• Inicio Sugerir Modificar

El Papa Francisco: Un hombre de palabra


Cartel de El Papa Francisco: Un hombre de palabra

El 13 de marzo de 2013, el cardenal de Buenos Aires, Jorge Mario Bergoglio, se convirtió en el pontífice número 266 de la Iglesia Católica. Se trata del primer papa procedente de América del Sur, el primero del hemisferio sur y el primer jesuita en ser nombrado obispo de Roma, pero, sobre todo, es el primer papa que elige el nombre de Francisco, en honor a San Francisco de Asís (1181-1226), uno de los santos cristianos más venerados y un reformador que dedicó su vida a la "Hermana Pobreza" y a profesar su profundo amor por la naturaleza y todos los seres vivos de la "Hermana Madre Tierra".

El Papa Francisco - Un hombre de palabra, escrita y dirigida por el director tres veces nominado al Oscar® Wim Wenders, pretende ser un viaje personal con el Papa Francisco, más que un documental biográfico sobre él. En esta inusual coproducción con El Vaticano, las ideas del Papa y su mensaje constituyen el eje central de una obra que se propone presentar su labor de reforma y sus respuestas a las cuestiones globales de hoy en día, desde la vida, la muerte y la justicia social a la inmigración, la ecología, la desigualdad económica, el materialismo y el papel de la familia.

     Título original: Pope Francis: A man of his word
     Año: 2018
     Duración: 96 min.
     Nacionalidad: EE.UU.
     Género: Documental.
     Fecha de estreno: 28/09/2018

 

Comentario

El 13 de marzo de 2013 fue un día emocionante. No solo teníamos nuevo papa y el cardenal de Buenos Aires, Jorge Mario Bergoglio, se convertía en el pontífice número doscientos sesenta y seis de la Iglesia Católica. Además, se trataba del primer papa procedente de América del Sur, el primero del hemisferio sur y el primer jesuita en ser nombrado obispo de Roma. Pero, sobre todo, era el primer papa que elegía el nombre de Francisco. San Francisco de Asís (1181-1226) es uno de los santos cristianos más venerados y un reformador que dedicó su vida a la pobreza, y su profundo amor por la naturaleza y todos los seres vivos de la madre Tierra sigue siendo ejemplar a día de hoy. Yo no era el único que albergaba grandes esperanzas para un papa que había elegido un nombre que, de por sí, era una promesa.

Desde el principio, EL PAPA FRANCISCO - UN HOMBRE DE PALABRA pretendía ser un viaje personal con el Papa Francisco, más que un documental biográfico sobre él. Quería que las ideas del Papa y su mensaje fueran el eje central de este documental, su labor de reforma y sus respuestas a las cuestiones globales de hoy en día.

Imaginaba un enfoque visual y narrativo que pusiera al público cara a cara con Su Santidad, creando un diálogo entre su figura y, literalmente, el mundo entero. Dispuesto a ofrecer respuestas a gente con todo tipo de vidas, el Papa Francisco responde a granjeros y obreros, refugiados, niños y ancianos, reclusos y habitantes de barriadas de chabolas. Esta amalgama de voces y rostros es una disección de la propia humanidad, que da un paso al frente para conversar con el Papa Francisco.

El Vaticano me dejó claro que dispondría de carta blanca y un acceso privilegiado a los archivos, además de control total sobre el montaje final. Nos dejaron rodar sin interferencias. Disfrutamos de cuatro largas sesiones de entrevista con el Papa Francisco a lo largo de cuatro tardes en el transcurso de dos años. Grabamos tres de ellas en interiores, en diversos lugares de El Vaticano, y una al aire libre, en el jardín, aunque también dentro de los muros de la ciudad-Estado. No se puede ir a cualquier parque a rodar con el Papa.

Grabamos con varias cámaras, la principal de ellas con un "Interrotrón" delante, que es una especie de "teleprompter inverso" que permitía al Papa Francisco verme en una pantalla y mirarme directamente a los ojos mientras hablábamos, sin dejar por ello de mirar a la lente y, por tanto, a todos los espectadores de la película. En estas cuatro largas charlas, el Papa Francisco fue totalmente espontáneo, directo y abierto en todas sus respuestas.

En una era de profunda desconfianza hacia los políticos y los poderosos, donde la mentira, la corrupción y las noticias falsas están a la orden del día, nuestra película nos muestra a un hombre que vive lo que predica y que se ha ganado la confianza de gente de todos los trasfondos confesionales, culturales y sociales del mundo. Por eso creo que no es una película solo para católicos o cristianos. EL PAPA FRANCISCO - UN HOMBRE DE PALABRA ayuda a superar ciertos prejuicios y malentendidos. El Papa, literalmente, abre sus brazos a todo el mundo.