• Inicio Sugerir Modificar

El orden divino


Cartel de El orden divino

En 1971, las mujeres todavía no podían votar en Suiza. Nora es una joven ama de casa y madre de dos hijos que vive en un pintoresco pueblo pequeño. Es una persona tranquila que cuenta con la simpatía de todo el pueblo. Cuando su marido le prohíbe aceptar un trabajo a tiempo parcial, la frustración la lleva a convertirse en el paradigma del movimiento sufragista de su ciudad. Su nueva fama conlleva humillación, amenazas y el posible fin de su matrimonio, pero ella se niega a dar marcha atrás y convence a las mujeres del pueblo para ir a la huelga mientras descubre aspectos sorprendentes sobre su propia liberación. Las tranquilas vidas de sus vecinos se verán afectadas por completo.

     Título original: Die göttliche Ordnung
     Año: 2017
     Duración: 96 min.
     Nacionalidad: Suiza
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 22/06/2018

 

Comentario

Petra Volpe estaba preparando su primer largometraje, Dreamland, y a la vez escribiendo el guion de Heidi, cuando comenzó a desarrollar la idea de El orden divino con los productores Reto Schaerli y Lukas Hobi en septiembre de 2011. El hecho de que Suiza no concediera a la mujer los mismos derechos políticos que al hombre hasta febrero de 1971 (como una de las últimas democracias desarrolladas del mundo) es de sobra conocido en Suiza y más allá de sus fronteras, y quizá se trate tan solo de una curiosidad desde la perspectiva moderna. Realizar una película al respecto fue el punto de partida de la creación del guion para El orden divino. El productor Reto Schaerli comenta: "El reto de Petra Volpe como guionista de El orden divino consistía en crear una historia independiente que no se limitara a la cuestión del sufragio femenino. El contexto histórico es un continente apasionante, pero debe llenarse de contenido." Petra Volpe realizó una amplia investigación para el guion. Se reunió con importantes exponentes de la lucha por el voto femenino y los entrevistó.

Trogen, en el cantón Appenzell Ausserrhoden, fue el telón de fondo principal para el rodaje, y aunque en un principio se eligió como ubicación por motivos visuales, lo cierto es que los dos distritos de Appenzell fueron los últimos en otorgar el derecho al voto a la mujer de toda la región, haciéndolo en 1989 y 1990 respectivamente.