• Inicio Sugerir Modificar

La novia del desierto


Cartel de La novia del desierto

Teresa tiene 54 años y siempre ha trabajado como criada con una familia de Buenos Aires. La familia vende la casa y ella no tiene más remedio que aceptar un trabajo en San Juan, una ciudad lejana. A pesar de que no le gusta viajar, sube a un autobús para cruzar el desierto. En la primera parada del largo viaje, en la tierra de la milagrosa "Santa Correa", pierde el bolso con todas sus pertenencias. El incidente hará que conozca a El Gringo, un vendedor ambulante y la única persona capaz de encontrar su bolso. Lo que parecía ser el fin del mundo se convierte en el comienzo de uno nuevo.

     Título original: La novia del desierto
     Año: 2017
     Duración: 78 min.
     Nacionalidad: Argentina, Chile
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 31/08/2018
     Distribuidora: Golem Distribucion, S.L.

 

Comentario

"Solo nos encontraremos a nosotros mismos cruzando el desierto".

Nuestra película es un recorrido por el desierto; un desierto que funciona como metáfora: la incomodidad del autodescubrimiento.

Al principio de la historia, Teresa vive en un mundo que conoce, aparentemente un mundo seguro. Cree formar parte de una familia a la que ha dedicado su vida. Han pasado los años y se agarra a lo poco que tiene. Pero las circunstancias cambian de golpe y todo se desmorona a su alrededor. De pronto, a los 54 años, Teresa no tiene dónde ir.

Para muchas personas sería el final de la historia, pero en nuestro caso es el principio. Creemos que la ausencia de seguridad nos puede revelar un potencial interno sin explorar; nos obligará a enfrentarnos a sentimientos y deseos que no somos capaces de reconocer como propios. En el caso de Teresa, el viaje por el desierto servirá para despertar lentamente hasta el momento en que se dé cuenta de la desconocida fuerza que lleva dentro.

El desierto es hostil, y el viaje de Teresa por una carretera sin fin nos lleva a conocer un curioso mito fundador, el de Deolinda Correa, la mujer que cruzó el desierto en busca de su marido con su bebé en brazos. Ella murió de sed, pero el niño sobrevivió alimentándose del pecho de su madre muerta. Aquí está el destino retando a la especulación, lo inesperado como conductor del cambio.

En un contexto tan vital como místico, Teresa sufre el primer contratiempo que modificará los acontecimientos: pierde su bolso con todas sus pertenencias. Este incidente inesperado hará que su camino se cruce con el de El Gringo, un carismático viajante que la acompañará en su búsqueda. Como si formara parte de un universo anterior, El Gringo y su camioneta se recortan contra el árido paisaje Cuyano, tan atractivo como amenazante, y despierta en Teresa la fascinación que ofrecen todas las contradicciones.

Mientras cruzan los diferentes lugares que se abren ante ella, esta mujer silenciosa y opaca empieza a adquirir vida y color. Cada universo está caracterizado por las personas que lo ocupan, pero todos señalan en la misma dirección, el Santuario de la primera parada, el umbral que Teresa cruzará para descubrir la variedad del mundo y el potencial ineludible de la vida.

En una época en que la sociedad intenta convencernos de que si no vivimos algo siendo jóvenes, probablemente nunca lo conozcamos, queremos recuperar el valor del proceso, de la búsqueda, del paso del tiempo, del trabajo necesario para crecer y encontrar el sitio donde puede estar, en nuestro interior.