, César y Jofré, los tres hijos de Rodrigo Borgia, se dirigen al Vaticano, donde se está celebrando el cónclave para elegir nuevo Papa. Allí se enteran de que su padre, Rodrigo Borgia, acaba de ser elegido pontífice con el nombre de Alejandro VI.

El nuevo Papa sueña con aumentar los territorios del Vaticano de todas las formas posibles. Para ello nombra Capitán de sus ejércitos a Juan, su hijo mayor, y lo casa con María Enríquez, una noble dama española. A su hijo segundo, César, lo nombra Cardenal, y para su única hija, Lucrecia, acuerda el matrimonio con Juan Sforza. Finalmente obliga a Jofré, su hijo pequeño, a casarse con Sancha de Aragón. Pero César quiere ocupar el lugar de su hermano Juan y controlar el ejército. Entre los dos comienza una gran rivalidad. Una noche, los hermanos regresan de una fiesta y Juan se despide de ellos. Al día siguiente, encuentran su cadáver en el río. El dolor de Alejandro es inmenso: es su hijo preferido.

Con la muerte de Juan, César deja los hábitos y es nombrado Capitán de los ejércitos. Al frente de ellos conquista los territorios vecinos y, así, se extienden las fronteras del Vaticano. Los sueños de Alejandro VI para iniciar una dinastía han comenzado a cumplirse. Pero los enemigos de los Borgia han ido aumentando con el paso del tiempo. Las antiguas rivalidades germinan convertidas en oscuras tramas que van a poner en peligro la hegemonía de la familia en Roma.

     Título original: Los Borgia
     Año: 2006
     Duración: 120 min.
     Nacionalidad: España
     Género: Drama. Biografía
     Fecha de estreno: 06/10/2006
     Calificación: Mayores de 13 años
     Distribuidora: Deaplaneta S.L.

 
Nominaciones:
Goya. Mejor dirección de producción 2007
Goya. Mejor montaje 2007
Goya. Mejor dirección artística 2007
Goya. Mejor diseño de vestuario 2007

Comentario

Apasionante.-

Con este adjetivo calificaría la experiencia que para mí ha supuesto realizar una película como Los Borgia. Algo que nunca había previsto en mi filmografía; una película de época, de gran presupuesto y disponiendo de unos medios humanos y técnicos poco frecuentes en el cine en el que habitualmente he desarrollado mi profesión, que alguien podría calificar de intimista y de autor.

Cuando Tedy Villalba me ofreció el proyecto, mi conocimiento de los Borgia se limitaba a esa leyenda negra que pesaba sobre la familia que había intentado cambiar el destino de la Iglesia Católica durante el papado de Alejandro VI. Envenenamientos, incestos, despotismo, crueldad y muerte. Al leer el guión de Piero Bodrato y en las posteriores lecturas sobre publicaciones acerca de la familia originaria de Valencia, descubrí el enorme potencial cinematográfico y humano de aquellos seres que en el cenit de su vida habían conseguido poseer lo que cualquier gobernante habría deseado. Rey de reyes, así era y se comportaba Rodrigo Borgia desde el trono del hombre más poderoso de la época; porque tal vez su reino nunca llegó a abarcar toda Italia -una de sus pretensiones- pero su poder espiritual como cabeza visible del cristianismo le otorgaba una influencia y preponderancia superior a la de cualquier monarca de la época.

Objetivo.-

Ser objetivo. En la medida de lo posible había que mostrar al espectador la realidad de la historia de los Borgia; abandonar cualquier especulación; tampoco hacía falta, en doce años de historia, Rodrigo y sus hijos Juan, César, Lucrecia y Jofré, contenían tantas tramas argumentales que el problema sería el contrario: ¡qué elegir!. La respuesta a tal pregunta surgió de inmediato: la familia. El motivo y la regla para todo. Familia. Parecía evidente que la venganza, el crimen, la política, el poder, estaban al servicio de algo mucho más atractivo: Las pulsiones emocionales que los motivaban.

El equipo.-

Siempre he sido un defensor de la autoría del equipo en cualquier película, en las mías, más; y Los Borgia es el perfecto ejemplo. Con el apoyo incondicional de Antena 3 y Ensueño Films, conseguimos tener durante todo el proceso un equipo entusiasta, entregado y de un nivel altísimo. El reto era llevar al espectador al año 1.492, como en una máquina del tiempo. No sólo el protocolo, la moral, las formas, el decorado o el vestuario, sino que también la luz, el sonido, hasta el olor, si lo hubiera, pertenecían a un mundo que ya ha desaparecido y que teníamos que reinventar. Así, Stilde Ambruzzi en la dirección de arte, Luciano Capozzi en el vestuario, Javier Salmones en la fotografía tuvieron la misión de componer el escenario. Para movernos en él, yo precisaba una cámara que pudiera narrar la grandeza y miseria de los poderosos, aquellos decorados naturales donde había sucedido realmente la historia requerían de la minuciosidad y equilibrio estético; David Acereto, segundo operador de mis últimas películas era el hombre ideal para volar sobre sus cabezas, espiar sus intimidades, engrandecer sus ceremonias; Junto Ricardo Morgadas en el foco, mis ojos, y por lo tanto los de los espectadores estarían allí, dentro de la historia. Y el resultado empezó a surgir desde el primer día de rodaje.

El reparto.-

Desde mi primer cortometraje supe que si contaba con buenos actores me garantizaba en un alto porcentaje la calidad de la película. Y resultó que los productores pensaban exactamente igual. De ahí que haya disfrutado de este excepcional elenco. No voy a describir qué opino de cada uno de ellos, porque suman 92; ni siquiera de los protagonistas; es algo que no necesita comentario; véanlo. Resumirlo puedo, en una sola frase: Estoy seguro de que fueron así; con sus caras, sus voces, sus miradas, sus movimientos y sus emociones. Yo tenía la sensación constante de que me había colado en sus vidas. Qué vértigo, qué viaje tan fascinante.

El cine.-

Cuando un director termina el rodaje tiene la sensación de que se lleva los elementos precisos para hacer una película que todavía no lo es. Será en el montaje, en la mezcla final, donde adquirirá la forma que hará de ella una buena o mala película. Iván Aledo en el montaje, Juan Ferro en el sonido y Angel Illarramendi en la música son los encargados de conseguirlo. A todos los avala su currículo; para mí dirigirles sólo significa marcarles la dirección de destino; el resto me limito a disfrutar. Aquel instante en que la muerte de un hijo se convierte "en el dolor más profundo", o la sonrisa de Lucrecia en el amor más puro, y la espada de César en un ciclón, uno siente que el poder del cine va más allá que el de la propia realidad.

Gracias.-

Éste es mi más sincero comentario. Gracias a quienes me han permitido realizar una película tan ambiciosa y a quienes han colaborado en ella para hacerla tan especial. Yo ya la he visto; espero que quien la vea piense como yo, que ahora conoce a Los Borgia.

Vestuario

El vestuario será otro de las grandes bazas de esta superproducción. Tras un exhaustivo estudio de los cuadros y frescos de la época, Luciano Capozzi, responsable de vestuario, ha diseñado más de doscientos vestidos realizados con las más lujosas telas que llevarán los personajes principales, a los que se sumarán más de mil prendas realizadas para mostrar tanto el esplendor y riqueza de los nobles como la pobre realidad del pueblo llano de Roma.