• Inicio Sugerir Modificar

La banda de Picasso


La banda de Picasso

Ceret, 1911.

Pablo (Picasso) y Georges (Braque) están pintando codo con codo en una casa solariega en compañía de Manolo (Hugué) y Fernande (Olivier), la amante de Pablo. La noticia que en primera plana muestra el Paris-Journal les hace estallar de risa: "LA GIOCONDA HA SIDO ROBADA DEL LOUVRE".

Pero la siguiente noticia, un telegrama en clave firmado por su amigo Guillaume (Apollinaire) les hiela la sangre: "EL BARÓN HA ROBADO EL CORAZÓN DE LA MADONNA ¡VOLVED!".

En el tren de vuelta a París, Pablo recuerda cómo Guillaume le presentó a un atlético joven cuya vida disoluta le había inspirado Las aventuras del Barón d'Ormessan, y de cómo el Barón, al enterarse de la fascinación que unas estatuas prerrománicas ejercían sobre Pablo, decidió robarlas y luego vendérselas a un precio ridículo. Aquellas estatuas serían la inspiración del primer cuadro cubista, Las señoritas de Avignon.

En la estación le está esperando un enloquecido Guillaume, que le cuenta cómo el Barón, animado por el ejemplo de las estatuas, ha decidido robar algo más: La Gioconda, por ejemplo.

Pablo es español, Guillaume, polaco, y el Barón belga. Y la prensa habla de una "banda internacional llegada a Francia para desvalijar nuestros museos".

¿Qué hacer? ¿Huir del país? ¿Encontrar al Barón? ¿Lanzar las estatuas incriminatorias al Sena?

     Título original: La banda de Picasso
     Año: 2012
     Duración: 100 min.
     Nacionalidad: España
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 25/01/2013

 

Comentario

Hace bastantes años que quería hacer una película sobre Picasso y sus primeros tiempos en París. El cubismo era algo que me había marcado en la infancia y pensaba que la existencia de Picasso y Juan Gris podía teñir de español el invento que cambiaría para siempre la concepción de la pintura y el arte en general. Pero en cuanto intenté profundizar me di cuenta de que cualquier aproximación pasaba por un lado excesivamente documental; no quería hacer un "biopic" y abandoné.

Hasta que un día, leyendo una reciente y documentadísima biografía de Picasso, descubrí una historia real que era, en sí, una apasionante película. Cuando en 1911 desapareció La Gioconda del Louvre -gran conmoción en Francia y en el mundo- Picasso y su amigo Guillaume Apollinaire fueron detenidos e interrogados. Apollinaire fue llevado hasta la prisión de La Santé, donde permaneció una semana a la espera del juicio, que le otorgaría la libertad condicional. Su nombre apareció repetidamente en todos los diarios y fue sometido a escarnio público por su condición de extranjero, crítico de arte y poeta. Picasso, sin embargo, fue inmediatamente puesto en libertad y nadie citó este incidente en su biografía hasta muchos años después. Picasso llegaría a ser el personaje más famoso del siglo XX.

CANAL COMPRAS